Búsqueda      Idioma 
     

«Hoy es el momento de la cosecha, tras una larga siembra» (Artículo)
Cuando en Navidad te dedicas a amar (Artículo)
El evento más grande de la historia y tú has sido invitado (Artículo)
¡Donde nace La Alegría! (Artículo)
"Vuestra vocación es al amor, y al amor más grande" (Artículo)

Algo más que palabras con… el P. Joan Manuel Serra
ESPAÑA | APOSTOLADO | NOTICIAS
Un sacerdote diocesano que participa de la espiritualidad del Regnum Christi nos cuenta su experiencia.

P. Joan Manuel Serra, sacerdote diocesano que participa de la espiritualidad del Regnum Christi.
P. Joan Manuel Serra, sacerdote diocesano que participa de la espiritualidad del Regnum Christi.

Lugar de publicación: En Movimiento, nº 18

Fecha de publicación: marzo-abril 2011

Éste sí que hizo lo del anuncio de los almacenes nórdicos, este sí redecoró su vida. Con 17 años tenía las ideas muy claritas: quería ser el hombre más rico del mundo. Para conseguirlo comenzó bien, se fue a EE.UU. a estudiar ingeniería informática. ¿Por qué, con ese nombre, no se dedicó a la canción? ¿Cómo cambió de opción de vida y terminó siendo un sacerdote diocesano y del Movimiento Regnum Christi?, ¿cómo consiguió recuperarse de su crisis sacerdotal?

Cuénteme P. Joan Manuel, ¿cómo fue?, ¿qué le paso?

Me sentaba a estudiar y no me podía concentrar. Había una pregunta que no me dejaba tranquilo: Esto es lo que tú quieres, ser el hombre más rico del mundo, pero ¿Dios qué quiere? Y, ¿quién es Dios? y ¿quién soy yo? ¿Qué hago aquí en Houston, Texas? ¿Qué hago en este mundo? El tema de Dios, de repente, fue importante en mi vida. Fruto de una conversación con un bautista, en Texas, que me explicó el sentido de la cruz de Cristo, que Dios había amado tanto al mundo que le había dado a su único Hijo, decidí que aquello era demasiado grande para quedármelo para mí mismo, que tenía que comunicarlo al mundo entero, y empecé a pensar en ser sacerdote.

Tomada la decisión de hacerse sacerdote, ¿qué hizo?

Decidí acabar mis estudios con un máster en redes informáticas, pensando que así podría aplicar mis conocimientos informáticos a la Iglesia, ayudando a la interconexión entre las parroquias. He sido webmaster del Arzobispado de Barcelona, en aquel momento una diócesis de 4,5 millones de personas.

Y en el seminario se mantuvo en la decisión, según veo… ¿Cómo fue su vida allí?

El tiempo de seminario fueron unos largos 10 años, con un breve paréntesis, durante los cuales aprendí a estar con el Señor y con otras personas que Dios puso a mi lado, de procedencias y sensibilidades muy diversas.

¿Qué labor ha desarrollado hasta ahora?

He sido vicario de la Parroquia de la Sagrada Familia de Barcelona, dedicado sobretodo a los inmigrantes latinos. Después, fui párroco de una barriada marginal con unas 3.000 personas: duró 3 meses (un día salí corriendo, literalmente). Luego, párroco de una parroquia rural. Ahí, una fuerte crisis sacerdotal estuvo a punto de acabar con mi sacerdocio. Ahora soy vicario de una parroquia al lado de Barcelona. Desde antes de mi ordenación sacerdotal, en enero del 2000, he ejercido de notario-secretario de cuestiones administrativas matrimoniales, primero en el Arzobispado de Barcelona y ahora en la nueva Diócesis de Sant Feliu de Llobregat. De este trabajo, lo que más me apasiona es su dimensión ecuménica: su relación con la unión de los cristianos, para que el mundo crea.

Si ya es difícil de entender que alguien que quería lo que usted quería terminase de cura, lo que me resulta ya increíble es eso de que pertenezca al Movimiento Regnum Christi, ¿pero es que no lee usted periódicos?

Mi vinculación al Regnum Christi es existencial y vital. En la Sagrada Familia de Barcelona se concentró la ayuda a los inmigrantes del centro de Barcelona. Se daban situaciones de desesperación. Un día, un guarda del templo me dijo: “Padre, el último que se ha tirado de las torres era un inmigrante”. Había suicidios. El párroco convocó a las entidades solidarias del centro de Barcelona para sumar esfuerzos. Así apareció por la parroquia Mano Amiga, del Regnum Christi: micro-créditos (que todavía duran), albergues y todo tipo de ayudas. El Regnum Christi siguió ayudándome en la barriada marginal  y en la parroquia rural, y me siguen ayudando a ayudar. Cuando me planteé abandonar el sacerdocio, providencialmente me llevaron a Tierra Santa a un cursillo de renovación sacerdotal, organizado por la Legión de Cristo y la Santa Sede, en Jerusalén. Yo no hago ningún caso de los periódicos: soy del Regnum Christi vitalmente.

¿Cómo es eso de ser sacerdote diocesano del Regnum Christi, pero no ser Legionario de Cristo?

Como diocesano del Regnum Christi participo de la espiritualidad y de la historia formidable de una orden religiosa que, de muchas maneras, ha sido fuente de bendición de Dios para mi vida.

¿Se arrepiente del cambio de opción de vida? O, preguntado de otra manera, ¿qué hace usted con su vida?, ¿qué tal cura es usted?, ¿es usted feliz?

No me arrepiento de ser sacerdote. De hecho, como me dijo un legionario, soy el hombre más rico del mundo pues,  en la consagración tengo en mis manos al Señor de la Gloria (y eso no lo puede hacer Bill Gates). Pero, en realidad, el más pequeño de mi comunidad es más rico que yo, pues yo soy su servidor. Soy feliz sí y no. Sí cuando me acuerdo y me creo de verdad que mis sufrimientos (que nunca faltan: físicos, morales y espirituales) unidos a los de Cristo, son redentores (ayudan a salvar almas: la mía y las de muchos), y no cuando me olvido de ello o no me lo acabo de creer. El rezo cada día del Santo Rosario, con María co-redentora, al pie de la Cruz (yo soy Juan evangelista), me ayuda mucho a ser feliz de verdad.



FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-05-04


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Escuela de la Fe
Amigos NET
Alter Christus
Centro Sacerdotal Logos

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarAlgo más que palabras con… el P. Joan Manuel Serra a tus favoritos?
  -    No