“Su esplendor no se limita”

Visita ‘La Generala’ el Colegio Interamericano de Guadalajara

Entre porras y cánticos llenos de gozo fue como se recibió a la virgen de Zapopan quien visitó en su peregrinar de este año 2018 al plantel del Colegio Interamericano de Guadalajara.

El recorrido comenzó desde el templo de San Pablo en la colonia Las Fuentes, siendo el cura Juan Pablo Preciado, quien dio arranque con esta caminata acompañado de los padres Francisco Javier Arriola L.C. y Fernando Delgadillo L.C. para recibir de manos del custodio franciscano la urna que enmarca a la también conocida como ‘La Generala’.

Con su elegante pero tierno porte, vestida de un tono rojizo cereza y destellos dorados, la Virgen recibió múltiples muestras de cariño en medio de aplausos y vivas que gritaban los residentes aledaños al lugar. Así, transeúntes, vecinos y el mismo estudiantado conformaron una valla hasta el colegio para recibirla con flores y globos al aire, encabezados por la directora del plantel, Marilú Jáuregui y todo su personal.

El protocolo de bienvenida estuvo a cargo de la policía municipal de Zapopan, quien se encargó de entonar las estrofas del Himno Nacional Mexicano; posteriormente se dio lugar a la ceremonia eucarística.

“El amor de la virgen tiene una especial predilección por los niños desde el seno materno y llena a los padres de una ternura especial”, mencionó el padre Delgadillo, que dentro de la homilía recalcó todas aquellas virtudes de la Virgen.

“Hoy recibimos a la Santísima Virgen y le damos las gracias por venir desde la Basílica de Zapopan y queremos que se quede, así que platiquemos con ella para que nos llene de muchas bendiciones”, les dijo a los alumnos y enfatizó pedir por las madres, por México, por los enfermos, “porque para la reina del cielo, su esplendor no se limita”, concluyó.

Para concluir la celebración litúrgica los acordes del mariachi entonaron: “Señora ven a mí” y “Demos gracias al señor”, dando paso a todos los asistentes a acercarse hacia la “estrella de la Evangelización” y darle las gracias, mandarle besos, hacer alguna petición especial y tomarse muchas fotografías para rememorar tan bello acontecimiento.