Búsqueda      Idioma 
     

Hacer algo por Dios
Jn 20,19-31 (Artículo)
Tenía que padecer y resucitar
Lc 24,35-48 (Artículo)
Llevando la alegría del Evangelio (Artículo)
"Ir de misiones es compartir la alegría de conocer a Cristo" (Artículo)
No tengan miedo.
2015-04-06 (Artículo)


Vida espiritual

El Movimiento Regnum Christi ofrece a sus miembros unas pautas para una espiritualidad basada en el Evangelio como un ideal de vida cristiana. El camino espiritual que siguen los miembros del Regnum Christi consiste principalmente en conocer, amar, imitar y anunciar a Cristo. Este es el camino y estos son los objetivos.

A continuación, ofrecemos algunos recursos que pueden ayudar a nutrir la vida espiritual de los miembros del Movimiento y de cualquier cristiano.


Meditación del día

Miedo a la alegría.
2015-04-19
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, en esta oración, Tú vienes a mi corazón y me dices: La paz esté contigo, porque bien sabes cuántas cosas me roban esa paz que Tú me das: la falta de vida interior, el activismo, la opinión de los demás. Tú no eres un fantasma, estás vivo y te nos das en la Eucaristía, en la oración, ¡Aleluya!

Petición (pide eso que sabes que te ayudará a hacer mejor tu oración)

Señor, que abra mi corazón y me deje transformar en tu presencia para gozar de tu paz y de tu amor.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Lucas 24, 35-48

Cuando los discípulos regresaron de Emaús y llegaron al sitio donde estaban reunidos los apóstoles, les contaron lo que les había pasado en el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. 

Mientras hablaban de esas cosas, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz este con ustedes". Ellos desconcertados y llenos de temor, creían ver un fantasma. Pero él les dijo: "No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona, Tóquenme y convénzanse: un fantasma no tiene ni carne ni huesos, como ven que tengo yo". Y les mostró las manos y los pies. Pero como ellos no acababan de creer de pura alegría, y seguían atónitos, les dijo: "¿Tienen aquí algo de comer?" Le ofrecieron un trozo de pescado asado; él lo tomó y se puso a comer delante de ellos.

Después les dijo: "Lo que ha sucedido es aquello de que les hablaba yo, cuando aún  estaba con ustedes: que tenía que cumplirse todo lo que estaba escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos".

Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras y les dijo: "Esta escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto".

Palabra del Señor.

Reflexiona lo que Dios te dice en el Evangelio (te sugerimos leer esto que dijo el Papa)

«El mismo Señor se aparece en la sala y les dice: “Paz a ustedes”. Varios sentimientos irrumpen en el corazón de los discípulos: miedo, sorpresa, duda y, por fin, alegría. Una alegría tan grande que por esta alegría “no alcanzaban a creer”. Estaban atónitos, pasmados, y Jesús, casi esbozando una sonrisa, les pide algo de comer y comienza a explicarles, despacio, la Escritura, abriendo su entendimiento para que puedan comprenderla. Es el momento del estupor, del encuentro con Jesucristo, donde tanta alegría nos parece mentira; más aún, asumir el gozo y la alegría en ese momento nos resulta arriesgado y sentimos la tentación de refugiarnos en el escepticismo, “no es para tanto”. Es más fácil creer en un fantasma que en Cristo vivo. Es más fácil ir a un nigromante que te adivine el futuro, que te tire las cartas, que fiarse de la esperanza de un Cristo triunfante, de un Cristo que venció la muerte. Es más fácil una idea, una imaginación, que la docilidad a ese Señor que surge de la muerte y ¡vaya a saber a qué cosas te invita!  Ese proceso de relativizar tanto la fe que nos termina alejando del encuentro, alejando de la caricia de Dios. Es como si “destiláramos” la realidad del encuentro con Jesucristo en el alambique del miedo, en el alambique de la excesiva seguridad, del querer controlar nosotros mismos el encuentro. Los discípulos le tenían miedo a la alegría… Y nosotros también.» (Homilía de S.S. Francisco, 24 de abril de 2014).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

(Proponte uno personal, el que más amor implique. Si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación).

Voy a dejar a un lado mis temores y mi reticencia para invitar hoy a alguien a misa, y compartir mi alegría pascual.


«Una persona alegre obra el bien, gusta de las cosas buenas y agrada a Dios. En cambio, el triste siempre obra el mal.»

(Pastor de Hermas, Mandamientos, 10,1)


La meditación del día es un servicio que ofrece el Regnum Christi de manera gratuita a sus sucriptores por correo electrónico. Si le interesa recibir la meditación del día u otros servicios, puede suscribirse en el siguiente enlace.

Si le interesa mandar una suscripción de regalo a otra persona, puede llenar la siguiente forma.

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2015-04-19


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2015 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMiedo a la alegría.2015-04-19 a tus favoritos?
  -    No