Búsqueda      Idioma 
     

Enviados a llevar la alegría del Evangelio.
2014-07-09 (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
La identidad sacerdotal (Artículo)
«Dios, que inició en ti la obra buena, Él mismo la lleve a término» (Artículo)

La vasija de la misericordia
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Hoy no debo olvidar que sigo siendo la vasija de misericordia para que el orgullo no termine perdiendo fácilmente lo que por misericordia he recibido».

Vasija de barro
"Ayúdame en este día a no creerme la vasija de cristal, de oro o de plata, mas recordar en mi diario caminar que soy simplemente una vasija quebrantada, mas en tus manos restaurada".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

Dios, en sus designios, sigue escogiendo y llamando a corazones sencillos; sí, corazones llenos de amor, paciencia, humildad, ¿o los llamarías de perfil bajo? Cada vez que pasa por en frente de nuestras vidas nos observa, mide, pesa y, dependiendo de esta mirada profunda, nos escoge. ¿Te interesa ser escogido por el Señor, por el Maestro? Bueno, tienes la oportunidad de ser elegido, solo necesitas, ¿qué necesitas?, ¿cuáles son las características que Dios busca en nosotros? Recuerda al joven rico del Evangelio, lo tenía todo: bueno, inteligente, cumplía fielmente la ley, simpático, generoso, bueno, déjame aclararlo, aparentemente generoso, todo parecía que iba bien hasta el momento en que tuvo que decidir entre sus riquezas y al Maestro. Una historia alegre terminó en un joven que se retiró triste. ¿Qué le faltó? Te comparto esta historia, espero que te ayude a reflexionar.

El maestro estaba buscando una vasija para usar; en el estante había muchas, ¿cuál escogería? “Llévame”- gritó la dorada. "Soy brillante, tengo un gran valor y todo lo que hago, lo hago bien; mi belleza y mi brillo sobrepasa al resto y para alguien como tú, maestro, el oro sería lo mejor".

El maestro pasó sin pronunciar palabra; él vio una plateada, angosta y alta: "Yo te sirvo amado maestro, vertería tu vino y estaría en tu mesa cada vez que comieras; mis líneas son agraciadas y mis esculturas son originales, y la plata te alabaría para siempre".

Sin prestar atención el maestro caminó hacia la de bronce, era superficial, con una boca ancha y brillaba como un espejo: "Aquí,  aquí" -grito la vasija. "Sé que te seré útil, colócame en tu mesa donde todos me vean". "Mírame" -gritó una copa de cristal muy limpia. "Mi transparencia muestra mi contenido claramente, soy frágil y te serviré con orgullo, y sé con seguridad que seré feliz de morar en tu casa".

Vino el maestro seguidamente hacia la vasija de madera, sólidamente pulida y tallada: "Me puedes usar maestro amado, pero úsame para las frutas dulces y no para el insípido pan" Luego el maestro miró hacia abajo y fijó sus ojos en una vasija de barro, vacía, quebrantada y destruida, ninguna esperanza tenía la vasija de que el Maestro la pudiera escoger para depurarla y volverla a formar, para llenarla y usarla.

“¡Ah!, esta es la vasija que he deseado encontrar, la restauraré y la usaré, la haré toda mía. No necesito la vasija que se enorgullezca de sí misma, ni la que se luzca en el estante, ni la de boca ancha, ruidosa y superficial, ni la que demuestre su contenido con orgullo, ni la que piensa que todo lo puede hacer correctamente, pero sí esta sencilla, llena de mi fuerza y de mi poder" Cuidadosamente el maestro levantó la vasija de barro, la restauró y purificó y la llenó en ese día. Le habló tiernamente diciéndole: "Tienes mucho que hacer, solamente viértete en otros como yo me he vertido en ti".

Y mientras leía y meditaba en estas palabras, recordé que soy simplemente una vasija que, por misericordia Dios, me ha llenado. Hoy, por lo tanto, no debo olvidar que sigo siendo la vasija de misericordia para que el orgullo no se eleve por encima de mi corazón y termine perdiendo fácilmente lo que por misericordia he recibido.

"Señor, para mostrar tu amor y tu misericordia, un día tomaste mi vida quebrantada, inútil, destruida y tristemente deshecha, pero en tus manos toda mi existencia cambió. Hoy soy lo que soy, solo por misericordia. Ayúdame en este día a no creerme la vasija de cristal, de oro o de plata, mas recordar en mi diario caminar que soy simplemente una vasija quebrantada, mas en tus manos restaurada. Que en medio de mis debilidades, tu misericordia restaure siempre mi vasija, para así poder pertenecer a una de tus vasijas escogidas”.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-06-10


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLa vasija de la misericordia a tus favoritos?
  -    No