Búsqueda      Idioma 
     

Marta, María y Lázaro
Jn 11,1-45 (Artículo)
La calidad en el amor
Mt 26,14-27,66 (Artículo)
La Cena de los misterios
Jn 13,1-15 (Artículo)
Una oportunidad para “remar mar adentro” (Artículo)
Cristo me salva con su vida, muerte y resurrección (Artículo)

La joya perdida
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«No permitas que las horas del reloj de tu vida, pasen sin tener un propósito y coarten tus deseos de crecer y ser mejor persona, no dejes que el estrés y el remolino ambiental te traguen en cosas vanas y superficiales».

Tiempo
"Horas diarias pasadas frente a un televisor es una joya perdida".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

El tiempo pasa, y pasa volando, cada vez parece que las horas se nos acortan, quisiéramos agarrar el tiempo en nuestras manos y decirle, ya detente, no sigas avanzando, cómo nos gustaría detener el reloj, especialmente en aquellos momentos en que experimentamos de forma especial y profunda la felicidad, la alegría, la paz, el gozo de un triunfo personal. Otros vivimos tan estresados y agobiados, que necesitaríamos por lo menos unas 12 horas más dentro de las 24 o por el contrario tal vez, se van desgranando las horas del reloj, sin darnos cuenta, horas y horas pasan sin hacer nada, en conversaciones vanas e inútiles, en interminables horas detrás de un televisor o de la computadora, convirtiendo nuestra vida en infructuosa, bien dice el refrán el tiempo es oro, ¿es así para ti?

Cruzando el desierto, un viajero vio a un árabe sentado al pie de una palmera. A poca distancia reposaban sus caballos, pesadamente cargados con objetos de valor.

Aproximándose muy preocupado, le dice: “¿Puedo ayudarte en algo?”.
—¡Ay! —respondió el árabe con tristeza—, estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas.

¿Qué joya era esa? —preguntó el viajero.
—Era una joya —le respondió su interlocutor— como no volverá a hacerse otra. Estaba tallada en un pedazo de piedra de la Vida y había sido hecha en el taller del tiempo. La adornaban veinticuatro brillantes alrededor de los cuales se agrupaban sesenta más pequeños. Ya ves cómo tengo razón al decir que no se podrá producir jamás una joya igual.
Así como me lo explicas  —dijo el viajero— tu joya debía ser preciosa. ¿Pero no crees que con mucho dinero se pueda hacer otra igual?
—La joya perdida —respondió el árabe, volviendo a quedar pensativo—, era un día: y un día que se pierde no se vuelve a encontrar jamás.

Esta es una gran verdad. No dejes que se pierda una hora en tu vida que podría ser muy productiva. Horas diarias pasadas frente a un televisor, o simplemente platicando con amigos sin que sean realmente productivas, es una joya perdida. Invirtamos hoy el mejor tiempo, primero con Dios, luego con la familia y en tercer lugar creciendo como personas.

Decálogo para la utilización del tiempo

1. Busca tiempo para meditar; es un ejercicio necesario para llegar a la profundidad de tu corazón.
2. Busca tiempo para leer; es una manera de perfeccionarte con el saber de los demás.
3. Busca tiempo para rezar; es el modo de entrar en contacto con Dios y expresarle tu amor.
4. Busca tiempo para dialogar; es la acción más noble del ser humano a través de la cual uno escucha y habla, recibe y da; y así crece y se consolida la amistad.
5. Busca tiempo para amar; es la esencia de la vida que brinda al ser humano sentido y felicidad.
6. Busca tiempo para contemplar la naturaleza; es el arte de Dios, donde Él se ha manifestado con toda su belleza.
7. Busca tiempo para trabajar diligentemente; es el precio que has de pagar para realizarte a ti mismo, ser útil a los demás y construir una sociedad más justa y humana.
8. Busca tiempo para viajar; es una actividad que enriquece en gran manera, porque entras en contacto con gentes y culturas diversas que te pueden complementar.
9. Busca tiempo para evaluarte a ti mismo; es un momento propicio para hacer balance y decidir con energía lo bueno que debes potenciar y lo malo que debes corregir.
10. Busca tiempo para observar a los demás; es una actitud que te enseñará mucho y te ayudará a imitar lo positivo de los otros y a evitar sus defectos.

No permitas que las horas del reloj de tu vida, pasen sin tener un propósito y coarten tus deseos de crecer y ser mejor persona, no dejes que el estrés y el remolino ambiental te traguen en cosas vanas y superficiales. Qué tal el día que nos tengamos que presentar ante Dios y ofrecerle, como fruto de 80 años de vida, lo que pudimos tal vez haber realizado en sólo 20 o 40. ¿Qué explicaciones le podremos dar? ¿Qué hicimos con los restantes años? Pasar por la vida como pasan las nubes por el cielo un día de vendaval; o lo que sería peor, vegetar y vagar sin sentido y sin rumbo.. por eso manos a la obra y aprovecha cada instante de tu vida, haciendo el bien


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-05-27


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa joya perdida a tus favoritos?
  -    No