Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
25 años de consagración a Dios en el Movimiento (Artículo)
¿Eres un hombre o una mujer de luz?
2014-09-22 (Artículo)
CEFAS, comunidades para la Nueva Evangelización (Artículo)

Dios cumple su promesa. ¿Qué esperas recibir esta Navidad?
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«¿A quién esperamos? ¿Qué tipo de mesías es el que esperamos o nos hace esperar nuestra situación personal?».

Esperar en Adviento.
"Esta actitud en el fondo esconde un gran equivoco: pensar que no necesitamos nada. Sentir que lo tenemos todo".

El Adviento, nos ha introducido sabiamente a estos días de preparación para la navidad… “Se acercan los días, dice el Señor, en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la casa de Judá. En aquellos días, yo haré nacer del tronco de David un vástago santo, que ejercerá la justicia y el derecho en la tierra. Entonces Judá estará a Salvo, Jerusalén estará segura y la llamarán, El Señor es nuestra justicia” (Jer 33,14-16) palabras llenas de esperanza, palabras que esperaban que se cumplieran, Dios no dejaría a su pueblo a merced de su suerte… realmente esperaban contra toda esperanza…
 
¿Qué promesa esperaban?, ¿qué esperaba el pueblo de Israel? El tiempo se encargó de ir “humanizando”, a esta promesa, es decir, al Mesías. Pronto los doctores de la ley fueron acoplando la imagen del Mesías al contexto histórico que el pueblo vivía. Así, poco a poco, llegamos a un Mesías muy diverso del anunciado. El pueblo de Israel esperaba un gran guerrero que venciera a los romanos. Así la liberación sería meramente política. Su nación dominaría sobre otras naciones. Sería la nación más poderosa sobre la tierra.

El tiempo, las guerras, las angustias crearon este salvador. Un salvador totalmente alejado de lo que nos anunciaban las escrituras. Un mensajero de paz, de bondad, de justicia, amor y libertad.

Esta Navidad 2013: ¿Qué esperamos? No será que las circunstancias han hecho erosión en nuestra fe y también nosotros esperamos algo diverso. Y digo algo: quizá un evento extraordinario, algo mágico muy especial. Algo diverso que nos saque de la rutina de nuestras navidades. ¡Qué tristeza sería que para esta Navidad nuestra espera se fundara en estas cosas!

¿A quién esperamos? Esta es la pregunta correcta. A preguntas correctas, respuestas correctas. ¿Qué tipo de mesías es el que esperamos o nos hace esperar nuestra situación personal?

No será que con tristeza tendremos que reconocer que nosotros esperamos también un rey a nuestra medida, ¿que solucione mis necesidades personales?. Quizá algo así como un títere que haga lo que nosotros queramos. Un Dios que a cualquier petición nuestra nos la conceda. Algo así como “el genio de la lámpara maravillosa”.

Para mí todo esto no sería lo peor. Lo peor sería precisamente no esperar. Esto si es grave. El Niño puede ser recibido sólo allí donde se le espera. Si no es así reducimos  la Navidad a un evento social más; quizá el de más importancia.

Esta actitud en el fondo esconde un gran equivoco: pensar que no necesitamos nada. Sentir que lo tenemos todo.

Quien de nosotros no se sienta necesitado; quien de nosotros no tenga la necesidad de alguien que le ayude, simplemente no podrá vivir la Navidad. Y esto es así. ¿Por qué? Porque la Navidad es esencialmente un evento de salvación: la navidad es para los que esperamos que se realice la promesa de Dios, la navidad es para los que necesitamos de Dios, la navidad es para los que queremos salvarnos. Dios mismo que viene a salvarnos.

“Los cristianos adoptaron la palabra "Adviento" para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre "provincia" denominada tierra para visitar a todos; invita a participar en la fiesta de su Adviento a todos los que creen en él, a todos los que creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra adventus se quería decir substancialmente: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras” (Benedicto XVI, I domingo de Adviento 2009).

Qué no sea diferente para nosotros, recibamos al verdadero Mesías, a nuestro Salvador este día 24 de diciembre, acéptalo, experiméntalo y verás como todo en tu vida cambiará…. FELIZ NAVIDAD


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-12-09


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarDios cumple su promesa. ¿Qué esperas recibir esta Navidad? a tus favoritos?
  -    No