Búsqueda      Idioma 
     

Marta, María y Lázaro
Jn 11,1-45 (Artículo)
La calidad en el amor
Mt 26,14-27,66 (Artículo)
La Cena de los misterios
Jn 13,1-15 (Artículo)
Una oportunidad para “remar mar adentro” (Artículo)
Cristo me salva con su vida, muerte y resurrección (Artículo)

La vida consagrada es mi vida
CHILE | MIEMBROS | TESTIMONIOS
Reflexiones de Araceli Delgado, consagrada del Regnum Christi, sobre el momento presente del Movimiento.

Araceli Delgado
Araceli Delgado, consagrada a Dios en el Regnum Christi.

Texto tomado del LeCristo de Chile del mes de noviembre de 2011.

En septiembre tuvimos en Roma la oportunidad de reunirnos con el Delegado Pontificio, Cardenal Velasio de Paolis, quien ha venido acompañándonos y a todo el Regnum Christi en este caminar de renovación personal e institucional. Fruto de ese encuentro surge la carta que recientemente hemos recibido. Esta carta es una “señal” inequívoca de que estamos en manos de la Iglesia y del Papa. El Delegado junto con sus consejeros ha venido a decirnos que el Regnum Christi es una obra de Dios y que Él es el primer interesado en ella. Nos manifestaron que quieren ayudarnos a cuidar esta obra para que llegue a la plenitud de Dios y así seguir siendo para la Iglesia y para el mundo un instrumento para que muchas almas lleguen al conocimiento del amor de Cristo.

Para algunos esta carta dice mucho y para otros quizá no dice nada. Lo que sí expresa claramente es el deseo que tiene la Iglesia de acompañarnos en este momento: “No están solos, cuentan con nosotros, aquí estamos para ayudarles”, palabras que repitieron constantemente en dicho encuentro.

Monseñor sí dejó claro algo, y es que “en la visita apostólica se constató que los miembros consagrados estamos muy agradecidos por nuestra vocación y vivimos con alegría nuestra consagración a Dios según los consejos evangélicos, conscientes de que así ofrecemos un servicio precioso a la Iglesia”.

El Regnum Christi debe ser una respuesta a lo que necesita la Iglesia actual. Por eso, el Cardenal no habla de una refundación ni de una separación, sino de una justa autonomía, “en general se percibe un juicio positivo sobre la relación entre la Legión y las personas consagradas en el Regnum Christi”.

Al mismo tiempo sigue diciendo que se deberá garantizar “una justa autonomía, de la que las personas consagradas deben gozar y que les corresponde en cuanto forma asociativa en la Iglesia”, manteniendo con la congregación de los Legionarios de Cristo “un vínculo en la participación, aunque sea diferenciada, en el mismo carisma, espiritualidad y apostolado, conservando un tesoro precioso que han heredado”. Por tanto, se buscará “una configuración adecuada, que corresponda al derecho canónico, para custodiar, promover y desarrollar mejor ese tesoro”.

Existen tres niveles para este discernimiento, uno personal, que es ponerse delante de Dios con todo su ser para dejarse iluminar y hacer una decisión y opción personales. Otro, el compartir con los hermanos en la vocación, pues Dios nos habla directamente a través de su Palabra, pero también a través de nuestros hermanos…

¡¡Cuánto enriquece a uno escuchar al otro que vive contigo, que está a tu lado, que es parte de tu vida porque vive el mismo ideal que tú!! Y el tercer nivel es uno superior, el de las decisiones, decisiones que se tomarán con la participación de todos los consagrados de manera ordenada y estructurada. Este nivel es el que la Iglesia nos marcará en los próximos meses.

Estamos acostumbrados a un mundo de respuestas fáciles y rápidas, pero debemos de confiar en nuestra querida Iglesia y saber que sus respuestas están llenas de prudencia, reflexión y profunda oración para buscar siempre agradar y servir a Dios.

Debemos ser conscientes de que estamos creciendo en “ser UNO”, en “ser FAMILIA”, la familia del Regnum Christi, que congrega a multitud de seglares, a consagrados y consagradas, y a la congregación de los Legionarios de Cristo. Familia que se apoya, se escucha y se acompaña a un fin que es el mismo para todos: “llegar a Cristo, alcanzarlo definitivamente en el Cielo”.

Hay que rezar, rezar mucho, rezar por todos y cada uno de nosotros, por el Regnum Christi, pues como el papa Benedicto XVI ha dicho recientemente, “Donde está Dios, hay futuro, hay esperanza”.

*****

Araceli Delgado actualmente desempeña su trabajo apostólico en Chile.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-11-14


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa vida consagrada es mi vida a tus favoritos?
  -    No