Búsqueda      Idioma 
     

No dejes que los resentimientos ensucien tu corazón (Artículo)
Misericordia, más que sacrificios.
2014-10-06 (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

La perla del Caribe
MÉXICO | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Las misiones son ese otro Cancún, menos turístico y famoso. Allí, los misioneros legionarios entrelazan su vida con la tierra de corazón maya.

Puesta de sol en el mar.
Puesta de sol en el mar.

Los herederos de la cultura "maya", casi un millón, viven hoy en el estado de Quintana Roo, al sur de México. De un pasado glorioso, les queda ahora la fe, la tierra, una extensión de 51.580 km2, y unas cuantas ruinas perdidas en el corazón de la selva. El resto es pobreza que, bajo una piel morena, esconde grandes tesoros.

Selva, sol y mar son el escenario donde más de 30 misioneros comparten el destino de estos hermanos mayas. Una labor admirable que ocupa a los legionarios de Cristo desde 1970, por especial encargo del Papa Pablo VI. Misioneros que, cada día, conviven con los indígenas, aprenden sus dialectos, viajan en jeep o a lomos de mula. Hombres que, junto a más de 300 iglesias y oratorios, levantan dispensarios y talleres de oficios. Sacerdotes que siembran el evangelio y enseñan el arte de robar a la tierra un poco de maíz para el sustento diario.

En la península de Yucatán, las misiones de Cancún-Chetumal presentan tres realidades, tres caras muy diversas. Cancún y la zona norte constituyen el centro turístico y desarrollado: hoteles, arena y extranjeros millonarios. En la zona central se extienden los poblados mayas. Al sur, Chetumal, gobierna como cabeza. Ante esta diversidad social, los misioneros, dirigidos hoy por Monseñor Pedro Pablo Elizondo, buscan la salvación espiritual y temporal de cada persona. En muchas ocasiones el misionero se estrella contra el muro de la indiferencia y el rechazo de la sociedad. Pero le anima la certeza de trabajar y desgastarse, no por las misiones de tal o cual parte, sino por la gran misión de la única Iglesia de Cristo.

Experiencias como la de este misionero recompensan una y mil vidas: "No podía quitarme de la cabeza la idea del enfermo. A medio día, en vez de regresar a casa, decidí visitarlo. Me suponía quedarme sin comer y apresurarme para llegar a tiempo a los demás pueblos. El sol castigaba sin clemencia: 40 grados a la sombra. Llegué. Lo atendí. Sufría lo indecible. Dos veces había intentado quitarse la vida. Respiraba con dificultad. Lo confesé. Era su primera confesión en 42 años; la segunda de toda su vida. A cada palabra tosía penosamente y escupía sangre. Le administré la unción de los enfermos. Recé y, después de decir dos palabras de aliento a su mujer, me marché. Cuando regresé al día siguiente, ya estaba sepultado. Había muerto media hora después de mi partida".


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2005-02-17


Misiones 2002 - Galeria
Misiones de evangelización Semana Santa 2002 - Galeria
Misiones Cancún - Galeria
Juventud Misionera en Quintana Roo - Galeria
Iglesias en tierra de misión - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal III - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal II - Galeria
 


Artículos relacionados

- Los mayas de hoy
- Murmullos en la selva
- Pequeñas cruces

 
- Misiones 2002
- Misiones de evangelización Semana Santa 2002
- Misiones Cancún
- Juventud Misionera en Quintana Roo
- Iglesias en tierra de misión
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal III
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal II


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa perla del Caribe a tus favoritos?
  -    No