Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Ser testigos de que es posible vivir el evangelio con radicalidad
INTERNACIONAL | MIEMBROS | NOTICIAS
Una conversación con Jorge López, responsable general de los consagrados del Regnum Christi.

Un momento de la posada que tuvieron los consagrados del equipo de Roma.
Un momento de la posada que tuvieron los consagrados del equipo de Roma.

Jorge López, responsable de la rama masculina del tercer grado del Regnum Christi concedió recientemente una entrevista en la que aborda el camino que ha recorrido con los consagrados desde que cuentan con un gobierno interno propio y comparte los retos que han de enfrentar durante 2013.

-- Han pasado más de seis meses desde que iniciaste tu servicio como Responsable general de los consagrados del Regnum Christi, ¿qué ha sido lo más relevante en estos meses como parte de tu programa personal?

Para mí han sido meses de aprendizaje y de escucha. Escucha del Espíritu Santo pero no menos de cada uno de los consagrados, pues en cierto modo Él habla a través de nuestros hermanos. En estos meses he hablado en privado con la mayoría de los consagrados y he tenido muchos momentos de convivencia y oración con ellos. Me ha quedado claro que mi labor no es la de “hacer” un buen “programa”, fruto de mi inteligencia, sino de que todos los consagrados colaboremos en realizar el “programa” de Dios sobre la vida consagrada en el Regnum Christi. Este programa lo vamos redescubriendo juntos y, en algunos aspectos, lo estamos incluso “estrenando”, como en la vida fraterna en equipo, pues por primera vez tenemos equipos con consagrados en apostolado. Por cierto, valoro y agradezco profundamente la generosidad del padre Álvaro y de los legionarios de Cristo que nos han dejado sus centros para que el tercer grado masculino pudiera tener sus casas propias. Ahí se ve con los hechos que somos un cuerpo y una familia.

 

-- Entre las tareas que el Delegado Pontificio te ha encomendado está presidir con Gloria Rodríguez la Comisión para la revisión de Estatutos
Jorge López y otros consagrados con el Delegado Pontificio, el padre Álvaro Corcuera y el padre Gianfranco Ghirlanda en la sede de la dirección general;
Jorge López y otros consagrados con el Delegado Pontificio, el padre Álvaro Corcuera y el padre Gianfranco Ghirlanda en la sede de la dirección general.
de los consagrados del Regnum Christi. ¿Cómo encaja esto con tus otras responsabilidades?

Nuestra principal tarea es la renovación del tercer grado. Nos ayuda mucho a avanzar en esta dirección el proceso de revisión de los Estatutos y la reflexión sobre los Lineamientos del carisma, vividos desde la oración y en un clima de diálogo maduro en la fe. Poder colaborar en la Comisión se ha convertido para mí en un medio valioso para esta renovación.

Ya se han enviado a los equipos (tanto de la vida consagrada femenina como masculina) los dos primeros temas: sobre la identidad y el carisma; y un borrador de Estatutos particulares para los consagrados del Regnum Christi como punto de partida para la reflexión personal y comunitaria. El proceso de revisión por parte de los equipos prevé que todos dediquemos un tiempo adecuado para orar, considerar delante de Dios y compartir. Las aportaciones que han ido llegando a la Comisión son muy ricas, por la diversidad de experiencias y mentalidades (tantas como consagrados) y por la gran convergencia y sintonía que hay en los puntos esenciales. Somos conscientes de que necesitamos ser hombres de fe y de vida interior, y que debemos profundizar en las orientaciones que la Iglesia nos da a través del Delegado para encontrar con más claridad lo que el Señor quiere de nosotros. Percibo una clara conciencia de que nadie puede pretender tener la “propiedad exclusiva” del carisma. El carisma del Regnum Christi es de Dios y que nos toca escucharle a Él en la oración y también a través de los demás y de las diversas formas de vivir el mismo carisma.

Trabajar con las consagradas, con quienes compartimos
Sesión de trabajo con los responsables territoriales de los consagrados de la rama masculina del Regnum Christi y sus consejeros
Sesión de trabajo con los responsables territoriales de los consagrados de la rama masculina del Regnum Christi y sus consejeros.
este carisma específico del tercer grado, es muy enriquecedor. Ellas nos ayudan a ponderar y valorar más aspectos de nuestra vocación común como son la oración o el sentido mismo de nuestra consagración. Creo que también ellas se benefician de nuestra experiencia como consagrados y les da luz para el camino.

-- ¿Cuáles han sido tus principales preocupaciones en estos meses?

He encontrado muchísimo apoyo de todos los consagrados, lo cual agradezco profundamente. Una de mis preocupaciones ha sido iluminar el momento presente del tercer grado y acompañar a todos en su camino. En este sentido, hay una legítima preocupación por nuestro futuro, sobre todo considerando que somos un grupo relativamente pequeño -en este momento 85, considerando a los que están en el bienio de formación- y que en el año 2012 trece hermanos nuestros han dejado la vida consagrada después de considerar delante de Dios que no era su camino.

Alguno me preguntaba «¿qué será del tercer grado? ¿Hay un futuro para nosotros?». A esta generación nos toca caminar un poco como Abraham, confiados en la promesa que Él nos ha hecho de que nuestra vocación es ya, y será aún más en el futuro, una bendición para muchos hombres y mujeres. Lo importante, me parece, no es tanto ser más o menos en número, sino vivir fielmente y con gozo lo que Dios quiere de nosotros, sin aflojar espiritualmente. Y también hay que vivir con pasión, no como “jornaleros”,  sino como amigos del Señor, como hijos del Padre, como hermanos de Jesús. Es la alegría en el seguimiento del Señor lo que se contagia y que cada
Foto de grupo de los consagrados que desarrollan su apostolado en la Ciudad de México y algunos jóvenes que estudian en el Centro Estudiantil.
Foto de grupo de los consagrados que desarrollan su apostolado en la Ciudad de México y algunos jóvenes que estudian en el Centro Estudiantil.
consagrado está llamado a testimoniar con su vida y también con palabras.

Por otra parte la esperanza puesta en el futuro es un llamado a nuestro compromiso en el “hoy” del Regnum Christi que necesita de nosotros, de nuestro modo peculiar de vivir la vocación al Regnum Christi. Hoy varios consagrados son verdaderas columnas del Movimiento realizando su labor con acierto y abnegación y haciendo presente a Cristo. Todo esto supone mucho trabajo que necesitamos asumir con equilibrio. Medio en serio, medio en broma alguna vez he dicho “ama y haz lo que puedas”. Tenemos que trabajar mucho, ahora más que nunca, pero amando y orando mucho más.

-- En este sentido, ¿en qué consiste ese modo propio de vivir la vocación al Regnum Christi por parte de los miembros de tercer grado, del que hablabas antes?

En estos meses estamos reflexionando sobre este punto. Somos laicos consagrados del Regnum Christi. Aquí hay tres elementos esenciales que suman y se enriquecen, no se contraponen: laicos, consagrados, en el Regnum Christi. Un consagrado vive al mismo tiempo la vida laical y no es por ello ni menos consagrado ni menos laico. Jesucristo, que también vivió consagrado al Padre y ocupado en los
Momentos de reflexión entre consagrados del equipo de Roma en la Sede del responsable general
Momentos de reflexión entre consagrados del equipo de Roma en la Sede del responsable general.
asuntos temporales, sigue presente en medio de los hermanos y activo en la Iglesia a través de los laicos consagrados. El evangelio nos presenta a Jesús que comparte la vida con los hombres y las mujeres de su tiempo, que no se fuga del mundo, sino que más bien se mete en él para ganarlo para el Padre. Jesús ora y vive como apóstol en todo tipo de circunstancias: no es ajeno al mundo del trabajo, realiza su misión en ambientes diversos, sabe dar espacio a la verdadera amistad, trata con personas de diversas culturas, costumbres y condiciones. Cristo valora las realidades temporales y descubre en todas ellas la presencia y el amor del Padre. Lo vemos comprometido en la transformación de la sociedad –si fuera el caso cuestionando la “cultura dominante”- y también a modo de fermento en la masa.

Sobre todo queremos imitar a Jesucristo, cercano a la vida de todos, uno entre los hermanos, apóstol y levadura en el mundo, ayudando a que todos descubran y amen al Padre en las circunstancias concretas de la vida. Nos identificamos con Jesucristo que anuncia y hace
Un momento de convivencia  previo a la navidad con Gloria Rodríguez y el equipo de la Sede de la Responsable general.
Un momento de convivencia previo a la navidad con Gloria Rodríguez y el equipo de la Sede de la Responsable general.
presente el Reino con su palabra y con sus obras, pero sobre todo con su estilo de vida, con lo que Él es. Nos sentimos llamados a esto como consagrados del Regnum Christi, viviendo en pobreza, castidad y obediencia, tal como vivió Jesús, consagrando nuestras vidas y el mundo para Dios. La asunción de los consejos evangélicos no nos aleja del mundo sino que, al unirnos más estrechamente a Dios, nos indica un modo particular de estar en el mundo sin ser del mundo, nos hace ser más cercanos a los hombres. Es un grito que atestigua que es posible vivir y encarnar el evangelio con radicalidad, sin retirarse del mundo y sin rebajas.

Por otra parte, lo específico nuestro en el campo apostólico  no está en si realizamos actividades diferentes a los legionarios o a los laicos de primero o segundo grado. Más bien radica en vivir el “modo propio” de un laico consagrado del Regnum Christi, según el modelo de Jesucristo que he comentado antes. Ese “modo propio” requiere la capacidad de ver lo bueno y verdadero, venga de donde venga; exige gran capacidad de diálogo para establecer “puentes” entre personas y experiencias de vida; nos pide convicción y madurez y también preparación profesional, liderazgo y disciplina. Sin estos elementos la disponibilidad total para la misión del Movimiento en la Iglesia –que es algo que nos distingue- se convertiría en palabra hueca.

En otro orden de cosas, los consagrados estamos llamados a ser vínculos de unidad entre todos los miembros del Regnum Christi como también a ser apóstoles que han asimilado y viven plenamente qué es ser miembro del Regnum Christi, su espíritu y metodología.

Para lograr alcanzarlo es preciso un
Algunos consagrados que desarrollan su apostolado en Europa en un paseo durante la octava de navidad.
Algunos consagrados que desarrollan su apostolado en Europa en un paseo durante la octava de navidad.
proceso de formación que lleve a interiorizar el carisma y a configurarnos con Jesús. Por esta transformación en Cristo, obra de la gracia y de la colaboración humana, buscamos adquirir, por connaturalidad, una inteligencia bien formada, un corazón generoso y una identidad bien arraigada que nos permita discernir en toda circunstancia cómo actuar de manera evangélica. Es una vocación profética que requiere mucha humildad así como dejar al Espíritu Santo que obre en profundidad.

-- Para terminar, ¿qué quisieras decir a los legionarios de Cristo y a las consagradas del Regnum Christi en esta etapa que estamos recorriendo?

Somos hermanos por muchos motivos. Uno no menor es que el Señor nos ha hermanado en el sufrimiento, particularmente en los últimos años. Los hermanos se pertenecen y se necesitan, y nosotros nos necesitamos mutuamente. Sobre todo nos necesitamos para recorrer este camino junto al Señor. Nos necesitamos para permanecer en Él y que Él permanezca en nosotros. Ahí está la clave de la unidad: no tanto en un consenso o en unos estatutos -que también habrá que plasmar- sino en permanecer unidos a Jesucristo y en Jesucristo, pues la unidad del Movimiento es consecuencia de estar unidos a Él. Pienso que en este desierto por el que estamos caminando –y por donde también camina la Iglesia- Dios está forjando un Pueblo “suyo” como lo hizo con Israel y como lo hizo con los primeros apóstoles.



FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-01-15


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarSer testigos de que es posible vivir el evangelio con radicalidad a tus favoritos?
  -    No