Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
Confiar cuando Cristo llama.
2014-09-04 (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)

Si quieres venir en pos de mí, toma tu cruz y sígueme
Mt 16,21-27
INTERNACIONAL | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Nuestros actos conllevan una responsabilidad a los ojos de Dios y de los demás. No son indiferentes.

Evangelio: Mt 16,21-27
Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén y sufrir mucho de parte de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, y ser matado y resucitar al tercer día. Tomándole aparte Pedro, se puso a reprocharle diciendo: "¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!". Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!". Entonces dijo Jesús a sus discípulos: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará. Pues, ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? O ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida? Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Yo os aseguro: entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en su Reino".

Fruto: Aceptar la cruz que me corresponde, pero colocando nombre y apellidos, no una cruz idealista, sino la propia.

Pautas para la reflexión:
Jesús recrimina a Pedro que interfiera entre él y la voluntad del Padre. Un modo nítido de hacerle comprender que por encima de uno mismo está Dios. El Maestro prosigue diciendo que hay que aceptar la cruz para poder seguirle, y a no cometer el error de querer "ganar" la vida en este mundo, sino más bien en el cielo.

1) Tus pensamientos no son los de Dios
Una buena observación. ¿Cómo son mis pensamientos? ¿Acordes a la voluntad, al querer de Dios? ¿O acaso son pensamientos ajenos completamente a Él? Una buena oportunidad de revisar nuestros pensamientos a la luz de Dios, con serenidad, sin angustias innecesarias. Ir viendo todo aquello que no es conforme a su voluntad y alejarlo de mi vida. Tenemos que conseguir esa unificación de voluntades que nos hace merecedores de la gracia, en vez de apartarnos de Dios.

2) Tome su cruz y sígame
El cristianismo es costoso, el Evangelio es claro. Querer ser fiel y vivir un cristianismo de supermercado es una contradicción. El seguimiento de Cristo es para tomarlo en serio, sin componendas, sin pretender acoplarlo a los caprichos personales por muy atrayentes que puedan ser. El cristianismo, tal y como el Evangelio lo demuestra, es para personas que buscan ser coherentes. Lamentablemente hoy en día pululan doctrinas contrarias al Evangelio de lobos disfrazados de corderos, y buscan engañar a los cristianos con ideologías y aplicaciones malsanas de la caridad, de la humildad. De ahí todas aquellas corrientes liberacionistas que tanto daño causaron a la pureza de la fe. Nuevamente recordemos que nuestro garante es el Papa, que en sus enseñanzas nos muestra el camino seguro y cierto que debemos seguir en medio de la desorientación. No pensemos que por quitarnos la cruz con algún método, el cristianismo será más fácil. Es una mentira. El cristianismo sin cruz no existe.

3) Pagará a cada uno según su conducta
Esta es la justicia de Dios, en nada reñida con el amor. El amor es justo y da a cada uno según las obras que hayamos hecho. Al final de la vida sólo cuenta lo que hayamos hecho por Dios y por nuestros hermanos los hombres. Hace no muchos años, cuando la gente estaba más acostumbrada a hacer ejercicios espirituales anuales, se dedicaban algunas meditaciones a la consideración de la retribución final de nuestra conducta. Una práctica que se puede recuperar. Participemos en los triduos o ejercicios espirituales que se vayan organizando a lo largo del año. No hay nada que perder y sí mucho que ganar.

Propósito: Agradecerle a Dios, después de la comunión, por la cruz que me toca llevar, por todas las contrariedades que me presenta la vida y que debo llevar con altura y dignidad, mostrándome sumamente positivo.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-08-24


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarSi quieres venir en pos de mí, toma tu cruz y sígueme Mt 16,21-27 a tus favoritos?
  -    No