Búsqueda      Idioma 
     

«Hoy es el momento de la cosecha, tras una larga siembra» (Artículo)
Cuando en Navidad te dedicas a amar (Artículo)
El evento más grande de la historia y tú has sido invitado (Artículo)
¡Donde nace La Alegría! (Artículo)
"Vuestra vocación es al amor, y al amor más grande" (Artículo)

Para construir un mundo mejor, un mundo sin quejas
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Ahora te estoy proponiendo, yo a ti, asumir este reto de 21 días sin quejas, lamentos, sin críticas y chismes».

Chismes y maledicencia
"La mayoría de las veces uno es responsable de lo que hace, de lo que sufre y de lo que ama".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

Si no puedes cambiarlo, entonces cambia tu actitud...  ¡Pero no te quejes!, agradece lo que tienes en lugar de lamentar lo que no tienes.

El Dr. Viktor. E. Frankl, decía que: “uno es responsable de lo que hace, de lo que sufre y de lo que ama”. De ahí que les lanzo una simple propuesta: los que deseen participar, deben de colocarse una pulsera morada con la leyenda «Un mundo sin quejas» y resistir 21 días sin lamentarse por nada ni una sola vez”, es decir, "me duele la cabeza" o "nada me está saliendo bien", calladitos nos vemos mejor. Si durante ese periodo los participantes emiten algún lamento, deben cambiarse la pulsera de muñeca y volver a empezar. Los resultados serán sorprendentes, ¿cuántos podrán superar este reto?, ¿cuánto tiempo les tomará?, los que lo han hecho, por lo menos les ha costado un mínimo de 5 meses, es decir, se lo tomaron en serio, pero les costó un tiempo que evidencia la terrible presencia de la “cultura de la queja” tan presente en nuestras vidas.

Esta es la historia de la gestación de una idea existencial muy simple que ayudará, a quien acepte el reto, a tomar las riendas de su vida con optimismo y positivamente.

Un reto que cambiará tu vida y la de tus semejantes.

Ahora te estoy proponiendo, yo a ti, asumir este reto de 21 días sin quejas, lamentos, sin críticas y chismes..., si lo logras, habrás hecho de tu vida un paraíso en la tierra, como dice Don Miguel Ruiz en sus “Cuatro Acuerdos”; tendrás mejor ánimo, menos dolores, relaciones más favorables, mayor autoestima, etc.; serás una persona más feliz, más congruente y armoniosa.

¿Crees que puedes aceptar el reto?

Seis millones de personas ya lo han logrado desde 2006 cuando Will Bowen lanzó esta campaña en EEUU. Cada día se suman más personas para lograr un mundo mejor. Ya existen organizaciones para apoyar "Un mundo sin quejas".

Muchas personas decían que no se quejaban demasiado, pero con el ejercicio se dieron cuenta que lo hacían unas 20 veces en promedio al día.

Quejarnos se ha convertido en una pandemia.

¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse? El clima, el tránsito, la inseguridad en las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza, etc., etc. Lo único que ganamos con la QUEJA es SENTIRNOS PEOR.

"Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos, estamos emitiendo una actitud discordante. Esta actitud, de acuerdo a la Ley de Atracción, será devuelta a nosotros, pero multiplicada. Esto alimenta aquello de lo que nos quejamos, lo hacemos más grande". Ejemplo: si dices: “estoy mal, estoy mal, estoy mal”, atraerás justamente lo que pediste: estar mal.

¿Qué te parece la siguiente idea?: ABANDONAS LAS QUEJAS Y TE LLENAS DE GRATITUD.

Así que mantén una observación especial de tus pensamientos y palabras y cada vez que te descubras quejándote, expresa un agradecimiento a la vida, al trabajo, a la salud... o a cualquier cosa que puedas agradecer de corazón... siempre tendrás algo para agradecer. Cada vez que emitas una queja tendrás que volver a empezar la cuenta de los 21 días desde uno.

Si pienso una queja o crítica pero no la digo, ¿también cuenta?

Por suerte, NO. Sólo las palabras que salen de tu boca son las que cuentan en esta primera etapa del ejercicio. Quienes lo han logrado, reconocen que no es para nada fácil, pero después de las tres semanas, ó más, que tardes en lograr la meta, dejarás inclusive de criticar con la mente.

¡Adelante!... acepta el reto... demuéstrate que puedes y vive la responsabilidad de la GRATITUD como una experiencia que se "siente"... y asciende a un mayor nivel de conciencia, y al despertar, el panorama de la vida será más amplio y amable contigo.

No hace falta que te pongas una pulsera morada como la que te propuse al inicio, utiliza tu reloj de pulsera, o una moneda, o una piedrita en el bolsillo, o algún objeto pequeño y sencillo, el que tú quieras, lo dejo a tu elección; algo que puedas llevar contigo durante el día  y que, con su presencia, te esté recordando tu compromiso personal de no quejarte. Será una especie de “testigo silencioso” que te observará y recordará constantemente, y será de gran utilidad para “aprender a darnos cuenta” de todas las veces que nos quejamos. No hay que darle fuerza a la queja, simplemente cambias la pulsera de brazo o la piedra de bolsillo y ya. Lo importante es darnos cuenta, no culparnos. Y a comenzar de nuevo hasta llegar a los 21 días.

Rompamos como cristianos esas “ideas lastre” tales como: “qué dura es la vida”, “todo me sale mal”, “soy un desastre”, “cuánto desencanto”, “para sufrir venimos a este mundo”, “unos nacen con estrella y nosotros estrellados” y perdamos el miedo a la libertad de ser responsables de lo que hagamos, de lo que suframos y de lo que amemos.

¿Por qué 21 días?

Los científicos y los expertos en conducta humana dicen que toma 21 días crear un hábito. Nos tomará 21 días dejar el hábito de la queja y formar el nuevo hábito de ser RESPONSABLES DE NUESTRA GRATITUD. ¿Preparado para comenzar el reto?

¡Anímate!, ¡puedes lograrlo!, y harás que este mundo se convierta en la antesala del Verdadero Paraíso: el Cielo.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-02-25


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarPara construir un mundo mejor, un mundo sin quejas a tus favoritos?
  -    No