P. Juan Andrés Lander, L.C.

“Es muy importante unirnos todos en oración y orar con insistencia para que Dios mande más obreros a su mies”.

P. Juan Andrés Lander, LC

P. Juan Andrés Lander, L.C.El P. Juan Andrés Lander nació en Caracas, Venezuela. Estudió en el Instituto Cumbres de esa ciudad. Fue colaborador del Regnum Christi durante tres años y posteriormente ingresó a la Legión de Cristo, donde fue ordenado sacerdote en 2016. Desde entonces ha estado trabajando en su país como promotor vocacional de menores.

¿A qué se dedica en concreto como promotor vocacional de menores?

Principalmente me dedico a recorrer colegios. Allí damos charlas en los cursos de sexto de primaria a tercero de secundaria. A los chicos que parecen tener las cualidades y están interesados, los invitamos a conocer el centro vocacional. Posteriormente visitamos sus casas, conocemos a sus familias y los invitamos a participar al cursillo de verano, que son seis semanas de convivencia donde los chicos pueden hacer discernimiento para ver si quieren y pueden ingresar en la apostólica.

¿Cuál ha sido la mayor aventura que ha tenido realizando esta misión?

El año pasado con toda la situación de Venezuela tuvimos varias aventuras. En particular, antes del cursillo de verano necesitaba visitar 40 familias en 3 semanas y muchas de las vías se encontraban cerradas por protestas. Me tocó ver de todo en esos días…

¿Y su mayor satisfacción?

Creo que la mayor satisfacción que puede tener un promotor vocacional es cuando ve que sus chicos ingresan y perseveran en la apostólica. El, eventualmente, verles recibir su uniforme legionario y saberse instrumento de Dios en el camino del descubrimiento y desarrollo de su vocación.

¿Cómo llama Dios hoy?

De la misma manera que siempre. Dios pone en los corazones de los jóvenes un deseo muy fuerte de hacer cosas grandes. De conocerle, de entregarse. Dios llama de muchas maneras, con frecuencia la primera atracción se puede dar al ver el ejemplo y testimonio de un sacerdote, su porte, su manera de hablar, el sentirse retados. Conocer la apostólica es importante, les ayuda mucho cuando ven el clima de caridad, de amistad, el silencio, la paz, la alegría y la cercanía con Dios que allí se experimenta.

¿Cuáles son los mayores retos de un promotor vocacional hoy?

En Venezuela un gran reto es la inestabilidad política, económica y social que se refleja en todos los ámbitos.

El segundo gran reto creo que es la escasez de auténticas familias cristianas. Es muy hermoso, y aún uno consigue familias que desean y rezan para que uno de sus hijos sea llamado al sacerdocio, pero existen muchas familias que no lo entienden o ponen muchos obstáculos a sus hijos para poder descubrir y seguir el camino que Dios tiene para ellos.

Es muy importante unirnos todos en oración y orar con insistencia para que Dios mande más obreros a su mies y para que dé mucha luz, fortaleza y generosidad a los chicos y a sus familias para descubrir la voluntad de Dios y para responder acordemente sabiendo que Dios no quita nada y que lo da todo.