Búsqueda      Idioma 
     

Alerta sobre el «síndrome de Jonás».
2014-07-21 (Artículo)
Falleció el P. Cyril, quien fuera responsable de la Escuela de la Fe en Nigeria (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
"Ahora te toca a ti; depende de ti" (Artículo)
Salud en Movimiento (Artículo)

Con cariño para mi mamá
EL SALVADOR | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Lo que hace maravillosa a una madre, es el espíritu abnegado que la mueve a sacrificar tiempo, fuerzas y, de ser necesario, hasta la salud por el bien de su hijo».

Mamá y su bebé
"Cuidemos este tesoro tan especial que Dios ha puesto en nuestras manos".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

Dios nos ha regalado a todos los hijos un tesoro incalculable, un diamante muy fino, es decir, a una “MAMÁ”. Una madre es alguien que nos guía y nos inspira; ella nos ayuda a lograr nuestros sueños y deseos; con su sabiduría y profundidad, alumbra el sendero de sus hijos y les trae alegría.

Lo que hace maravillosa a una madre, es el espíritu abnegado que la mueve a sacrificar tiempo, fuerzas y, de ser necesario, hasta la salud por el bien de su hijo.

En cierta ocasión, un niño parcialmente sordo volvió del colegio a su casa; llevaba una nota de la dirección, la cual recomendaba que los padres lo sacaran del centro docente, ya que «era demasiado falto de inteligencia para aprender».

La madre del niño leyó la nota y dijo: «Mi hijo Tom no es “falto de inteligencia”. Yo misma le enseñaré».

Cuando Tom murió muchos años después, los estadounidenses le rindieron homenaje apagando todas las luces del país durante un minuto, pues este Tom fue el que inventó la lámpara incandescente, y no solo eso, también inventó el fonógrafo y un rudimentario proyector de películas. En total, Thomas Edison patentó más de mil inventos (Thomas A. Edison, 1847-1931).

Cierta vez preguntaron a una madre cuál era su hijo preferido, aquel que ella más amaba, y ella, dejando entrever una sonrisa, respondió:

“Nada es más voluble que un corazón de madre. Y, como madre, le respondo:
El hijo predilecto, es aquel a quien me dedico en cuerpo y alma…
Es mi hijo enfermo, hasta que sane.
El que partió, hasta que vuelva.
El que está cansado, hasta que descanse.
El que está con hambre, hasta que se alimente.
El que está con sed, hasta que beba.
El que está estudiando, hasta que aprenda.
El que está desnudo, hasta vestirlo.
El que no trabaja, hasta que se emplee.
El que se enamora, hasta que se case.
El que se casa, hasta que conviva.
El que es padre, hasta que críe a sus hijos.
El que prometió, hasta que cumpla.
El que debe, hasta que pague.
El que equivocó el camino, hasta que se convierta.
El que llora, hasta que calle.
El que está triste, hasta que se alegre”
.

Y ya con el semblante bien distante de aquella sonrisa, completó:

“El que ya me dejó… hasta que lo reencuentre en el cielo…”.

Valoro y te agradezco por ser quien eres, un faro de luz y de amor en mi camino. Cuidemos este tesoro tan especial que Dios ha puesto en nuestras manos. Gracias por ser quien eres, MAMÁ TE AMO…


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-05-06


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarCon cariño para mi mamá a tus favoritos?
  -    No