Búsqueda      Idioma 
     

Hacer memoria de Dios.
2014-08-15 (Artículo)

Don inmerecido
BRASIL | RECURSOS | TESTIMONIOS
Testimonio vocacional del P. Eder Luis Monegat, L.C.

P. Eder Luis Monegat, L.C.
P. Eder Luis Monegat, L.C.

Nací en São Lourenço d’Oeste, en el estado de Santa Catarina, Brasil. Mi región está llena de inmigrantes europeos, concretamente italianos y alemanes. Vivía sumergido en la cultura europea, aunque me encontraba en Brasil.  De hecho, mis antepasados son italianos. Esta cultura me ha ayudado a crecer en la fe y en la vocación sacerdotal, algo que agradezco de todo mi corazón. Hay muchos valores que admiro de este modo de vivir que la cultura europea ha legado a Brasil, sobretodo en la fe y costumbres.

Soy el mayor de dos hermanos.  Viví mi infancia jugando futbol con mis amigos, participando de las actividades de la Iglesia y entre mis familiares. Solía visitar a mis tíos que tenían una casa en el campo, y me divertía bastante, pues me la pasaba jugando con mis primos. Más que ayudar, estorbaba.

Cuando tenía 6 años mi papá falleció, dejando a mi mamá y mi hermano. Fue algo muy fuerte, pero lo poco que estuve con él aprendí la responsabilidad y sobre todo el hecho de ayudar el prójimo, pues él lo hacía muy a menudo.  Más adelante he visto el hecho de la muerte de mi papá con mucha confianza, pues Dios sabe lo
P. Eder Luis Monegat, L.C. (
que permite y todo es para nuestro bien.
Mi mamá siempre fue una persona de mucha fe, pues veía todo desde el punto de vista de Dios, y he aprendido mucho con ella y ha influenciado enormemente en mi vocación. Gracias a ella, Dios pudo darme la vocación, Él pudo obrar en mí, porque mi mamá me transmitió una fe católica sencilla desde niño.

La llamada a ser sacerdote

Mi vocación nació, como era de esperarse, en torno a la familia. Mi mamá a menudo, me llevaba a peregrinaciones marianas, que de hecho son muy frecuentes en la región. Recuerdo que estas peregrinaciones me ayudaban a rezar y estar más cerca de la Virgen; Ella como buena madre me llevado de la mano en todas los momentos de mi vocación. Iba a Misa con mi familia los domingos y frecuentaba el catecismo para la primera comunión. Rezaba el rosario con mi familia una vez al mes de niño, precisamente cuando la Virgen Peregrina de Fátima pasaba por nuestra casa.

Un hecho significativo en aquellos tiempos fue el ejemplo de mi párroco. Con su testimonio de sacerdote me entraron ganas de ser como él. De hecho, le dije a mi mamá que quería ser sacerdote, pero me dijo que eran cosas de niños. De todos modos, este deseo fue aumentando a tal punto de hacerse fuerte, y culminó en la decisión de entrar en el Centro Vocacional. Este sacerdote siempre ha ayudado los demás, siempre se le veía contento y disponible a los parroquianos, en la medida de lo posible buscaba visitar sus parroquianos.

Vocación legionaria

Cuando tenía unos 10 años, pasó por la región donde vivía el P. Santiago Villafaña, L.C, invitando niños al Centro Vocacional, me impactó su alegría y su cercanía. Nadie por aquel entonces me había invitado al seminario; fue providencial la gira que hizo por mi zona, porque en mi diócesis no hay seminarios menores, pues ya desde temprana edad tenía la inquietud de ser sacerdote.

Mi mamá apoyó mi decisión de dar un tiempo a Dios. Incluso, gracias a ella, se cumplieron los planes de Dios con relación a mi vocación. Bastó una visita del sacerdote legionario para decidirme a ir al cursillo de verano en el Centro Vocacional de Curitiba. Como era de esperarse, le costó mucho a mi mamá dejar a su niño de 12 años emprender un viaje de más de 400 km, y sabiendo que probablemente no iba a regresar tan pronto a casa.

Me apenaba dejar el futbol y la música, pues eran mis dos pasiones, pero algo más fuerte que yo me decía para hacer una experiencia profunda de Dios. Pero incluso yendo al Seminario pude desarrollar estas cualidades humanas que me preocupaban. Encontré varios amigos en el Centro Vocacional y vi que varios formadores querían ayudarme en el desarrollo de mi vocación.

Los años en la Legión

Me sentí en casa desde los primeros momentos en el Centro Vocacional. Entré en el año de 1996 en Curitiba. He vivido experiencias muy bonitas y he crecido en mi vocación. De hecho, entré en el Centro Vocacional con el deseo de hacer la Voluntad de Dios. Con el tiempo esta ilusión fue aumentando y consolidándose con la formación legionaria. No tenía vergüenza de decir que durante este periodo estaba descubriendo lo que Dios quería de mí respecto a la vocación, aunque por dentro tenía muchos indicios de la autenticidad del llamado.

Las demás etapas de formación me ayudaron a formarme y entregar mi vida a Cristo: noviciado, humanidades, prácticas apostólicas, filosofía y teología. De manera particular, me acuerdo del último año de teología, pues fue un año de gracia sobre todo para prepararme al grande don que recibiría. Jamás he tenido dudas sobre la vocación; pruebas, muchas y fuertes, pero jamás puse en cuestión lo que Dios me pedía.

Estoy sumamente agradecido con Dios y con las personas que me han ayudado en el camino hacia el sacerdocio. No he hecho nada por merecer el llamado de Cristo, sino que solamente he respondido a su elección.  La elección vino por parte de Dios, no fui yo quien decidí emprender este maravilloso camino. Por eso, me gusta pensar en mi vocación como un don inmerecido, porque la obra vocacional es de Dios.


El P. Éder Monegat, L.C nació el 5 de marzo de 1983 en São Lourenço d’ Oeste, Santa Catarina, Brasil. Ingresó al noviciado de la Legión de Cristo en São Paulo, Brasil el 18 de marzo de 2000. Emitió su primera profesión religiosa en el año 2002 y la profesión perpetua en el año 2008. Estudió las Humanidades Clásicas en Salamanca, España. Es licenciado en filosofía y bachiller en teología por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Colaboró con la pastoral juvenil y vocacional en las ciudades de Rio de Janeiro, Curitiba y Porto Alegre (Brasil) y Asti (Italia). Actualmente forma parte del equipo de formadores del Centro Vocacional de la Legión en São Paulo, Brasil.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-12-14


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarDon inmerecido a tus favoritos?
  -    No