Toma del hábito legionario

El sábado 25 de agosto, 34 jóvenes han dado un paso más en su camino de seguimiento de Cristo con la toma del hábito legionario iniciando su noviciado en la Legión de Cristo.

El P. Paul Lara, L.C., director territorial de Monterrey, hizo entrega del hábito a cada uno de los nuevos novicios.

En la ceremonia estuvieron presentes, los PP. Carlos Proal, L.C., Vicente Yanes, Rafael Kizimia, Felipe Rivas, LL.CC, prefectos y profesores del noviciado, así como sacerdotes y religiosos Legionarios de Cristo y algunos jóvenes del Regnum Christi.

Al finalizar la ceremonia los novicios pusieron en manos de la Santísima Virgen María su proceso de discernimiento y maduración a la vocación de ser apóstoles de Cristo.

El noviciado, con el que comienza la vida religiosa en una congregación, tiene como finalidad que los jóvenes que están discerniendo si ésta es su vocación, puedan conocer mejor la vocación tal y como se vive en esa familia religiosa, que experimenten el modo de vida y su apostolado, que conformen la mente y el corazón con su espíritu y que puedan ser comprobadas su intención y su idoneidad (cf. Código de Derecho Canónico, 646).

Los candidatos son jóvenes que han terminado los estudios de bachillerato y han cumplido ya los 17 años. Lo normal es que den este paso después de un proceso de discernimiento vocacional y un período que en la Legión llamamos candidatado.

El noviciado es un momento clave en la vida de un legionario porque ahí es donde se busca conocer a Cristo personalmente para amarlo más y seguirlo y luego poder anunciarlo a los demás. Además, es un período en el que se ponen los fundamentos del edificio de la vida religiosa y sacerdotal: vida de oración, práctica de las virtudes, profundización en la fe, iniciación en el apostolado. La clave es el discernimiento para decidir libremente y por amor a Cristo y a la humanidad, a consagrar su vida a Dios por los votos de pobreza, castidad y obediencia. Los votos se hacen al concluir el noviciado.

La respuesta a este llamado nace de la generosidad del corazón en un ambiente de libertad interior.

Etapas de formación – Legión de Cristo