Búsqueda      Idioma 
     

«Hoy es el momento de la cosecha, tras una larga siembra» (Artículo)
Cuando en Navidad te dedicas a amar (Artículo)
El evento más grande de la historia y tú has sido invitado (Artículo)
¡Donde nace La Alegría! (Artículo)
"Vuestra vocación es al amor, y al amor más grande" (Artículo)

Sigan en el mundo anunciando el amor
MÉXICO | APOSTOLADO | NOTICIAS
Carta del P. Antonio G., párroco de una comunidad de Chihuahua a los miembros de Familia Misionera que han misionado en sus comunidades.

Miembros de Familia Misionera de Chihuahua durante las visitas a las familias
Miembros de Familia Misionera de Chihuahua durante las visitas a las familias

Chihuahua, 19 de mayo de 2010. Presentamos la carta que envió recientemente el P. Antonio G., párroco de una comunidad de Chihuahua, México, dirigida a los miembros de Familia Misionera que han realizado una labor evangelizadora constante en su parroquia, especialmente durante las misiones de Semana Santa. El P. Antonio describe la renovación en la fe que se ha dado en las personas de su comunidad, como fruto de las misiones.

*****

Querida Familia Misionera:

Me comunico con ustedes para agradecer su presencia en nuestra Comunidad, que ha sido bendecida con la Misión que ustedes han estado realizando entre nosotros. Me es grato describir la evolución pastoral a partir de su labor apostólica estos dos años.

Cuando llegué a esta parroquia, el diagnóstico fue que urgía una atención de restauración y evangelización inmediata, continua y de gran amplitud. Su llegada y apoyo es sin duda providencial, ya que el Reino de Cristo había sido desplazado por la oscuridad en muchos sentidos, como por ejemplo: el abandono de Dios, del sentido religioso, la insensibilidad para apoyar la evangelización, dificultades grupales de coordinadores en pueblos y la cabecera parroquial (en total son 21 templos y capillas, distribuidos a lo largo de 100 kilómetros).

La vida sacramental era social en realidad, y en cuanto al sacramento del matrimonio, sin interés. Después de las dos misiones de Semana Santa y el trabajo de seguimiento, ahora se percibe un respeto creciente hacia el sacerdote y su misión, cada vez se acercan más parejas al sacramento del matrimonio, al de la reconciliación y a la Eucaristía, incluso se desea la formación por parte de los agentes de pastoral que han descubierto la riqueza del conocimiento de la fe.

También en el área juvenil hemos recibido apoyo con sus incipientes frutos y con el gusto de la sana doctrina. Seguimos acompañando a algunos de ellos para que sean los futuros protagonistas de su evangelización.

Reconozco que sin su ayuda no habría sido posible avanzar en estos pasos tan pequeños, pero a la vez tan esperanzadores. En el visiteo, algunas personas han expresado: «¿Quién soy yo para que me visiten?» o «¡Qué esperanza me traen los misioneros cuando visitan mi hogar y hacen oración!». ¡Existimos para la parroquia, para la Iglesia!

Les agradezco sus desvelos, sus incomodidades por acercar a uno más a Jesús, con cada una de sus palabras, de sus pasos, de sus oraciones, de su testimonio, porque he sentido su colaboración como una manera de dar gracias a Dios por sus sacerdotes en este Año Sacerdotal, como un roturar la tierra para que la semilla de la fe se extienda, y en su momento dé sus frutos.

Les reitero: ¡Ésta es su casa, aquí tienen un amigo, un sacerdote!, y sigan en el mundo anunciando el amor, la alegría, la paz que tanto necesitamos y que sólo Dios puede dar. Dios los bendiga.

P. Antonio G. (párroco).


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2010-05-20


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Familia Unida
CIFFA
Instituto Juan Pablo II para la familia
Virgen Peregrina de la Familia

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarSigan en el mundo anunciando el amor a tus favoritos?
  -    No