Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
25 años de consagración a Dios en el Movimiento (Artículo)
¿Eres un hombre o una mujer de luz?
2014-09-22 (Artículo)
CEFAS, comunidades para la Nueva Evangelización (Artículo)

La Legión de Cristo y el beato Juan XXIII
INTERNACIONAL | REGNUM CHRISTI | PRESENTACIÓN GENERAL
Al entrar el Papa en la iglesia, se entonó el Credo. Unos instantes de oración ante la imagen de María –reproducción exacta de la tilma del Tepeyac–, y el Papa se sentó para hablar a los presentes de la Santísima Virgen.

Ioannes PP. XXIII
Ioannes PP. XXIII

Sin duda un encuentro inolvidable con el Papa Bueno fue el del 20 de noviembre de 1962, en pleno período conciliar, cuando Juan XXIII concedió no sólo a los legionarios sino a toda Latinoamérica un regalo especial. Escribía el diario español ABC al día siguiente:

«Roma 20. Su Santidad Juan XXIII ha asistido al solemne acto de la coronación del cuadro de la Virgen de Guadalupe que preside el altar mayor de la iglesia de la congregación religiosa mexicana “Legionarios de Cristo”. A la ceremonia, que tuvo lugar a primera hora de la tarde, han asistido invitados los obispos españoles presentes en Roma. El acto fue presidido por el cardenal Garibi y Rivera, arzobispo de Guadalajara (México), con asistencia del episcopado mexicano en pleno y representantes de otras conferencias episcopales».

Una vez que el cardenal Garibi hubo coronado el cuadro, permanecieron todos esperando al Papa. Cuando llegó el Santo Padre y el Fundador se adelantó a saludarle, cruzaron unas breves pero significativas palabras:
—Legionarios, legionarios, pero…, ¿por qué legionarios? –Preguntó el Papa.
—Para luchar con las armas de la caridad y del amor, Santo Padre. –Le respondieron.
—¡Ah, muy bien, muy bien; adelante, adelante…! -Dijo el Santo Padre.

Al entrar el Papa en la iglesia, se entonó el Credo. Unos instantes de oración ante la imagen de María –reproducción exacta de la tilma del Tepeyac–, y el Papa se sentó para hablar a los presentes de la Santísima Virgen. Fueron unas palabras llenas de unción, de devoción filial, en aquel tono entrañable, confidencial y paternal tan característico del Papa Roncalli. Juan XXIII concluyó recitando una bella oración a María que había aprendido en su adolescencia.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2008-12-01


 

 


Enlaces relacionados

Año de la fe

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa Legión de Cristo y el beato Juan XXIII a tus favoritos?
  -    No