Búsqueda      Idioma 
     

Amor y fidelidad, porque Dios es el único Señor.
2014-08-22 (Artículo)
«Por encima de todo, tu voluntad, Señor» (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)
Es triste encontrarse cristianos aguados (Artículo)

Entrevista al P. Jesús María Delgado, L.C.
ESPAÑA | APOSTOLADO | TESTIMONIOS-LEGIONARIOS
«Sin duda que el mal tiene mejor prensa que el bien. ¡Nos quejamos muchas veces de tantas cosas malas!, y no nos damos cuenta de que necesitamos ser propagadores del bien».

P. Jesús María Delgado, L.C.
El P. Jesús María Delgado, L.C., es el actual director territorial de la Legión de Cristo y del Regnum Christi en España.

Madrid, 02 de abril de 2008. Reproducimos a continuación la entrevista que el director territorial de los Legionarios de Cristo y del Regnum Christi en España concedió a la revista bimestral "En Movimiento". Se puede leer en la sección “Algo más que palabras” de la edición de marzo/abril 2008.

*****

El P. Jesús María Delgado, L.C. es el director territorial de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi en España. Fue durante más de catorce años rector del seminario de Salamanca. Es sacerdote legionario desde hace más de 17 años. Es una persona que practica la caridad, la paciencia y la benedicencia, entendida ésta como aquella virtud que lleva, a la persona que la disfruta, a ver sólo lo bueno del que tiene enfrente. Y todo esto lo puedo decir yo, que trabajo con él y sé de lo que hablo (JML).

Si hacemos caso de lo que dicen los medios de comunicación, es usted un hombre poderoso que maneja a su voluntad a empresarios, banqueros, políticos y demás gente de mal vivir. ¿Qué hay de cierto en todo esto?, ¿podría hacer algo con mi hipoteca?, ¿puede, de verdad, anular tanto la libertad de los miembros del Movimiento como para hacer que actúen como autómatas?

¡Ya me gustaría manejar a mi antojo a muchas de las personas que comentas…! Habría algunas facetas de la vida un poco más sencillas pero, aunque ayuda, el dinero no es la clave de la vida de nadie. O no debería serlo.

En serio. No sólo no puedo anular la libertad de nadie -uno de los dones más grandes que Dios ha dado al hombre- sino que no es mi deseo ni mucho menos el hacerlo. Pero sí me gustaría que todos entendieran que la libertad es un regalo que Dios nos ha dado no para alejarnos de Él, sino para acercarnos más y más a Él, que es quien, amándonos, nos hace verdaderamente libres en el sentido más amplio de la palabra.

O sea, que el nombre de Legionarios de Cristo no conlleva una disciplina ciega, ¡pues qué decepción! ¿Y por qué es tan importante la libertad? Y, enlazándola con ésta, ¿cómo es posible que, si valoran tanto la libertad individual, haya tanta gente que les considere una secta?

La libertad no es ciega porque va siempre motivada, precedida y acompañada del amor. El amor es el que de verdad nos hace libres, pero un amor que implica donación y entrega a la persona amada, y no una búsqueda de los propios intereses, escollo en el que tantas personas caen: creyendo que aman no consideran que se encuentran en el egoísmo, que es lo más contrario que existe del amor.

La ignorancia es atrevida. No sé de nadie que nos conozca ¡no de oídas! sino de primera mano y que diga que somos una secta… Ahí están nuestros seminarios en Moncada, en  Ontaneda, en Salamanca. Ahí están nuestros centros, nuestras comunidades… Nunca he tenido que saltar las puertas o las ventanas ni para entrar, ni para salir. Quien desee comprobarlo de primera mano no tiene más que acercarse a una de esas casas: al menos por mi experiencia personal, son verdaderos oasis donde reina la paz, la caridad, la unión de ideales y de intereses; una verdadera antesala del Cielo.

El Amor, ¡ah!, siempre el Amor. Parece como si en el occidente actual sólo hubiesen, en el fondo, dos fuerzas contrapuestas; los que están con el Amor y los que están por el egoísmo. El problema es que los que están por el egoísmo se venden como partidarios de la libertad, y venden, a los que están con el Amor, como partidarios de la represión, ¿qué opina usted de esto?, ¿por qué parece más fácil vender lo malo que lo bueno?

Sí, acostumbramos a dividir el mundo entre ricos y pobres, entre inteligentes y no tanto… Quizás hay una división más profunda y que no percibimos a simple vista: los que han entendido en qué consiste el amor y los que, sin entenderlo, van cada día más y más alocados en la búsqueda de más experiencias que les alejan irremediablemente del amor. No conozco a nadie que ame de verdad –dándose, entregándose– que no sea feliz… Y, sin embargo, conozco a muchas –desafortunadamente, a bastantes personas– que buscando satisfacerse a sí mismas, creyendo que aman, no sólo no son felices, sino que cada día se alejan y más de la fuente de la felicidad, que es Dios mismo.

Sin duda que el mal tiene mejor prensa que el bien. ¡Nos quejamos muchas veces de tantas cosas malas! y no nos damos cuenta de que necesitamos ser propagadores del bien, no del mal. Eso conlleva que hemos no sólo de hacer menos caso al mal, sino obrar el bien, ¡hay tantas posibilidades! Desde una sonrisa a otra persona, pasando por una obra buena, siguiendo por hacer felices a los demás, ¡qué poco cuesta ponerse en el lugar del otro y obrar en consecuencia!

¿Cómo va el Movimiento Regnum Christi en España?

Vamos bien de acuerdo a nuestras posibilidades, pero vamos mal porque nos gustaría ir de acuerdo a las necesidades de la Iglesia, a la que queremos y buscamos amar, servir y construir, pues el Movimiento no tendría ningún sentido sin esta finalidad esencial.

¿Y qué tal compagina su labor pastoral como sacerdote con su labor de dirección?

En realidad creo que no hay diferencia. Procuro ser pastor más que director, pues sea en la labor de dirección, sea en la labor pastoral como sacerdote, procuro que sea Cristo quien resplandezca y no tanto el hombre… Ciertamente, sobre la verdad o menos de esta respuesta tendrían que hablar quienes trabajan a mi lado y las personas a las que trato.

¿Es usted feliz? (esto lo preguntamos siempre)

A mis 20 años, cuando estaba haciendo el curso de verano para entrar al noviciado, me definía como “el hombre más feliz del mundo”. En realidad, no sabía lo que era ser feliz a fondo y de verdad. Ahora sí me podría definir como el hombre más feliz del mundo, y creo que lo soy porque he recibido la gracia inestimable de experimentar que el hombre más feliz es el que ama a Cristo, el que comprende que para ser feliz no hacen falta muchas cosas que por lo general nos alejan de la felicidad. Para ser plenamente feliz sólo se necesita una cosa: amar y ser amado. En Dios y con Dios eso se cumple y vive en plenitud. Andalucismos o “exageracionismos” aparte, sí me considero el hombre más feliz del mundo.

¿Qué pregunta le hubiese gustado contestar en esta entrevista, y cuál habría sido su contestación?

De una o de otra manera me lo has preguntado: ¿Qué aconsejar a las personas que no encuentran el sentido en su vida, que no son felices, que no saben por dónde caminar? La respuesta sería que no lo duden, nada llena tanto en la vida como el Amor de Dios, y nada vacía tanto la vida del hombre como el amor a uno mismo. Esto que parece contradictorio se resuelve muy sencillamente: haciendo la experiencia. Dios no defrauda, al contrario: Dios tiene la capacidad de hacer plenamente feliz y muy dichoso a cualquiera, independientemente de su edad, condición social… Dios es Padre de todos y nos ama a todos por igual.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2008-04-02


 

 


Enlaces relacionados

Agencia de Noticias Zenit
Red Misión
Centro de Formación a Distancia
la-oracion.com

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEntrevista al P. Jesús María Delgado, L.C. a tus favoritos?
  -    No