Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Visitas a personas de la tercera edad
MÉXICO | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Ayudemos a alguien que verdaderamente lo necesite. Ayudémosle a Dios a transformar la vida de muchas personas que tanto lo necesitan.

Doña Lupita.
«Su mundo se limitó a estar acostada en un cuarto y no dormir por el dolor».

México, 17 de julio de 2006. El centro de salud en Cotija, dirigido por la Fundación Altius, ha comenzado un programa de visitas a las personas de la tercera edad. Publicamos a continuación el testimonio de Abraham Campos, quien visitó el rancho “El Flechero”, cerca de Cotija de la Paz.

****

En este lugar habitan alrededor de 300 personas. Para la mayoría, esto es menos de la gente que pueda vivir en una colonia, pero para la gente que vive en “El Flechero”, es todo su mundo. Fuimos a esta comunidad para visitar a personas de la tercera edad que viven solas y que necesitan de atención médica.

Ahí nos encontramos a “Doña Lupita”, una señora de 102 años de edad, que se había caído de la silla donde estaba sentada hacía 2 semanas. A partir de esta caída había sentido dolor y ya no podía caminar. Platicando con ella nos dimos cuenta que su vida estaba basada en salir a caminar 10 metros fuera de su casa y sentarse a contemplar el mundo, y esto la hacía feliz. Después de esta caída, su mundo se limitó a estar acostada en un cuarto y no dormir por  el dolor.

A veces pensamos en comprar cosas materiales o en lamentarnos por no tener más oportunidades de las que tenemos; sin embargo, nos olvidamos de lo realmente importante y para lo que estamos en este mundo: para AYUDAR al prójimo que tenemos enfrente. Con una sencilla visita, con un poco de nuestro tiempo, le podemos “hacer el día”; algo tan sencillo para la mayoría de nosotros y para esas personas necesitadas lo es todo. Muchos ancianitos, como Doña Lupita, están sentados esperando que se les tienda la mano y se conviertan en el milagro que cada día le piden a Dios.

Después de esta experiencia tan enriquecedora, cada día me doy cuenta de que cuando pedimos algo a Dios creemos que nos caerá del cielo. Sin embargo, no nos damos cuenta de que Dios nos tenderá la mano por medio de una persona que puedes ser nuestro vecino, nuestro hermano o hasta un desconocido.

Ayudemos a alguien que verdaderamente lo necesite. Ayudémosle a Dios a transformar la vida de muchas personas que tanto lo necesitan.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2006-07-17


 

 


Enlaces relacionados

Fundación Altius
Red Misión

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarVisitas a personas de la tercera edad a tus favoritos?
  -    No