Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

Marque la tecla gato para terminar…
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
Nuestra computadora señala que llamaste hoy. Por favor despeja la línea para otros que también quieren rezar...

Por el P. Dennis Doren, L.C.

Se dice que la oración es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios, que es el amor más grande sobre la tierra. Es la hermosa oportunidad que tenemos los hombres de unirnos a Dios, de platicar con Él y de escucharle. Dios está ahí, siempre presente, siempre atento a hablar con el hombre, su criatura predilecta, y tal vez ahí estoy yo, tan distraído y lo que menos me interesa es hablar con Él.

El Papa Juan Pablo II nos dio un gran ejemplo, el fue un hombre de oración en una ocasión, ofreció el siguiente consejo: “Sabéis que Jesús se retiró al desierto para orar durante cuarenta días. Pues bien, queridos jóvenes, tratad vosotros también de crear un poco de silencio en vuestras vidas que os permita reflexionar y orar.  Resulta un poco difícil, pues estamos atrapados en la barahúnda de los acontecimientos y los medios de comunicación de tal forma que nuestra paz interior se ve comprometida. Es difícil, pero es posible y muy importante poder hacerlo.(Juan Pablo II a la juventud del mundo).

En una ocasión en París y Estados Unidos le preguntaron al Papa "¿Cómo reza el Papa?". Y él contesto:

Como todos los cristianos, habla escucha. Algunas veces reza sin palabras y es en esos momentos cuando más escucha. Lo más importante es que "oye" y trata de unir el rezo a sus obligaciones, sus actividades, su trabajo y de unir su trabajo al rezo. De esta forma, día tras día, trata de llevar a cabo su "servicio", su "ministerio", que viene de la voluntad de Cristo y de la tradición viva de la Iglesia (Juan Pablo II a la juventud del mundo).

Todos quisiéramos fórmulas facilidades para aprender a rezar, sentir siempre bonito y nunca aburrirnos o desesperarnos en nuestra oración.

¿Qué sucedería si  Cristo instalara un contestador telefónico automático en el cielo?
Imagínate rezando y escuchando el siguiente mensaje:

Gracias por llamar a la Casa de mi Padre. Por favor selecciona una de estas opciones:
v     Presiona 1 para peticiones.
v     Presiona 2 para acciones de gracias.
v     Presiona 3 para quejas.
v     Presiona 4 para cualquier otro asunto.

Imagínate que Dios usara esta conocida excusa:

De momento todos nuestros ángeles están ocupados, atendiendo a otros clientes.

Por favor manténgase rezando en la línea, su llamada será atendida en el orden que fue recibida.

¿Te imaginas obteniendo este tipo de respuestas cuando llames a Dios en tu oración?:
-Si deseas hablar con Gabriel presiona 5.
-Si es con Miguel presiona 6.
-Si es con cualquier otro ángel, presiona 7.
-Si quieres que el Rey David te cante un salmo presiona 8.
-Si deseas obtener respuestas o preguntas necias sobre los Dinosaurios, la edad de la Tierra, donde esta el arca de Noe, por favor espérate a llegar al cielo.

¿Te imaginas lo siguiente en tu oración?:
Nuestra computadora señala que llamaste hoy. Por favor despeja la línea para otros que también quieren rezar... O bien: nuestras oficinas están cerradas por Semana Santa. Por favor, vuelve a llamar el lunes. Y para terminar marque la tecla gato…

Gracias a Dios que esto no sucede...
Gracias a Dios que le puedes llamar a Dios cuantas veces necesites...
Gracias a Dios que a la primera llamada, El siempre te contesta...
Gracias a Dios por que la línea de Jesús nunca esta ocupada...
Gracias a Dios que El nos responde y nos conoce por nuestro nombre...
Gracias a Dios que El conoce nuestras necesidades antes de que se las manifestemos...
Gracias a Dios porque de nosotros depende llamarle en oración...

Acércate a Dios con confianza, con constancia, con cariño y con la seguridad que serás inmediatamente atendido, sigue el ejemplo de Jesús que se acercó a la oración en los momentos de triunfo y de fracaso, en los momentos de alegría y de tristeza, en los momentos de dolor y en los momentos en que todo estaba bien, pero sobre todo aprende a acudir a Jesús en las grandes o pequeñas decisiones que tienes que tomar en tu vida.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-08-29


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMarque la tecla gato para terminar… a tus favoritos?
  -    No