Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
La persona no es valiosa por lo que posee.
2014-11-24 (Artículo)
"En el amor está nuestra victoria" (Artículo)

Miserando atque eligendo
MÉXICO | RECURSOS | TESTIMONIOS
Testimonio del P. Jesús Ángel López Mijares, L.C.

P. Jesús Ángel López Mijares, L.C.
P. Jesús Ángel López Mijares, L.C.

“Miserando atque eligendo”, no es solamente el lema que ha escogido nuestro Papa Francisco; esas palabras expresan la realidad que se esconde detrás de cada vocación. El amor misericordioso de Dios Padre, que no quiere dejar a su Iglesia sin pastores, sigue tocando en los corazones de tantos jóvenes para que acepten generosamente el llamado de su Hijo a trabajar y entregarse por su Iglesia.

Yo ahora me estoy acercando al altar, con la conciencia de saber que es Dios quien nos da la fuerza necesaria para seguirle en el sacerdocio y de manera particular en esta barca de la Legión y le agradezco de manera infinita todos esos detalles con los que me ha ido llevando para descubrir este llamado.

Uno de esos detalles que Dios me ha regalado es mi familia, pues sin los ejemplos de fe y caridad que desde pequeño recibí, y  sin su apoyo a lo largo de este camino creo que simplemente no estaría aquí. Un par de esos ejemplos de fe y devoción que guardo con gran cariño corresponden al tiempo de navidad: El primero se daba el 12 de diciembre, día en que celebramos a la Virgen de Guadalupe,  pues en casa durante muchos
P. Jesús Ángel López Mijares, L.C.
años se tenía el rezo del rosario en la cochera de casa y se traía un grupo de matachines (danzantes folclóricos) en honor de la Virgen y, aunque yo hacía lo posible por escaparme de esos momentos, los recuerdo con gran cariño. El otro ejemplo del que quiero hacer mención consiste en la preparación del pesebre o nacimiento, pues nos llevaba varios días de preparación ya que por su tamaño abarcaba toda la cochera de casa e, incluso en una ocasión, gran parte del techo con una estrella a cinco metros de alto. Recuerdos todos ellos que van haciendo profundizar en el amor a Dios de una manera sencilla y al mismo tiempo sin necesidad de grandes discursos.

Creo que mi niñez y juventud fueron tranquilas, sin grandes sobresaltos, sin un gran entusiasmo por la religión, pero sí un gran entusiasmo por el deporte, las grandes amistades y el despertar de las ilusiones y esperanzas por lo que yo creía podría ser mi futuro. Mi sueño durante la secundaria y el primer año de preparatoria era entrar en el ejército y hacer carrera allí. Pero Dios tenía otro ejército preparado para mí y lo descubrí al final del primer año del bachillerato. 

Tengo dos hermanos menores que yo, Pablo y Ramsés, y he de decir que gracias a Pablo descubrí primero el centro vocacional y después la vocación. En 1998 cuando mi hermano Pablo terminó sus estudios de primaria, mis papás le empezaron a buscar otro lugar para que estudiara la secundaria y alguien les comentó del Centro Vocacional de Monterrey, presentándolo, según recuerdo yo, a manera de internado, así que mis papás pidieron una cita para ir a conocer el lugar y ver qué decía mi hermano, solamente que el día en que tenían la cita mi papá no pudo acudir por motivos de trabajo. Y sorpresa, el hermano mayor tuvo que acompañar a su hermanito a conocer el centro vocacional, total un día me bastó para dejarme con una gran curiosidad y le agradezco al padre que allí mismo me invitó a pasar el verano allí, “de vacaciones”. Todo esto fue apenas unas semanas antes de comenzar el curso de verano, así que se pueden imaginar la sorpresa en casa ante la noticia y las carreras por conseguir todo lo necesario. Inicié el curso de verano junto a mi hermano en el Centro Vocacional de Monterrey, pero a los 15 días, mitad del curso, tenía que decidir si quería seguir en el CV o no, pues en Monterrey no había segundo de bachillerato y si quería seguir tenía que trasladarme a la Ciudad de México, así que sin pensarlo mucho acepté. Esto tomó de sorpresa a todos en casa, pues yo iba sólo “de vacaciones” y ahora estaba por partir hacia el Centro Vocacional del Ajusco, que se encuentra en la capital de la República. Dejando a mi hermano en Monterrey y, aunque después descubrió que no era su camino, le agradezco el que haya sido el instrumento del que Dios se quiso valer para que conociera la Legión.

Cuánto agradezco la confianza y el apoyo de mis padres y familiares en esos momentos, pues su apoyo incondicional y su amor siempre ha sido un sostén en los momentos en que no veía claro en mi camino vocacional.

En el Centro Vocacional del Ajusco, donde estuve solamente un año, fui conociendo la vocación sacerdotal y profundizando poco a poco en ella y en el plan que Dios tenía para mí, a través de la Legión. De ese año tengo muy grabada en la memoria una visita que tuvimos a la Villa, donde el padre José Antonio López, que era nuestro rector nos invitó a dejar nuestra vocación y nuestro mismo corazón en las manos de la Morenita. Durante ese mismo curso el Papa Juan Pablo II realizó una de sus visitas a México; es un recuerdo de la apostólica que me ha ayudado mucho en mi discernimiento, pues tuvimos la oportunidad de ir al estadio Azteca para ver al Papa, escucharlo y presenciar cómo movía el corazón y las acciones de las personas. Al final de ese año fue el paso al noviciado, primero a Monterrey para recibir la sotana legionaria y luego a Cheshire, Conn., donde tuve la oportunidad de hacer mi primer año de noviciado al final del cual salí hacia Salamanca, España, donde seguí profundizando en la realidad de la consagración a Dios por medio de los consejos evangélicos, allí tuve también mis primeras dificultades para seguir este llamado de Dios, pero al mismo tiempo las gracias necesarias para decirle sí a Dios en el momento de la profesión religiosa. 

Las prácticas apostólicas fueron un momento muy especial, pues fue el darme cuenta de cómo no es uno el que obra y se esfuerza, sino la gracia de Dios que actúa usándonos como instrumentos elegidos en su gran amor y misericordia. Tuve la oportunidad de estar ayudando en el Cumbres de Torreón y en el ECYD con el entonces Club Fulmen, hoy Faro. Allí tuve grandes ejemplos sacerdotales, así como de los miembros del RC que saben vivir sus compromisos bautismales de cara a Dios en cada momento. Las dificultades siempre estuvieron allí, pero con la gracia de Dios salimos adelante y regresamos a Roma para terminar los estudios de filosofía y teología.

Estos últimos años sin duda han sido difíciles, no solamente por las noticias que tuvimos acerca de nuestro fundador, sino por las diversas reacciones que provocó en cada uno, pero al mismo tiempo al menos personalmente estos años de prueba y purificación me han ayudado a profundizar y madurar esa primera respuesta a Dios, ese “fiat” dentro de la Legión, motivado para superar muchas limitaciones personales y seguir con un amor renovado este llamado amoroso de Dios a trabajar en su Legión y por la Iglesia.

No se puede terminar un testimonio vocacional, sin darle gracias a Dios por su llamado y que de una u otra forma ha estado siempre presente en nuestra vida. Al mismo tiempo agradezco a quienes me han ayudado en este camino como superiores y formadores que me han mostrado el camino del amor a Dios en la Legión y a las personas que han entrado en mi vida gracias a esta vocación y finalmente a todos mis familiares.


El P. Jesús Ángel López Mijares, L.C., nació el 14 de octubre de 1981 en Monclova, Coahuila de Zaragoza, México. Ingresó el 15 de septiembre de 1999 al noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey, México. Emitió la primera profesión religiosa en 2001 y la profesión perpetua en 2010. Estudio humanidades clásicas en Salamanca, España. Es licenciado en filosofía y bachiller en teología por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Trabajó en la pastoral juvenil en Torreón, México. Actualmente forma parte del equipo de formadores del Centro Vocacional del Ajusco, México D.F.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-12-14


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMiserando atque eligendo a tus favoritos?
  -    No