Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
La persona no es valiosa por lo que posee.
2014-11-24 (Artículo)
"En el amor está nuestra victoria" (Artículo)

He encontrado la respuesta que buscaba
| APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Un campo nuevo que tiene como fundamento justamente la unión entre las ciencias de la vida y la filosofía.

Bioética - Ateneo Regina Apostolorum
Profesores y alumnos de la Facultad de Bioética del Ateneo Regina Apostolorum.
Soy un oncólogo (experto en cáncer) de Curitiba, una gran ciudad al sur de Brasil. Como médico aprendí a trabajar bien con la ciencia y sus principios. De hecho muchas veces escuché de mis profesores de medicina que nuestra finalidad era emplear los mejores conocimientos médicos en favor de los pacientes, estar al día y tener un gran interés por seguir aprendiendo. Esto fue suficiente para lograr que fuésemos buenos médicos, pues nos motivó a prepararnos para reconocer las señales y síntomas de cada enfermedad, hacer el diagnóstico exacto y prescribir la mejor medicina.

Algunos años después, llegué a ser, por vocación, oncólogo, y así pude descubrir alguno de los mayores límites de esta ciencia. El dolor, el sufrimiento y la muerte me acompañaron con frecuencia y por bastantes días durante mi vida profesional. Muy rápido aprendí que para cada paciente, cada familia, cada realidad social, había algo más que entregar, y que, por tanto, la ciencia por sí misma no bastaba. La medicina entonces debía consistir, -pensé para mis adentros-, más en palabras de esperanza que en fármacos, más en atención y disponibilidad que en técnica, más en presencia que en sueños imposibles y quizás, realmente, sea más un arte que una ciencia. En realidad creo que ha sido y es, por vocación, caridad.

Buscaba en mi pequeño universo una respuesta a estos interrogantes. Debía haber algo que me ayudara a tomar la decisión correcta, precisamente en uno de los campos más complejos de la medicina; un campo en donde la ciencia por sí misma no podía contestar a todas estas necesidades ni tenía la posibilidad de solucionar los dilemas en que nos encontramos muchas veces. Fue así como lo encontré en la Bioética: un campo nuevo que tiene como fundamento justamente la unión entre las ciencias de la vida y la filosofía. Es un nuevo planteamiento y un nuevo universo, que ve al hombre en su totalidad. Todo estaba por explorar para un joven oncólogo como yo.

Comencé a estudiar Bioética por mí mismo, gracias a mi participación en algunos congresos en Italia, pues en Brasil había pocas posibilidades y hoy, desgraciadamente, aún es así. Sin embargo, no lograba comprender todo el universo de la filosofía, de la antropología, de la teología, del derecho, sin los cuáles no podía seguir adelante con mis objetivos. Supe que en Roma los Legionarios de Cristo habían fundado la primera Facultad de Bioética en el mundo. Me dije entonces: "Ésta es mi oportunidad para llegar a un verdadero y mejor conocimiento en este campo, pues se trata de una Facultad Católica que tiene como uno de sus principales objetivos, la defensa de la vida". Era precisamente eso lo que estaba buscando.

He venido solo. Mi esposa, también médico, no ha podido venir conmigo, pues debe acabar su especialidad en Radiología en Brasil este año antes de poder venir a Roma. Una separación física temporal, ciertamente, pero no de corazón. Hay en ella un amor infinito e inspirado por Dios, que ha sabido comprender la gran importancia que tiene este proyecto para mí.

En Roma, pues, en la Facultad de Bioética, he encontrado la respuesta que buscaba. Hay aquí una gran estructura, bien organizada, rica en conocimientos, con personas de todas las nacionalidades como yo, quienes también han empezado con un sueño; cada uno con su historia personal, con diversas costumbres y experiencias, con la familia cerca o lejos, con diferentes proyectos, pero en fin, encontrando un lugar donde identificarse con otros con las mismas inquietudes de vida. Ahora juntos nos empeñamos en el mismo objetivo de crear un mundo mejor, basado en el valor de la vida y en la visión integral de la persona humana.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2002-09-15


Ateneo Pontificio Regina Apostolorum - Link
XI Encuentro de la Asociación Internacional de Escuelas de Medicina Católicas - Galeria
 


Artículos relacionados

- Nace la primera facultad de Bioética del mundo

 
- XI Encuentro de la Asociación Internacional de Escuelas de Medicina Católicas


Enlaces relacionados

Red Misión
Familia Unida
CIFFA
Instituto Juan Pablo II para la familia
Virgen Peregrina de la Familia

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarHe encontrado la respuesta que buscaba a tus favoritos?
  -    No