Búsqueda      Idioma 
     

Suelta tu carga (Artículo)
25 años de consagración a Dios en el Movimiento (Artículo)
¿Eres un hombre o una mujer de luz?
2014-09-22 (Artículo)
Cuando Dios manda ángeles con ropaje humano (Artículo)
El Proyecto Pastoral de la Evangelii Gaudium (Artículo)

Una historia para recordar, una historia que construir
INTERNACIONAL | MIEMBROS | NOTICIAS
25 años de consagración de María del Río, Lorli Pregel y Ángeles Conde.

María del Río.
María del Río: "Una de mis alegrías en mi vida consagrada ha sido la lucha por la vida interior".

“¡Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir!” (Vita Consecrata nº 110).

Este año varias consagradas cumplen 25 años de consagración. Tres de ellas aquí nos comparten sus reflexiones de lo que ha sido para ellas esta experiencia de vida, su consagración a Dios en el Movimiento.

María del Río
Se consagró el 31 de agosto de 1987, es española y actualmente está estudiando en Roma.

Una de mis alegrías en mi vida consagrada ha sido la lucha por la vida interior. La perspectiva del tiempo, me ha permitido distanciarme de mí misma y apreciar algún fruto de esta lucha. He visto como si en mi corazón hubiese una doble dimensión, una vida superpuesta, la diaria, con sus tensiones y preocupaciones y otra que va fluyendo en el interior. La segunda se ha ido convirtiendo poco a poco en una vida dulce, pacífica, plena, gozosa, porque es vida divina. Se ha ido fraguando con la gracia de Dios y la soledad de creaturas, pues requiere de un corazón indiviso. Aún no es el cielo pues continua el  esfuerzo, virtud, trabajo, seguir cruzando oscuridades… pero es alegría, pues como dice S. Juan de la Cruz, “a vida eterna sabe”.

Lorli Pregel
Se consagró el 8 de septiembre
Lorli Pregel
Lorli Pregel: "El gozo más profundo es poder mirar atrás y ver el gran misterio de gracia y de correspondencia libre, vivido día a día".
de 1987. Tiene nacionalidad austriaca, pero nació y creció en España. Actualmente es la directora del centro de Düsseldorf
.

Este aniversario ha significado mucho más de lo que inicialmente hubiera yo imaginado y comencé desde hace un año una preparación interior para vivirlo de manera muy consciente. Me ha impresionado mucho llegar a esta fecha con el alma llena de alegría y gratitud, por el don inmenso de mi vocación en la vida consagrada del Regnum Christi. El gozo más profundo es poder mirar atrás y ver el gran misterio de gracia y de correspondencia libre, vivido día a día. Cuando me consagré, estaba segura de mi vocación, ciertamente no sabía en su totalidad todo lo que implicaba realmente una vida dedicada toda a Dios. Ahora, mirando atrás  puedo ver, con cuánta paciencia y suavidad, Dios me fue introduciendo en el misterio de amor tan hermoso y tan profundo que es el ser toda de Él, de ser llamada a compartir de manera tan íntima su amor esponsal y ser instrumento de ese amor para las almas. Todo ha sido gracia y don en estos años. Pero también veo con inmenso gozo, que han sido 25 años vividos día a día, tratando de corresponder, aunque sea pobremente a lo que Dios me pedía. No tengo grandes trofeos apostólicos que ofrecer, ni grandes heroísmos de santidad (de hecho siempre me he sentido muy cobarde en la lucha por la santidad); pero en mi pequeñez y debilidad he tratado de prestarme a Dios en lo que Él me pedía y eso es mi mayor “trofeo”. Hoy día, una de mis grandes ilusiones es poder colaborar por seguir sosteniendo y construyendo el Regnum Christi, el tercer grado, a quien (después de mis padres) debo todo lo que soy como cristiana y como consagrada.

Ángeles Conde
Se consagró el 8 de septiembre de 1987. Es española, está estudiando en Roma y colabora en proyectos sobre la historia del Movimiento.

Respecto a la vivencia de la dimensión contemplativa
Ángeles Conde
Ángeles Conde durante un curso sobre la oración en Chilapa, Veracruz, sosteniendo una custodia que utilizaba San Rafael Guízar y Valencia cuando misionaba.
y conquistadora en nuestra vida, yo creo que la vida consagrada, por su misma naturaleza, es contemplativa y conquistadora. Porque Jesús era contemplativo y conquistador, y somos de Jesús, seguimos a Jesús, nos transformamos en Jesús, por la gracia de Dios. Siento que nuestra vida es toda oración, amor y gracia. Y que el pozo desborda en las almas, cuando está lleno. Quizá en los primeros años pensaba que conquistaba almas para Jesús, o lo intentaba al menos. Pero con los años he constatado que el que conquista las almas es Él, y que lo único importante es vivir escondidos en Él, dejándole a Él serlo todo en nuestra vida. Por eso me siento muy llamada a crecer en oración, en intimidad con Cristo; vivir en presencia de Dios y entregarle la propia vida y voluntad con muchísima confianza en su amor, sin reservas y sin espejismos. Todo es gracia y todo lo hace Él en uno mismo y en las almas, pero sólo si uno quiere, si uno consiente, con todo lo que implica. Por eso también, en este sentido, todo es querer… Y en realidad también el querer lo sostiene una gracia, pues el amor con que lo amamos también nos lo da Dios.

Así que nada más encuentro en mi vida un gran amor, un abismo de gracia y misericordia que me hace muy feliz, una infinita bondad de Dios, y espero no ser obstáculo para que alcancen a todos aquellos con quienes me encuentre camino al cielo. Esto es lo que me ha venido a la mente al pensar en nuestra vocación consagrada contemplativa y conquistadora. Sueño con un tercer grado lleno de Dios.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2012-11-14


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarUna historia para recordar, una historia que construir a tus favoritos?
  -    No