Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

«Virgencita, por favor, que no me quiten nada…, quiero ser mamá»
MÉXICO | APOSTOLADO
Testimonio de Celina Seaman, colaboradora del Regnum Christi a quien se le diagnosticó cáncer.

Dos colaboradoras del Regnum Christi: Sofía Martínez y Celina Seaman.
Dos colaboradoras del Regnum Christi: Sofía Martínez y Celina Seaman.

Me llamo Celina Seaman, soy de El Salvador. Tengo 23 años y soy la mayor de 4 hermanos.

Pertenezco al Movimiento católico Regnum Christi, y dentro de este movimiento Dios me dio la oportunidad de servirle como colaboradora. Ser colaboradora es dar un año de la vida a la Iglesia, orientando, motivando y acercando más almas a Cristo. Para esto tuve un mes de formación y fui a Puebla, donde trabajé pastoralmente.

En diciembre vine a mi casa para mis vacaciones de navidad y antes de irme a México empecé a sentir un dolor en la espalda, que confundí con los riñones. Como era tan fuerte tuve que ir al hospital. Allí me operaron y encontraron un tumor rasgado que me causó una hemorragia interna. Después de hacerle la biopsia al tumor lo diagnosticaron como maligno.

Mis papas decidieron enviarme a los Estados Unidos para tratarme quirúrgicamente, donde me hicieron mi segunda operación para verificar que no tuviera más cáncer. Para que la doctora me operara tuve que firmar un papel que la autorizaba a quitarme cualquier órgano que estuviera infectado de cáncer.

Una noche antes de esa operación, llegó mi mamá para estar allá conmigo y me llevó un retablo de la Virgen Peregrina de la Familia. Esa misma noche rezamos el rosario. A la mañana siguiente antes de la operación, le recé un Ave María y le dije: «Virgencita, por favor, que no me quiten nada, que no tenga nada de cáncer, yo también quiero ser mamá como Tú». Me encomendé a ella y me llevaron a la sala de operaciones.

Cuando desperté, después de la operación, sólo recuerdo que mi tía se acercó a mi oído y me dijo que no habían quitado nada. Entonces yo tuve la certeza de que había sido la Sma. Virgen quien había intercedido por mí para que estuviera limpia de cáncer. Aunque después de eso me dieron un tratamiento de tres quimioterapias, yo sabía que estaba bien cuidada, porque además de mi familia, tenía a Cristo y a la Virgen guiándome por ese camino que Dios había escogido para mí.

Como hablaba seguido con mi orientadora espiritual, llegamos a la conclusión de que Cristo había querido que yo concluyera mi año de colaboradora del Regnum Christi de una manera muy particular: uniéndome a su sacrificio. Yo sé que la Virgen María, como mi Madre del cielo, estuvo presente e intercediendo por mí en todo momento. No hubiera podido pasar por todo eso sin la gracia de Dios y sin las fuerzas que Él, a través de su Madre me dio y me sigue dando.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2007-10-12


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Evangelizadores de Tiempo Completo
Virgen Peregrina de la Familia
Aguílas Guadalupanas
Amigos NET

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar«Virgencita, por favor, que no me quiten nada…, quiero ser mamá» a tus favoritos?
  -    No