Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
Confiar cuando Cristo llama.
2014-09-04 (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)

¡Dios me ha consentido mucho!
MÉXICO | MIEMBROS | TESTIMONIOS
He aprendido en estos años que el amor de Dios nos transforma si nos dejamos. Pero además, quiere que transformemos a todos los que nos rodean.

Alejandro Pinelo
Alejandro Pinelo recibe el saludo del Papa Benedicto XVI acompañado de Mons. Pedro Pablo Elizondo, L.C., obispo de la Prelatura de Cancún-Chetumal.

Atlanta, 17 de marzo de 2006. «El mejor testimonio es el que se vive más que el que se dice de uno mismo. Más que un testimonio quiero comentar con ustedes cómo Dios me ha consentido desde siempre…», dice Alejandro Pinelo, miembro consagrado del Regnum Christi.

Nació en la Ciudad de México el 2 de septiembre de 1967, conoció el Movimiento Regnum Christi en 1986 y se consagró a Dios en el año 1993. Cursó los estudios de Ingeniería Industrial y de Sistemas en el Tecnológico de Monterrey, obtuvo la Maestría en Filosofía en la Universidad Anáhuac México Sur, el Diplomado en Ciencias del Matrimonio y la Familia en el Instituto Juan Pablo II y actualmente se encuentra cursando los estudios de teología.

En su labor pastoral colaboró en la organización de las primeras misiones de Semana Santa a nivel nacional en México en 1994, y apoyó en ese mismo año en la fundación de Familia Misionera. Ha sido director del programa de Evangelizadores de Tiempo Completo desde el año 1994. Actualmente se encuentra promoviendo la fundación del programa de Evangelizadores en Guatemala, Salvador, Venezuela y Estados Unidos.

Ofrecemos a continuación su testimonio vocacional:

****

Soy el menor de tres hijos y tengo dos hermanas, Martha y Gaby. Aprendí mucho de cada miembro de mi familia y hoy los quiero especialmente a todos, aunque estamos separados por la distancia. Mi familia es sin duda la base de lo que ahora soy.

Me incorporé al Regnum Christi en 1986 después de haber asistido a conferencias de rock y liderazgo y de hacer apostolado con niños huérfanos. Desde entonces pude ir viendo con mayor claridad cuál era el sentido de mi existencia en todos los campos: mi familia, mis estudios, mi fe, mis amigos, y acomodar todo de manera que le diera a cada cosa el lugar que le correspondía.

Estudié Ingeniería Industrial en el Tecnológico de Monterrey. Esos años fueron los mejores en fiestas, estudios y fui muy feliz con muchos amigos. En la universidad me marcó enormemente el suicidio de un amigo de la infancia: lo pude ver cuando se tiró de un puente y caer hasta quedar inerte en el suelo: ¿qué diferencia había entre el y yo? Realmente yo era un consentido de Dios. Comencé un negocio con mi mejor amigo que era judío, Moti, y con el cual compartí grandes experiencias. Pero sucedió que en 1990, cuando Juan Pablo II fue a México por segunda vez, pude seguirlo en todo su programa: ¿cómo es que este señor está haciendo todo esto por mí y yo, qué hacía por los demás? Así me decidí a ser colaborador en el Regnum Christi. Nuestro padre Fundador me indicó mi lugar de trabajo y fui a Hermosillo. Un año realmente emocionante: desde buscar los medios para vivir hasta comenzar grupos de niños y jóvenes. Dios iba trabajando pues me daba cuenta de que no había quien predicara, quien formara… A mí me tocaba colaborar en la fundación. Ahora, 15 años después, ya tenemos colegio, una comunidad de padres y consagrados, secciones del Regnum Christi, vocaciones, Evangelizadores y muchos otros apostolados al servicio de la Iglesia y de la sociedad. ¡Qué consentido de Dios! Ese año pude saludar al Papa dos veces en Roma y confirmar que “por su culpa” yo estaba ahí...

Pero yo ya tenía mi plan de formar una familia cristiana y además, estaba seguro de contar con la bendición de Dios. Regresé de Hermosillo a trabajar muy duro para
Alejandro Pinelo
Alejandro Ponerlo con Mons. Domingo Díaz Martínez, obispo de Tuxpan (Veracruz) programando el trabajo de los Evangelizadores de Tiempo Completo en la diócesis.
tener ingresos. Mi vida en el Regnum Christi me daba una formación integral muy especial que no recibí en la universidad. Me fui comprometiendo cada vez más. Llevaba el ECYD y era encargado de diversas actividades en la sección de jóvenes. En 1992 Comencé el Diplomado en matrimonio y familia. Yo siempre pensé en casarme, tener una buena familia y 7 hijos. Hasta el nombre de mis 7 hijos tenía escogido: Pablo, Aurora, Ricardo, Daniel, María, Juan y Gabriela. Pero cuál fue mi sorpresa que en 1993 Dios me cambió el plan, pues, en la Semana Santa percibí su llamado: “Si ya estás entregado a mi ¿porqué no hacerlo en totalidad…?”. Esa noche no dormí nada y al día siguiente fui al Sagrario a cuestionarle a Dios: “¿Porqué yo?, si ya me habías aprobado el plan. Todo me funciona de maravilla, soy feliz, no estoy huyendo del mundo porque no me fue bien… ¿porqué? Yo había pensado que la vocación era para los que no vivían felices o el mundo no les atraía ¡pero a mí sí!”. Tuve la gracia de que nuestro Fundador me ayudara en mi discernimiento y él mismo supo explicarme mi vocación a la vida consagrada en el Regnum Christi: vivir la plenitud del miembro del Regnum Christi. Ese verano me consagré dejando trabajo, dinero, familia y un futuro prometedor… pero Dios me daba todo. Me costó mucho pero Él me ayudó. “Las peores dificultades vendrán después” me dijo mi director espiritual, y así ha sido. Una entrega total, en donde lo esencial era, según me dijo nuestro padre Fundador: “La disponibilidad plena a la voluntad de Dios y la total disponibilidad en el Movimiento”.

Desde entonces jamás he dudado: Soy plenamente feliz como laico consagrado en el Regnum Christi. Entrando, colaboré en la organización de la primera “Megamisión” en Semana Santa para 2000 jóvenes en 1994. Ese mismo año, por iniciativa de nuestro padre Fundador, impulsamos una obra que ayudaría a la evangelización de México y Sudamérica, formando líderes católicos laicos, que se dedicaran de tiempo completo a predicar: nosotros ayudábamos en su formación y conseguíamos a través de donaciones un sueldo para pagarles su salario. Hoy tenemos cientos de Evangelizadores de Tiempo Completo y 35 mil catequistas trabajando al servicio de las diócesis y de las parroquias de cuatro países. ¡Una obra de Dios! Pude aplicar mi profesión exitosamente y hoy tenemos una institución que trabaja profesionalmente en 5 países y cuenta con más de 900 personas completamente dedicadas a la evangelización. Estos 12 años fueron sin duda una aventura pues Dios me metió en muchos problemas para hacer crecer “Su” obra. Hicimos de todo y siempre con mucha fe acompañada de mucha cruz.

Dios me ha consentido mucho. He podido trabajar hombro a hombro con el Fundador en estos 12 años. Los últimos meses han sido especialmente cercanos y tuve la dicha de saludar, junto con él, al Papa Juan Pablo II. Y no sólo eso: el pasado 1 de octubre de 2005, pude presentar al Papa Benedicto XVI, a los Evangelizadores de Tiempo Completo y la vida consagrada seglar en el Regnum Christi

En medio de tanto trabajo terminé la maestría en Filosofía y Diplomado en Ciencias del Matrimonio y la Familia. Ahora estudio Teología y preparamos la fundación de Evangelizadores de Tiempo Completo en Estados Unidos. A sus 85 años, nuestro padre Fundador no ha parado en iniciativas. A mí me ha enseñado a amar sin medida a la Iglesia y a no reparar en nada para ayudarla. Vale la pena desgastarse por la Iglesia. He aprendido en estos años que el amor de Dios nos transforma si nos dejamos. Pero además, quiere que transformemos a todos los que nos rodean.

Los consagrados en el Movimiento Regnum Christi tenemos una misión muy especial: ser punta de lanza para que la salvación de Cristo lleguen a todos los rincones del mundo, a todos los ambientes de la sociedad. Doy gracias a Dios por mi familia legionaria y del Regnum Christi que me acompaña en esta misión.


****

Para saber más sobre la vida consagrada en el Regnum Christi o para contactar a uno de los miembros consagrados puede escribir a consagrados@regnumchristi.org


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2006-03-18


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar¡Dios me ha consentido mucho! a tus favoritos?
  -    No