Búsqueda      Idioma 
     

Amor y fidelidad, porque Dios es el único Señor.
2014-08-22 (Artículo)
«Por encima de todo, tu voluntad, Señor» (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)
Es triste encontrarse cristianos aguados (Artículo)

Misiones en el Orinoco
MÉXICO | APOSTOLADO | NOTICIAS
Los legionarios de Cristo y miembros de Juventud y Familia Misionera colaboraron en la misión que llevan adelante los padres capuchinos.

Misionero catequizando con la cruz que en guarao se dice “ojidu”.
Misionero catequizando con la cruz que en guarao se dice “ojidu”.

Venezuela, 29 de mayo de 2007. Durante la Semana Santa 2007, más de 1.500 misioneros de Color Misionero, Fuego Misionero, Juventud y Familia Misionera, se esparcieron por toda la República, asistiendo comunidades de indios Pemones en la Sabana y de indígenas Guaraos.

En el Delta del Orinoco, cuatro sacerdotes legionarios de Cristo y más de 200 miembros de Juventud y Familia Misionera colaboraron en la misión que llevan adelante los padres capuchinos. La labor pastoral desplegada fue intensa: catequesis, confesiones, misas, unciones de enfermos y más de 200 bautizos.

Los Guaraos son una etnia de unas 30.000 personas que pueblan el Orinoco, su delta y el confín entre Venezuela y las Guayanas. Es una población indígena muy pobre, habitan en palafitos y se alimentan de pescado y de un tipo de patatas. Pocos son bilingües y todos hablan el guarao. La evangelización ha sido lenta, pero eficaz, predicando la fe en los moldes de una cultura de ritos y culto a la selva, los árboles, el agua, el cielo y el fuego.

Para poder llegar a la misión de Guayo, es necesario tomar una embarcación desde Tucupita y navegar por el Orinoco entre cuatro y siete horas. A los márgenes
Palafito donde habita una familia Guarao.
Palafito donde habita una familia Guarao.
del río, se observa un paisaje de selva tropical y pequeñas comunidades: Guayaboroina, Jobure, Tobebanouco, Muriaco, entre otras. En las localidades más apartadas no hay luz eléctrica ni agua. Las personas duermen en hamacas, calientan su comida en los mismos palafitos y su jornada sigue el ritmo de la luz solar. La única forma de acceder a estas comunidades es por medio de barca.

«A mayor número de misioneros, va a haber más gente que va a descubrir que Dios le ama. Si nosotros meditásemos en la vida eterna, nos daríamos cuenta que no hay ningún esfuerzo que pueda ser lo suficientemente grande como para no entregarnos y ser instrumentos de Dios para la salvación eterna.  No hay mayor alegría que dar, es la mejor inversión de nuestro tiempo, dar nuestra vida por amor». (Conferencia virtual del P. Álvaro Corcuera a los responsables de unidad de Juventud y Familia Misionera de México, 23 de marzo de 2007).


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2007-05-29


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMisiones en el Orinoco a tus favoritos?
  -    No