«Ser signos de Dios en el mundo» - Primer campamento del ECYD en África

«Ser signos de Dios en el mundo» – Primer campamento del ECYD en África

«Ser signos de Dios en el mundo» - Primer campamento del ECYD en ÁfricaEn la Exhortaxión apostólica postsinodal Ecclesia in Africa, el papa Juan Pablo II decía a los cristianos del continente africano: «Hoy sois vosotros la esperanza de la Iglesia que tiene dos mil años: siendo jóvenes en la fe, debéis ser como los primeros cristianos e irradiar entusiasmo y valentía, con generosa entrega a Dios y al prójimo; en una palabra, debéis tomar el camino de la santidad. Sólo de esta manera podréis ser signos de Dios en el mundo y revivir en vuestros países la epopeya misionera de la Iglesia primitiva. Y seréis también fomento de espíritu misionero para las iglesias más antiguas». Algunas personas del «continente de la esperanza» han encontrado ese camino de santidad en la vivencia del carisma del Regnum Christi que, desde hace unos 10 años, ha ido desarrollándose en este continente.

«Ser signos de Dios en el mundo» - Primer campamento del ECYD en ÁfricaEs el caso de Brice Hervé Kouadió, Bernadin Ossohou, Gervais Onené y Rosa Maagné, miembros del Regnum Christi de Abiyán, Costa de Marfil, que organizaron, del 7 al 15 de julio, el primer campamento del ECYD en el continente africano, precisamente en Bonoua, Costa de Marfil. El director del campamento fue el H. Melchior Poisson, LC.

El P. Alejandro Páez, LC, capellán del campamento, comentó: «El objetivo de todo era introducir a los niños a la vida ordinaria de un miembro del ECYD, mostrar la bondad del trabajo, el apostolado y la vida en equipo, así como presentar el tipo de relación que un miembro del ECYD tiene con Cristo».

«En Semana Santa vamos a iniciar Juventud Misionera con la sección de jóvenes femenina y también seguimos trabajando con las familias del Kinder. El campo de misión en África es amplísimo y es una tierra sumamente fértil con almas de gran talla, capaces de un compromiso que verdaderamente conmueve. Yo espero que este primer campamento del ECYD sea el inicio de una gran labor evangelizadora en lo que los Papas han llamado el continente de la esperanza», añadió el padre Alejandro Páez, LC.

«Ser signos de Dios en el mundo» - Primer campamento del ECYD en ÁfricaCada día, los 23 niños y niñas que participaron en el campamento rezaban las oraciones propias del ECYD, asistían a una meditación dirigida y participaban en la celebración eucarística. También se tenían unidades de formación que giraban en torno al ECYD y su espiritualidad: ¿Qué es el ECYD?, el amor y la alianza con Cristo, la misión, la caridad, la santidad, la Eucaristía, el amor a la Virgen María, etc.

El doctor Alain Kouamelan, miembro del primer equipo del Regnum Christi en Costa de Marfil, dijo: «Hace diez años, mi esposa Roselyne comenzó a dirigir el programa de NET con las primeras colaboradoras que tuvimos aquí. Ver ahora que después de la crisis esto reinicia y crece en el ECYD es muy hermoso».

Aparte de las actividades recreativas se ofreció a los niños diversos talleres (teatro, guitarra, cocina, canto y danza), cinefórums y charlas sobre superación personal y sobre las parábolas del Evangelio.

«Ser signos de Dios en el mundo» - Primer campamento del ECYD en ÁfricaAl final del campamento, se invitó a los papás de los niños a participar en una ceremonia de clausura para presentarles el ECYD y anunciar el lanzamiento de las actividades del año. En esa ocasión, quienes participaron en el taller de teatro presentaron a los papás una obra representando la vida del campamento y cómo es «un día en el ECYD». Los participantes del taller de canto se encargaron de animar la misa de clausura y los del taller de cocina prepararon el postre para la comida que tuvieron con los papás después de la misa.

El P. Jean Baptiste Akwadan, capellán diocesano y uno de los primeros miembros del Regnum Christi en Costa de Marfil, comentó: «Es muy hermoso ver que el ECYD organiza a los niños en equipos en los que pueden seguir formándose y llevar adelante los apostolados que han aprendido en el campamento. Esto es algo que no hemos visto en África en mucho tiempo y que, sin duda, ayudará a formar cristianos más activos y conscientes de su misión evangelizadora».