Se ordenan en México seis diáconos Legionarios de Cristo

El sábado seis de octubre, en el segundo día del Encuentro de Juventud y Familia (EJYF), celebrado en la Universidad Anáhuac México, campus norte, el arzobispo emérito de México, Norberto Rivera Carrera, ordenó diáconos a seis Legionarios de Cristo.

Los nuevos diáconos son el P. Alejandro Espejo Silva, originario de la Ciudad de México, P. Manuel Díez, de Veracruz, P. Jesús Salinas, de la Ciudad de México, P. Javier Flores Hernández, de San Juan del Río, Querétaro y el P. Ignacio Bello, de Xalapa, Veracruz.

Acompañaron a los nuevos diáconos sus familiares, amigos, cientos de miembros del Movimiento Regnum Christi de diversas partes de la República Mexicana y cerca de 100 sacerdotes legionarios que concelebraron la misa y otros que impartieron el sacramento de la reconciliación.

En la homilía, el Cardenal Rivera pidió a los nuevos diáconos que aprendan a comunicar el Evangelio a los hombres modernos con el arte de la comunicación, pues no es lo mismo comunicar en zonas rurales que en grandes ciudades, o a hombres jóvenes que a hombres maduros. Agregó que a los diáconos se les concede la responsabilidad de atender a las familias, de apoyar en los sacramentos, orientar a las personas en sus problemas cotidianos y también atender la pastoral de los enfermos para ayudarlos en su dolor.

Mencionó que con el trabajo de los diáconos, se hace presente la caridad de la Iglesia en las personas, que con su testimonio la gente ve congruencia y se acerca a Dios. Por último, les pidió que siempre sean servidores de los demás hermanos, sobre todo de los más pobres y los más necesitados.

La celebración fue acompañada por un coro conformado por consagradas, Hermanos legionarios, laicos consagrados y seglares. La Letanía de los Santos, que se reza cuando se postran los ordenados, la cantaron en latín, generando un ambiente espiritual muy emotivo.

Estuvo presente el P. Paul Lara, L.C., director territorial de Monterrey y el P. Ricardo Sada, L.C., director territorial de México y Centroamérica, quien al final de la celebración felicitó a las familias de los ordenados. Explicó que una vocación sacerdotal es un don para su familia y para la Iglesia. Felicitó también al Movimiento Regnum Christi, pues los nuevos ordenados son sangre nueva.

Estos jóvenes ordenados encontraron su vocación participando en apostolados, en su universidad o incluso en su vida laboral. Compartimos una breve semblanza de ellos:

  • Alejandro Espejo Silva, L.C.Nació el 11 de octubre de 1985 en la Ciudad de México. Creció en Mérida, Yucatán. Fue alumno del Instituto Cumbres Mérida, miembro del ECYD y del Regnum Christi en esa localidad. Al terminar el bachillerato fue colaborador del Regnum Christi por dos años en Düsseldorf, Alemania, y en Cancún, México. Ingresó al Noviciado en Monterrey en el verano de 2006 y pocos meses después fue destinado al Noviciado en Bad Münstereifel, Alemania. Cursó los estudios de humanidades en Cheshire. Luego inició el bachillerato en Filosofía en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorumen Roma. En 2011 inició sus prácticas apostólicas como auxiliar de la sección de jóvenes de poniente, en la Ciudad de México. En 2014 regresó a Roma para comenzar el bachillerato en Teología. Interrumpió sus estudios para colaborar por un año como formador en la escuela apostólica de Bad Münstereifel, Alemania. En otoño de 2017 regresó a Roma para concluir sus estudios teológicos. Actualmente colabora como auxiliar de la sección de jóvenes del Regnum Christi en Düsseldorf, Alemania.

 

  • Manuel Díez, L.C.Nació el 22 de febrero de 1984. Estudió derecho en la Universidad Anáhuac de Xalapa, donde trabajó por tres años. Colaboró en la sección de jóvenes de Xalapa y se incorporó al Regnum Christi en 2005. En 2007 fue colaborador en Tabasco y Chiapas, México. Ingresó a la Legión de Cristo en 2008. Hizo su Noviciado en Dublín, Irlanda, donde emitió su primera profesión religiosa en 2010. Estudió humanidades clásicas en Cheshire, Estados Unidos y en 2011 comenzó el bachillerato en Filosofía en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. En el 2013 empezó sus prácticas apostólicas como instructor de formación en el Instituto Oxfordy colaboró en CREL Sur y el Club Timón del sur de la Ciudad de México. En 2015 regresó a Roma para estudiar Teología.

 

  • Jesús Salinas, L.C.Nació en la Ciudad de México el 19 de junio de 1988. Estudió en el Instituto Cumbres Lomasy en el Cumbres México. En 1999 se incorporó al ECYD. En el verano de 2001 ingresó en el Centro Vocacional del Sagrado Corazón, en el que se graduó en 2006. Realizó su Noviciado en Cheshire, Estados Unidos y allí mismo realizó sus estudios humanísticos. Estudió del bachillerato en Filosofía en Thornwood. Durante las prácticas apostólicas fue prefecto de disciplina en el Centro Vocacional de Rolling Prairie, promotor vocacional y asistente del ECYD en San José y California. En 2015 se trasladó a Roma para comenzar su bachillerato en Teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Actualmente realiza su ministerio como promotor vocacional de la Sacred Heart Apostolic School. 
  • Javier Flores Hernández, L.C.Nació en San Juan del Río, Querétaro, el 2 de septiembre de 1987. En 2002 se incorporó al Movimiento e ingresó al Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey en 2005. De 2007 a 2008 estudió Humanidades en Cheshire, Estados Unidos, y de 2008 a 2010 el Bachillerato en Filosofía en Thornwood. De 2010 a 2013 realizó sus prácticas apostólicas en el Colegio Cumbresde Medellín, Colombia, como instructor de formación y auxiliar del ECYD. De 2013 a 2018 estudió la licenciatura en Filosofía y el bachillerato en Teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma. Actualmente realiza su actividad apostólica como asistente de humanistas en Cheshire, Estados Unidos.
  • Ignacio Bello, L.C.Nació el 1 de julio de 1984 en Xalapa, México y recibió el bautismo el 8 diciembre de ese mismo año. En 2002 comenzó a estudiar Derecho en la Universidad Anáhuac Xalapa y se incorporó al Regnum Christi. Cinco años después, en el año 2007, entró a la Legión de Cristo. Hizo su noviciado en Dublín, Irlanda. Realizó los estudios humanísticos en Monterrey y después se desplazó a Estados Unidos, donde estudió, del 2010 al 2012, el bachillerato en Filosofía. Del 2012 al 2015 realizó las prácticas apostólicas como promotor vocacional en Puebla, y en el sureste de México, El Salvador, Guatemala y Costa Rica. Antes de trasladarse a Roma, el 15 de agosto del 2015, emitió los votos perpetuos en la capilla de la Universidad Anáhuac México, campus norte. Del 2015 a 2018 realizó el bachillerato en Teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorumen Roma. Actualmente es auxiliar de la sección de jóvenes del Regnum Christi en Guadalajara norte.

 

Se pueden ver más fotos de las ordenaciones diaconales y del Encuentro Juventud y Familia 2018 a través de este enlace.

Información adicional

Adolescentes y jóvenes que sienten el llamado a la vocación sacerdotal, pueden consultar este sitio web con recursos para informar y orientar sobre la vocación a la vida religiosa o sacerdotal: Why Not Priest?

Esto nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica, en los números 1569-1570 en referencia al diaconado:

1569 «En el grado inferior de la jerarquía están los diáconos, a los que se les imponen las manos “para realizar un servicio y no para ejercer el sacerdocio”» (LG 29; cf CD 15). En la ordenación al diaconado, sólo el obispo impone las manos, significando así que el diácono está especialmente vinculado al obispo en las tareas de su “diaconía” (cf San Hipólito Romano,Traditio apostolica 8).

1570 Los diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo (cf LG41; AG 16). El sacramento del Orden los marco con un sello («carácter») que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo que se hizo “diácono”, es decir, el servidor de todos (cf Mc 10,45; Lc 22,27; San Policarpo de Esmirna, Epistula ad Philippenses 5, 25,2). Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad (cf LG 29; cf. SC 35,4;AG 16).

Existe también la figura del diaconado permanente, que a diferencia del diaconado transitorio que es un paso previo a la ordenación sacerdotal, este ministerio es un servicio permanente, como lo dice la Congregación para la Educación Católica y Congregación para el Clero: “El servicio de los diáconos en la Iglesia está documentado desde los tiempos apostólicos. Una tradición consolidada, atestiguada ya por S. Ireneo y que confluye en la liturgia de la ordenación, ha visto el inicio del diaconado en el hecho de la institución de los «siete», de la que hablan los Hechos del los Apóstoles (6, 1-6). En el grado inicial de la sagrada jerarquía están, por tanto, los diáconos, cuyo ministerio siempre ha tenido en gran honor a la Iglesia. (14) San Pablo los saluda junto a los obispos en el exordio de la Carta a los Filipenses (cf. Fil 1, 1) y en la Primera Carta a Timoteo quien examina las cualidades y las virtudes con las que deben estar adornados para cumplir dignamente su ministerio (cf. 1 Tim 3, 8-13).(15). Se puede consultar el documento completo en Normas básicas para la formación del Clero Permanente