Búsqueda      Idioma 
     

Alerta sobre el «síndrome de Jonás».
2014-07-21 (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
La identidad sacerdotal (Artículo)
«Dios, que inició en ti la obra buena, Él mismo la lleve a término» (Artículo)

El tornillo que me faltaba
ESPAÑA | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Cuando salí de casa, en España, mi padre me dijo: Cristina, espero que en México encuentres el tornillo que te falta.

Misiones

Hace muchos años que quería venir de misiones, pero siempre encontraba cosas que creía mejores para hacer en verano. Este año me decidí. Lo hice por mí misma, vine porque estaba deprimida, vacía. Pensé que ayudando a los demás me autoayudaría un poco. Creía que haría labor humanitaria, pero cuando llegué aquí y oí tanto hablar de Dios, pensé: Están todas locas, ¿cómo pretenden que vayamos nosotras, que lo tenemos todo, a hablar de Dios a personas que no tienen para comer? Estaba confusa. De pequeña siempre estuve muy cerca de Dios, pero últimamente, no.

Llamé a mi casa y dije que quería irme. Pero había algo que no me dejaba hacerlo: eran la alegría y las ganas de vivir que emanaba de esas personas. Al empezar las misiones se me fue abriendo el corazón. No sé cómo sucedió, simplemente Dios empezó a entrar en él día a día. Él venía acompañado de alegría y consuelo a mi corazón. Mis compañeras dicen que se me nota hasta en la cara. Me confesé y lloré, fue como volver a nacer. Ahora entiendo a mi madre y a todas las personas que como ella aman a Dios y están orgullosas de ello.

Cuando salí de casa, mi padre me dijo: Cristina, espero que en México encuentres el tornillo que te falta. Lo dijo en broma, aunque luego cruzamos una mirada que decía que ambos sabíamos que algo buscaba. Yo no sabía exactamente qué era, creo que él, sí. Ahora lo sé, lo he encontrado. Quizá Él me ha encontrado a mí. En Jesucristo he encontrado el amigo fiel, lo que le faltaba a mi alma. No creo que lo que he hecho sea generoso, pues he recibido cien mil veces más de lo que he dado. Ahora comprendo el sentido de la evangelización: si yo, que tengo todo tipo de comodidades y una familia estupenda, tengo tal necesidad de Dios, cómo no van ha tenerla las personas que en esta vida no han tenido tanta suerte como yo. Cristina Rodríguez. Madrid, España. 20 años.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2002-06-26


Juventud y Familia Misionera - Link
Catholic World Mission - Link
Evangelizadores de tiempo completo - Link
 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl tornillo que me faltaba a tus favoritos?
  -    No