Nombramientos de los nuevos responsables territoriales de los laicos consagrados

Actualmente los laicos consagrados del Regnum Christi están organizados en dos territorios. El territorio de México y Estados Unidos, compuesto por cinco comunidades: tres en la Ciudad de México, una en Monterrey y una en Estados Unidos; y el territorio de Europa y Chile, que está compuesto por tres comunidades: Madrid, Roma y Santiago.

Jorge López, responsable general de los laicos consagrados del Regnum Christi, ha nombrado como nuevo responsable territorial de los laicos consagrados de Europa y Chile a Emilio Martínez. Sus consejeros serán: Javier Bendek, Manuel Cordero y Fernando Lorenzo.

En el territorio de México y Estados Unidos, José Mateos ha sido renovado para un segundo periodo como responsable territorial. Sus consejeros serán: Guillermo Campillo, Antonio Maza y Bernardo Rangel.

Para la asignación de los nuevos responsables, se hizo una consulta formal, con votaciones, tanto para el nombramiento de responsable territorial como de los consejeros.

A continuación, presentamos una breve semblanza y entrevista de los nuevos responsables:

José Mateos Brito, mexicano nacido en 1970. Es el quinto de seis hermanos. Originario de la sección de Monterrey, se incorporó al Regnum Christi en marzo de 1991. Es Arquitecto por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y estudió la Maestría en Ciencias de la Familia en el Instituto Juan Pablo II en México. Fue colaborador del Regnum Christi en el periodo 1993-1995 en Viña del Mar, Chile. Se consagró en la Ciudad de México el 15 de septiembre de 1995.

Como consagrado ha desarrollado su apostolado en Dallas, TX en The Hihglands School y la sección de jóvenes; se desempeñó como Secretario General en la Universidad Anáhuac México Norte; fue Director Nacional de Red Misión México; fungió como Coordinador Local de Apostolado para el sureste de México; fue Director Nacional de la Red de Colaboradores en México; en los últimos años ha sido consejero territorial de los Laicos Consagrados en México y Responsable Territorial de los Laicos Consagrados en México en el periodo 2015-2018. A lo largo de su vida consagrada ha participado activamente en el área de misiones de evangelización y, más recientemente, en temas de sexualidad, matrimonio y familia, particularmente a través de la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II.

Emilio Martínez Albesa, nació en Vitoria (España) en 1968. Se incorporó al Ecyd en 1983 y al Regnum Christi en 1984, en la sección de Madrid. Se consagró a Cristo en el Movimiento el 10 de agosto de 1986. Es doctor por la Universidad Complutense de Madrid en Historia de América y doctor por la Pontificia Universidad Gregoriana en Historia Eclesiástica. Es profesor estable de la facultad de Teología del Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, donde enseña desde el año 2000. Actualmente coordina un máster de postgrado en Historia de la Iglesia en América y es prefecto de la Biblioteca Pío XII. Ha enseñado también en el trienio de Ciencias Históricas de la Universidad Europea de Roma, de 2005 a 2013. Especialista en historia mexicana entre los siglos XVIII y XIX, cuenta con múltiples publicaciones en el campo de la historia y de la doctrina social de la Iglesia, particularmente sobre liberalismo, relaciones entre la Iglesia y el Estado y libertad religiosa. Fue director del Archivo Histórico General de la Legión de Cristo y del Regnum Christi entre el 2003 y el 2012. Ha sido consejero territorial de los Laicos Consagrados desde junio de 2012 y responsable de comunidad de la casa de Roma desde enero de 2014. Fue miembro de la comisión de estatutos para las consagradas y los consagrados de octubre de 2012 a septiembre de 2013 y miembro de la comisión central y del equipo de redacción para la revisión de los estatutos del Regnum Christi de enero de 2014 a mayo de 2017. Actualmente es miembro de la comisión de constitución de los Laicos Consagrados del Regnum Christi.

Entrevista a José Mateos

¿Cuáles crees que son los mayores retos del Regnum Christi en tu territorio y cuál sería la aportación de los LCRC para responder a estos retos?

Diría que los principales retos para nosotros son los mismos retos que tiene todo el Regnum Christi: llevar adelante el proceso de renovación, sobre todo espiritual, en este momento de nuestra historia. Seguir creciendo en comunión entre nosotros, con las otras ramas del Regnum Christi y con el resto de la Iglesia. Discernir y llevar a plenitud la aportación apostólica de los Laicos Consagrados del Regnum Christi; gracias a Dios están surgiendo nuevas inquietudes de responder a las necesidades del Regnum Christi, la Iglesia y la sociedad con respuestas nuevas y acordes a nuestro carisma. El reto de una verdadera pastoral vocacional en conjunto con todo el Regnum Christi, lo que implica poner medios de oración adecuados, vivir acorde con nuestra identidad, dar un testimonio creíble como laicos consagrados que pueda ser luz para los jóvenes que Dios está llamado, acompañar a todas las personas en el camino de su plenitud vocacional y comunicar adecuadamente nuestra propia vocación dentro y fuera del Regnum Christi. Otro reto importante es que el grupo de consagrados que conforma nuestro territorio se extiende en tres territorios del Regnum Christi: México, Monterrey y Norteamérica y eso requiere estar insertos en la dinámica y vida de los mismos.

¿Personalmente cuáles crees que deben ser las funciones principales de un responsable territorial?

Comento varias sin ningún orden en especial: acompañar a los miembros consagrados para ayudarles a crecer en su formación y apostolado. Acompañar a los responsables de comunidad en su labor. Asegurar una inserción de la asociación y los miembros en la vida del Regnum Christi en los territorios que competen. Como parte de los comités directivos territoriales, aportar el propio carisma a la vida y marcha del Regnum Christi en el territorio. Trabajar muy unido al director territorial del Regnum Christi (y la Legión de Cristo) y la directora territorial de las consagradas del Regnum Christi. Impulsar una buena comunicación hacia adentro, con cada una de las otras ramas del Regnum Christi y con el público en general.

¿Alguna reflexión personal sobre esta misión que el Regnum Christi te pide en este momento?

Para mí, el hecho de que Dios me pida en estos momentos colaborar como responsable territorial es una muestra evidente de la misericordia de Dios y una constatación de que se trata de una obra que es de Él. Dios muestra su gloria y poder precisamente haciendo obras de eternidad a través de personas limitadas, débiles y con defectos.

Agradezco a Dios que me permita servir a mis hermanos, de los que he aprendido y recibido mucho. Tocar la vida de mis hermanos consagrados y descubrir en ella las huellas del paso de Dios, es entrar a un terreno sagrado, donde gracia y humanidad entretejen un tejido bellísimo y complejo.

No niego que este servicio conlleva soledad, dificultades, sufrimientos… Dios ha querido hacer depender la dirección de su Iglesia de mediaciones humanas y, cuando te toca ser una de esas mediaciones, te sientes sobrecogido y limitadísimo… Pido a Dios infunda en mí la fe, esperanza y caridad. Sin éstas no sería posible asumir esta misión.

Todo es Don de Dios y, en su sabiduría, esta invitación a participar con Cristo a través de este servicio, seguramente será fuente de nuevas bendiciones, por lo que con esta renuevo mi lema de vida: “¿Cómo le pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?

Entrevista a Emilio Martínez

¿Qué piensas que aportan los laicos consagrados de tu territorio al Regnum Christi?

Se trata de un territorio muy diversificado. Pero, en todo caso, creo que los laicos consagrados aportamos primero nuestra oración diaria y escondida, en sinfonía con la de los demás miembros del Movimiento. Somos una familia espiritual, unidos ante todo por la oración. Además, aportamos nuestra mejor intención, nuestra fe en el Regnum Christi como don de Dios y nuestro amor incondicional a este movimiento eclesial, manifestándolo hoy en una clara y comprometida opción por la comunión y la renovación. En él, el Señor nos ha llamado a consagrarle nuestras vidas y no podemos separar nuestra entrega a Cristo de nuestra donación a la familia y misión del Regnum Christi. Aportamos, finalmente, nuestras capacidades personales y profesionales para servir en obediencia consagrada a la misión evangelizadora del Movimiento. Así, los de Roma, se dedican con entusiasmo a la edificación del Reino desde áreas apostólicas y administrativas de la dirección general del Regnum Christi y desde varios apostolados internacionales, nacidos sobre todo en el ámbito universitario, para la evangelización de la cultura y formación especializada de agentes evangelizadores; asimismo, colaboran establemente con otras realidades eclesiales; además, algunos estudian ciencias religiosas y civiles para capacitarse mejor como consagrados y como apóstoles laicos, participando también en la sección juvenil del Movimiento. Los de Santiago de Chile se dedican en cuerpo y alma a la construcción del Reino tanto desde las secciones del Ecyd y del Regnum Christi como desde nuestras obras de apostolado educativas, aportando especialmente en la marcha y dirección de la Universidad Finis Terrae y de los colegios, junto con los miembros de las demás ramas del Movimiento, plenamente insertados en la vida de la localidad. Los de Madrid y Dublín, siendo muy pocos, son miembros de amplia experiencia y se esfuerzan por poner todas sus energías, no sin sacrificio, al servicio del Evangelio desde servicios humildes al Regnum Christi, llevados adelante con celo, sentido sobrenatural y profesionalidad, y desde iniciativas apostólicas personales y comunitarias que testimonian la presencia del Reino de Dios entre jóvenes, enfermos y familias. Los laicos consagrados aspiramos a ser fermento en la masa del Movimiento, la Iglesia y el mundo, con un profetismo consagrado amigable y fraterno, a través de la entrega cotidiana de nuestras vidas.

¿Cuáles crees que son los mayores retos que afrontan los laicos consagrados de tu territorio?

Todavía es pronto para responder. Conozco de cerca la situación de los de Roma; pero poco la de los que están en Santiago, Madrid y Dublín. Tengo que escucharlos a todos para discernir juntos lo que Dios quiere de nosotros. El punto de partida es que nuestros retos son los retos del Regnum Christi y de la Iglesia. Los retos para la Iglesia de nuestro tiempo están indicados por el Papa Francisco en Evangelii Gaudium. Y los afrontaremos junto con los miembros laicos del Movimiento, con las consagradas y con los legionarios; así como también junto con nuestros demás hermanos en las iglesias locales. El gran reto es la evangelización y, en particular, ayudar a redescubrir la dimensión apostólica de la vocación cristiana, la belleza y alegría de ser llamados apóstoles por el Señor. El mundo necesita a Cristo. Los grandes retos son la conversión personal e institucional y la inculturación del Evangelio en unas sociedades plurales y multireligiosas, para ser capaces de presentar a Cristo a quienes conviven con nosotros sin conocerlo, para construir con ellos, de estas sociedades, familias de hijos de Dios que le den gloria. Inculturar el Evangelio hoy es testimoniar su valencia inclusiva, de comunión, frente a este mundo de exclusiones y competencias. Inculturar el Evangelio es aprender a ser discípulo de un Cristo abierto y donado a los hombres, buen samaritano, pan para los demás; es abrirse a acoger al diverso y compartir con todos la misericordia divina que hemos recibido. Inculturar el Evangelio es discernir lo bueno y lo malo en un mundo donde el trigo y la cizaña crecen juntos, para, por una parte, enriquecer, purificar y potenciar todo el bien que el Espíritu Santo está haciendo crecer y, por otra, expiar el mal sufriéndolo con solicitud fraterna.

En este servicio, los laicos consagrados debemos ser fieles a nuestra vocación específica. Seguir creciendo en el descubrimiento y vivencia de esta vocación tan hermosa. Tenemos el reto de darla a conocer para que también los demás miembros del Movimiento la aprecien y la comuniquen, conscientes de que en el jardín de la Iglesia todas las vocaciones crecen juntas. 

¿Personalmente cómo te dispones a vivir esta tarea de ser responsable territorial?

La verdad es que no lo pienso mucho. Agradezco a mis hermanos la confianza que me manifiestan y espero con la gracia de Dios estar a su altura. Sigo maravillándome de lo que el Señor, que me conoce en toda la verdad de mi pobreza, permite que los demás hagan conmigo. Antes de aceptar, peregriné a Santa María la Mayor para que sea Ella quien nos cuide. Nuestro estatuto y nuestro reglamento señalan con claridad las funciones de este cargo. No tiene el compromiso de quien está acompañando a los miembros en el día a día, que es el responsable de comunidad, ni la responsabilidad de quien tiene que tomar las últimas decisiones, que es el responsable general. Se trata de una instancia intermedia que sirve para que los miembros, de acuerdo con la tradición de la vida consagrada, cuenten con tres niveles para poder apelar en caso de que lo necesiten. La tarea que me requerirá una atención más cercana será la de acompañar a los responsables de comunidad tanto en su vida, como de un modo subsidiario, en su responsabilidad. Junto a esto, obviamente, estaré a disposición de todos los laicos consagrados para servirles, preocupándome de su formación en los modos que establece nuestro derecho propio y escuchándolos y ayudándolos en todo lo posible. Además, este cargo debe estar al servicio de la comunión de todo el Regnum Christi e implica también la participación en el comité territorial, lo cual, si bien en varios países habré de delegarlo en miembros allí presentes, me compromete a promover el bien común del Movimiento con todas mis fuerzas, mediante mi oración, análisis, consejo y solicitud.