Búsqueda      Idioma 
     

Hacer memoria de Dios.
2014-08-15 (Artículo)
«Por encima de todo, tu voluntad, Señor» (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)

La Cristiada, un tema desconocido y lleno de mitos
MÉXICO | APOSTOLADO | NOTICIAS
Una conferencia del P. Luis Alfonso Orozco, L.C., en Guadalajara, organizado por la Escuela de la Fe.

P. Luis Alfonso Orozco, L.C.
El P. Luis Alfonso Orozco, L.C., presentando el tema de la "cristiada".

Tomado del Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, del 21 de junio de 2012.

El martes 12 de junio, por la noche, en Hacienda la Providencia, el Padre Luis Alfonso Orozco, Religioso Legionario de Cristo, ofreció una Conferencia exponiendo los resultados de su Tesis Doctoral, así como  material de algunos de sus libros, para seguir ahondando en el tema de la persecución religiosa en México, una realidad ignorada todavía por muchos mexicanos.

Organizada por la Escuela de la Fe, esta ponencia fue un éxito y reunió a un centenar de personas interesadas en conocer más acerca de estos tópicos, de los cuales “no se habla en los libros de historia oficial”. Esta Agrupación se encarga de promover, entre los católicos, Diplomados, Talleres, Conferencias, con la finalidad de que adquieran una mayor y mejor formación en materia de fe.

De inicio, el Padre Alfonso identificó los momentos de una agresión a la libertad religiosa en nuestro país, que se inició de manera directa con la Revolución Mexicana, y que concluyó (aunque en la realidad continúa hasta nuestros días) en 1938. Dentro de este período, los mexicanos, cansados de la vulneración de sus libertades y en legítima defensa de su fe, se levantaron en armas. Este capítulo ha sido conocido como La Cristiada o Guerra Cristera (de 1926 a 1929). En todo este lapso de persecución, abundaron los Mártires que dieron testimonio de Cristo. Y, por cierto, las reliquias de algunos de ellos estuvieron expuestas durante la charla.

México tiene identidad guadalupana

Por otra parte, el también Profesor del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, afirmó que, de inicio, no se entiende México sin el evento Guadalupano: “Hay que tomar en cuenta que, antes de la Conquista, no podemos hablar de un país; era, más bien, un territorio con multitud de tribus diferentes que peleaban entre sí. Después del doloroso parto de la Nación Mexicana que fue la Conquista, puede hablarse ya de identidad nacional a partir de 1531. De hecho, la Independencia de México no marca el inicio del país; en 1821 (fecha de la Consumación de la misma) no se hace México; sólo se independiza”.

Entonces, la identidad de México es, como tal, la fe; una cultura de devoción, sobre todo a La Guadalupana, en una nación que, para la época de la Revolución, se consideraba 98% católica, asentó el investigador: “De ahí que no se entienda que, justamente los ‘héroes’ mexicanos, los oficiales, sean personas totalmente anticlericales. Hay que tomar en cuenta que los Gobiernos de la Revolución son prácticamente la misma línea que gobernó México hasta el año 2000. Este grupo creó una ‘historia oficial’ mexicana, con sus propios héroes y villanos”.

La persecución se debe al odio a la fe

Durante la época carrancista (del Presidente Venustiano Carranza Garza), se intensificó el odio a la fe, y de ahí, se sucedieron, paulatinamente, atentados contra las creencias y devociones de los mexicanos. Ejemplo de ello fue la bomba colocada en la Basílica de Santa María de Guadalupe.

Después llegó a la Presidencia de la República el General Plutarco Elías Calles, calificado por el expositor como una persona fanática: “Se dice que un fanático es alguien que no piensa, no razona y es intolerante. Calles reunía estas características. Él pensaba que podía y debía erradicar la fe del pueblo; quiso aplicar los Puntos de la Constitución de 1917 en su forma más radical, redactando una serie de normas que serían llamadas más tarde ‘la Ley Calles’”.

Por eso surgió la lucha por la libertad religiosa en México, a la que se sumaron, en su mayoría, campesinos y gente de pueblo, personas sencillas que sólo querían recuperar el derecho a manifestar libre y públicamente su fe. De esta época existen testimonios de numerosas víctimas inocentes, pero también de muchos Mártires; aquéllos que hasta el último momento fueron testigos de su fe, que no tomaron las armas, pero fueron personas -Sacerdotes y Laicos- que valientemente predicaron a Cristo hasta las últimas consecuencias.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2012-06-29


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Evangelizadores de Tiempo Completo
Virgen Peregrina de la Familia
Aguílas Guadalupanas
Amigos NET

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa Cristiada, un tema desconocido y lleno de mitos a tus favoritos?
  -    No