Búsqueda      Idioma 
     

Amor y fidelidad, porque Dios es el único Señor.
2014-08-22 (Artículo)
«Por encima de todo, tu voluntad, Señor» (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)
Es triste encontrarse cristianos aguados (Artículo)

El amor me ha explicado todo
MÉXICO | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Testimonio de Ana Paula Morales: «Hubo una persona cuyo ejemplo marcó mi vida y dejó una huella imborrable que la conducirá para siempre».

Ana Paula Morales
Ana Paula Morales fue colaboradora del Regnum Christi durante 3 años, egresada del Instituto Juan Pablo II de Estudios para la Familia, y actualmente colaboradora en el ICIF.

Ana Paula Morales es egresada del Instituto Superior de Estudios para la Familia, Juan Pablo II, donde cursó la licenciatura en ciencias de la familia en el ciclo 2001-2005. Es miembro del Movimiento de apostolado Regnum Christi y actualmente colabora profesionalmente en el International Center for Integral Formation (ICIF), al servicio de los colegios dirigidos y asesorados por los Legionarios de Cristo y el Regnum Christi.

Presentamos a continuación su testimonio sobre su vida y el trabajo que realiza.

*************

Hubo una persona cuyo testimonio marcó mi vida y dejó una huella imborrable que la conducirá para siempre. Juan Pablo II me deja una de las mayores enseñanzas: “El amor”. El amor a Dios nuestro Señor, a la persona de Jesucristo y sin duda con su “Totus Tuus” a la Santísima Virgen María.

Su ejemplo iluminaba mi vida, la atraía a una mayor entrega. Recuerdo que al mirarlo lo único que me inspiraba era amar más a través de mis acciones. Fue el motor que movió mi decisión de entregar tres años de mi vida como colaboradora para la Iglesia a través del Regnum Christi. Mi primer año de colaboradora fue en Chihuahua. Llegué a organizar algunos triduos, misiones, círculos de estudio para niñas del ECYD, etc.

Mi segundo año lo realicé en Rio de Janeiro, donde prácticamente había que iniciar desde cero. Recuerdo mi primer triduo organizado, después de estar acostumbrada a recibir a 150 niñas de mi año en Chihuahua, me encuentro con que tenía a 12. Cuando se lo comenté a la consagrada ella se mostró feliz y me dijo: «Cuando entiendas el valor de una alma, comprenderás muchas cosas». ¡Qué enseñanza tan profunda!, empecé a ver la vida de otra forma, lo que significaba una alma ganada para Dios. En ese año, se formaron varios equipos del ECYD, se realizaron convivencias, y varias chicas decidieron ser colaboradoras del Movimiento.

Para mi sorpresa, mi tercer año también fue en una fundación: Barquisimeto (Venezuela) donde iniciamos el ECYD femenino, organizamos convivencias, retiros, etc., y también de ahí salieron algunas chicas decididas a dar años como colaboradoras. Todos estos años fueron de un aprendizaje muy importante para mí. Me di cuenta de que Dios se vale de nuestra generosidad para llegar a muchas personas.

Pero, ¿cuál fue mi motivación para dar tres años y hacer todo lo que he hecho?

Al ver en aquel entonces al Papa Juan Pablo II que no perdía un sólo minuto de su vida, no podía imaginar la mía sin ayudarlo a ese gran sueño de evangelizar, de llevar a Cristo a más corazones. Me retaba su coherencia, me enternecía su vocación de servicio; de ahí otra decisión trascendente fue el ingresar al Instituto Superior de Estudios para la Familia: Juan Pablo II, y profundizar en la dignidad y el valor de la persona y la defensa de la familia.

Conocer su vida, sus obras, su pensamiento ha determinado mi manera de pensar y mi forma de ser. Al escuchar sus palabras en la plaza de San Pedro ese 4 de enero de 2001
P. Álvaro Corcuera saluda a Ana Paula Morale.
El P. Álvaro Corcuera, L.C., saludando a Ana Paula.
que nos decía a todos los miembros del Regnum Christi: «Si sois lo que tenéis que ser, ¡prenderéis fuego al mundo entero!», me comprometió a seguir siendo un incansable apóstol del Reino de Cristo.

Todavía recuerdo esa tarde que nos convocaron a una misa por la salud del Papa, en ese momento se me inundó de una tristeza inmensa el corazón, y el 2 de abril 2005, al escuchar la noticia de su muerte, tuve un sentimiento de soledad muy profundo. Sin embargo, esa fe que él me enseñó a tener me hizo entender que ese gran hombre había conquistado la batalla final y logrado lo que había esperado toda su vida: el encuentro cara a cara con Dios nuestro Señor.

Recuerdo también en mis años de colaboradora, al servicio de la Iglesia, que aprendí lo esencial de la vida. Amar dándome a los demás. Sin duda esta es la clave de la felicidad,  pero para eso, no bastaban sólo mis ganas sino era necesario recibir una formación que me diera las pautas para llevarlo a cabo de la mejor manera. El Instituto Juan Pablo II me dio la posibilidad de entender de una forma más profunda a la persona en general y su valor. Considero que todos los alumnos deberían de recibir, en su carrera profesional, materias sobre el conocimiento de la persona de una forma integral como lo hace el Instituto. Todos trabajamos en áreas concretas de desarrollo del hombre pero muy pocos nos preocupamos por conocer profundamente lo que el ser persona significa.

El poder transmitir un poco de la formación que he recibido es de las cosas que más agradezco en la vida. Cada vez que me invitan a dar un curso o alguna plática sobre temas como persona, sexualidad, familia, valores y algunos temas también religiosos me hacen recordar la urgencia y la misión que el Papa nos ha dejado, el legado que cada egresado del Instituto debe transmitir: el amor con el que debemos ver a cada persona y la lucha por mantener su dignidad.

Actualmente me desarrollo profesionalmente en el International Center for Integral Formation (ICIF). Es una organización profesional católica de alcance internacional, fundada por los Legionarios de Cristo. Desarrollamos y apoyamos modelos educativos de innovación y a la vez fieles a los principios perennes del humanismo cristiano. Un principio fundamental del centro es construir la civilización del amor a través del fortalecimiento educativo como obra apostólica eficaz, en profundidad y extensión. Curiosamente sigue resonando en mí las palabras del Papa: “El amor me lo ha explicado todo”. En el ICIF no perdemos de vista que diariamente nuestra misión es hacer el bien al mayor número de personas, a través la realización de nuestros objetivos y de buscar la excelencia en cada uno de nuestros productos finales y servicios, y todo por amor a los receptores de estos programas que, en definitiva, son alumnos de colegios.

Tengo la fortuna de estar colaborando en el programa de virtudes para los niños de nuestras instituciones educativas. Con esto pretendemos lograr que cada alumno no sólo sepa y aprenda lo que es una virtud, sino que tenga las herramientas necesarias para vivirlas, para llevarlas a la práctica. Este programa de virtudes actualmente se implementa en ocho países: Chile (como país piloto del proyecto) y posteriormente España, Italia, Estados Unidos, México, Venezuela, Colombia y Brasil.

Además de dar algunas pláticas a instituciones y colegios, he asumido el compromiso personal de asistir a la cárcel de oriente, de la Ciudad de México, para dar temas de formación humana y espiritual a los presos. Es en ellos donde me doy cuenta que el amor es el que puede transformar corazones y por tanto actitudes. Muchos de ellos estando fuera vivían “muertos en vida”, sin amor, por eso les dio lo mismo cometer crímenes. Con la mayoría de estas personas ratifico que si hubieran recibido amor, su destino hubiera sido diferente. En muchos se logra percibir su transformación porque ahora saben que alguien los ama profundamente, a pesar de lo que han hecho: el amor de Dios lo ha cambiado todo.

Siempre he creído que las personas cuando no hacen el bien, es porque nadie se los ha mostrado. Todo hombre por naturaleza tiende a ser mejor, siempre quiere perfeccionarse porque a eso esta llamado y en la medida que logremos darle a las personas esta formación, lograremos una mejor sociedad.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2008-09-22


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Oak International
Red de Universidades Anahuac
Semper Altius

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl amor me ha explicado todo a tus favoritos?
  -    No