Una cena en familia

Cena de gala del Regnum Christi en Guadalajara.

“Soy RC” fue la frase que enmarcó el ingreso a la terraza Andares, donde se celebró la cena de gala del Regnum Christi, que año con año se realiza para avivar la convivencia de seglares, consagradas y legionarios de Cristo de las localidades de Guadalajara, Jalisco.

Gran ambiente de camaradería se reflejaba entre los asistentes; quienes poco a poco fueron ocupando sus respectivos lugares para escuchar el mensaje que tenía para ellos el P. Paul Lara, L.C., director territorial de Monterrey; que de antemano agradeció a todas las personas que los han animado, mostrado su cercanía y confianza.

“Jesús es el que ha venido a encender el corazón de cada uno de nosotros, ha venido a prender fuego en el mundo y ¡cuánto le gustaría que ya ardiera! Eso es que reine Cristo en la tierra, a nosotros nos toca poner nuestro grano de arena para ayudar a que el corazón de toda la gente arda”, mencionó el P. Paul Lara, L.C.

Refirió además, que la invocación al Espíritu Santo debe ser dirigida pensando en un presente que se vuelva en un actuar en todas las personas.

Posteriormente fue servida una exquisita cena de cuatro tiempos, siendo amenizada por un dueto de música que ofreció un repertorio propiciando charlas ocasionales entre toda la concurrencia.

“En el Movimiento tenemos la oportunidad de servir a Dios en diferentes apostolados; además de seguir aprendiendo de Dios y nuestra religión. Venir a la cena de gala es convivir con la gran familia que es el Regnum Christi, conocer y vivir la fraternidad entre todos”, comentó Fabiola Mercado.

“Estos eventos nos unen como familia, por eso compartimos la amistad en Cristo, Él es el que nos ha unido y nos ha traído al Movimiento para aportar lo más grande que podemos tener que son nuestros valores, nuestra vocación, nuestra historia, y en ese sentido buscar todos juntos nuestro crecimiento espiritual. Es para alegrarnos y ver cómo todos juntos podemos transformar y cambiar al entorno en que vivimos.

Para los legionarios, laicos consagrados y consagradas, es una bendición contar con la amistad de los seglares del Regnum Christi, con su testimonio nos impulsan a crecer, a llenarnos de Dios para llevarlo a todos los hombres”, expresó el P. Óscar Pérez Anaya, L.C. delegado para la región Bajío – Occidente.

“Para mí el Regnum Christi es una familia, donde no solamente he encontrado a Dios y he experimentado una relación personal e íntima con Él, sino además, una familia en donde todos juntos marchamos hacia el cielo apoyándonos unos a otros. Y esta experiencia, como la cena, me deja una renovada esperanza de constatar que Dios me ha llamado a una hermosa familia. Se han fortalecido los lazos de unión y comunión profunda”, mencionó Rosa del Carmen Machuca, consagrada del Regnum Christi.

“La cena de gala es una oportunidad para convivir con personas que hace tiempo no ves, la oportunidad para agradecer a todos, sacerdotes, religiosos y consagradas su cariño y entrega por el bien de las familias”, expresó Roxana Arce.