Búsqueda      Idioma 
     

Alerta sobre el «síndrome de Jonás».
2014-07-21 (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
Falleció el P. Cyril, quien fuera responsable de la Escuela de la Fe en Nigeria (Artículo)
La identidad sacerdotal (Artículo)
Salud en Movimiento (Artículo)

María en Pentecostés
INTERNACIONAL | REGNUM CHRISTI | ESPIRITUALIDAD
Carta del P. Álvaro Corcuera, L.C. a los legionarios de Cristo y miembros consagrados del Regnum Christi (12-VI-2011).

Pentecostés
«Una de las protagonistas del evento de Pentecostés es, sin duda, la Santísima Virgen, con quien los apóstoles perseveraron unidos en oración».

Les compartimos a continuación la carta del P. Álvaro Corcuera, L.C., director general de los Legionarios de Cristo y del Regnum Christi, que envió a los legionarios y miembros consagrados con motivo de la solemnidad de Pentecostés. El contenido de la presente carta puede ser de interés para todos los miembros y amigos del Movimiento.

*****

¡Venga tu Reino!

Roma, 12 de junio de 2011

A los legionarios de Cristo
A los miembros consagrados del Regnum Christi

Muy estimados en Jesucristo:

Hoy estamos celebrando la solemnidad de Pentecostés, pidiendo a Dios que esta efusión del Espíritu Santo nos encuentre bien abiertos y dispuestos, de modo que Él pueda renovar nuestro corazón y llenarnos de sus dones. El amor de Dios ha sido derramado en nosotros por el Espíritu, como nos dice la Escritura, y este amor es el motor y lo que da sentido a toda nuestra vida.

Una de las protagonistas del evento de Pentecostés es, sin duda, la Santísima Virgen, con quien los apóstoles perseveraron unidos en oración, en espera del Espíritu Santo. Acabamos de celebrar el mes de mayo, especialmente dedicado a Ella. Y ahora quisiera retomar algunas reflexiones sobre la relación de María con el Espíritu Santo.

Nos ayuda mucho contemplar a María, que nos muestra con su ejemplo cómo vivir abiertos a las inspiraciones del Espíritu Santo, cómo dejarnos guiar por Él, como dice san Pablo: «todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios» (Rm 8,14). El evangelista Lucas nos narra que apenas María recibió la inspiración de visitar a su prima, se puso en camino “con prontitud”. Ella vivía llena de Dios, escuchaba constantemente su voz y correspondía siempre con rapidez y docilidad. La vemos caminando rumbo a Ain Karin, dialogando con el “dulce huésped del alma”, como un templo
P. Álvaro Corcuera, L.C.
«Yo quisiera invitarles en esta solemnidad a vivir un especial espíritu de oración y súplica, de la mano de María».
vivo de la presencia de Dios en el mundo.

María, llena de gracia, dejó que el Espíritu hiciera obras grandes en ella y por medio de ella. Su vida fue un canto de alabanza a Dios. Ella estuvo reunida con los apóstoles en el cenáculo mientras oraban suplicando la venida del Paráclito, del Consolador que Jesús les había prometido, aquél que los iba a conducir a la verdad plena, que les iba a explicar tantas cosas que Jesús no había podido decirles porque no podían cargar el peso. María experimentó en sí misma la fecundidad y el poder del Espíritu que la había cubierto con su sombra. Por eso estuvo presente en Pentecostés y está siempre presente en la Iglesia que pide y suplica “¡Ven Espíritu Santo!”.

Yo quisiera invitarles en esta solemnidad a vivir un especial espíritu de oración y súplica, de la mano de María. Pidamos con insistencia a Dios que infunda los dones de su Espíritu en cada uno de nosotros, y en toda la Legión de Cristo y el Movimiento Regnum Christi. En estos momentos tan particulares de nuestra historia, necesitamos que el Espíritu Santo nos lleve a Jesús, que la Legión sea cada vez más de Cristo; que el Movimiento sea siempre de Cristo, sólo de Él. Ahora que está terminando la Visita Apostólica a la vida consagrada y las comunidades de legionarios están inmersas en el proceso de reflexión de las Constituciones, Dios nos pide abrirnos a su plan, para que la Legión y el Regnum Christi sean lo que Dios quiere. ¿Cómo va a quedar todo después de este proceso? Ninguno de nosotros tenemos la respuesta, pero sabemos que Cristo Resucitado hace nuevas todas las cosas (cf. Ap 21, 5) y que en todo interviene Dios para bien de los que le aman (cf. Rm 8, 28).

Este proceso exige de todos y cada uno de nosotros un gran desprendimiento personal. Es preciso aceptar que no tenemos todas las respuestas, pero «el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza» (Rm 8, 26). Los dones del Espíritu son tan maravillosos que sólo los puede recibir un corazón vacío de sí mismo. No se trata de pedir al Espíritu Santo que siga nuestras ideas personales, sino de dejarnos guiar por Él para encontrar su voluntad. «Nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables» (Rm 8, 26). Como nos escribía el Delegado Pontificio, «en vez de crear contraposiciones para hacer triunfar la propia visión, es necesario que cada uno mire también a los demás y esté abierto y disponible a la valoración de otros. De la valoración y de las contribuciones de todos, estamos llamados a un discernimiento que nos lleve al camino del cambio en la continuidad de la misma vida de la Congregación». Necesitamos vivir muy abiertos al Espíritu para progresar en este camino.

Un alma abierta al Espíritu Santo es un alma que vive inmersa en las virtudes teologales. La fe nos enseña a descubrir a Dios
Religioso en peregrinación
«Un alma abierta al Espíritu Santo es un alma que vive inmersa en las virtudes teologales».
en todos los acontecimientos, también en las contrariedades o en los propios límites; la esperanza sobrenatural nos quita los miedos y desalientos que a veces nos paralizan y nos da la seguridad inquebrantable en el triunfo que viene de Dios; la caridad que el Espíritu derrama en nuestros corazones nos llena de amor filial y nos da las fuerzas para perseguir el ideal, sin importar el cansancio o las dificultades. Lo que más necesitamos como Legión y como Movimiento es vivir estas virtudes en profundidad. Pero esto no es algo que podamos adquirir con nuestra propia voluntad, a fuerza de proponérnoslo. Es un don que Dios nos quiere dar si dejamos que el Espíritu Santo llene nuestros corazones y encienda en ellos el fuego de su amor.

Necesitamos el don de temor de Dios para que nuestro único miedo sea no responder a la llamada que Dios nos hace a la santidad; el don de fortaleza para perseverar en la lucha y combatir el buen combate como san Pablo, “todo lo puedo en aquel que me da fuerza”; necesitamos el don de piedad para tener absoluta confianza en Dios Padre que nos hace a todos hijos suyos y hermanos, miembros de un mismo cuerpo; necesitamos el don de consejo para no obrar según la prudencia humana, sino proceder con santa audacia y dejarnos sorprender por el Espíritu; el don de ciencia para descubrir la mano de Dios en nuestra historia y el don de entendimiento para vernos como Dios nos ve, conocernos como Él nos conoce.

Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a crecer cada día en el discernimiento para no permitir que nadie nos arrebate la paz y la alegría interior, que ninguna situación nos lleve al desánimo, al temor o a la desconfianza. Ya conocemos cuáles son los frutos del Espíritu que tanto necesitamos: «amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí» (Ga 5, 22). Los pensamientos y sentimientos que se oponen a estos frutos, no vienen del Espíritu Santo.

Necesitamos que el Espíritu Santo nos renueve interiormente, como a los Apóstoles, para evangelizar sin miedo y para que nada nos pueda detener ni dividir. Benedicto XVI enseñaba a los jóvenes que «la fecundidad apostólica y misionera no es el resultado principalmente de programas y métodos pastorales sabiamente elaborados y eficientes, sino el fruto de la oración comunitaria incesante. La eficacia de la misión presupone, además, que las comunidades estén unidas, que tengan “un solo corazón y una sola alma” (cf. Hch 4, 32)» (Benedicto XVI, Mensaje a los jóvenes, Sydney 2008). Yo creo que para dar más frutos apostólicos Dios nos está pidiendo más oración y más caridad. En algunas comunidades y obras de apostolado se han organizado de manera espontánea tiempos especiales de adoración al Santísimo Sacramento. La Eucaristía –escribía el Papa Benedicto– es un “Pentecostés perpetuo”. Ahí descubrimos que «donde no llegan nuestras fuerzas, el Espíritu Santo nos transforma, nos colma de su fuerza y nos hace testigos plenos del ardor misionero de Cristo
Benedicto XVI
«La Eucaristía –escribía el Papa Benedicto– es un “Pentecostés perpetuo”».
resucitado» (ibid).

Les invito a pedir la gracia de que el fuego del Espíritu nos renueve por dentro y a hacer un examen de conciencia sobre nuestra apertura y docilidad al Espíritu Santo. Busquemos la gracia de abrir más y más nuestro corazón para recibirlo y para que Él viva en nosotros, para que aceptemos interiormente su voluntad por encima de la nuestra, dejando de lado el deseo de controlar y dirigir los acontecimientos de nuestra propia vida, y permitiendo a Dios tomar las riendas. Junto con esta carta les estoy enviando unos textos que quizás les puedan servir para su reflexión personal y meditación en estos días.

María, unida en oración a los Apóstoles en el Cenáculo, nos acompañe siempre y obtenga para todos los legionarios y miembros consagrados del Regnum Christi la gracia de un nuevo y continuo Pentecostés en nuestras vidas.

Su hermano afectísimo en Jesucristo,

Álvaro Corcuera, L.C.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-06-12


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMaría en Pentecostés a tus favoritos?
  -    No