Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Cuando al final llegas a la meta
EL SALVADOR | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«La perseverancia es decisiva para dar valor a todos nuestros grandes o pequeños triunfos, aunque no ganemos la medalla de primer lugar».

Carrera olímpica
"En la perseverancia todo encuentra su plenitud, su sentido final; sin ella, todo es en balde".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

El hombre, a lo largo de la vida, lucha de múltiples maneras por la conquista del éxito; el que tiene una meta, la quiere alcanzar y hará todo lo que esté de su parte por conseguirla. Éxitos parciales, momentáneos, pequeños éxitos que nos alegran increíblemente: Aquel título de bachiller, con su banquete y su, quizá, primer brindis formal; aquella laboriosa primera declaración, coronada por un «sí» como una promesa; aquel primer trabajo entregado en la universidad con una nota del profesor indicando que estuvo bien; aquel primer puesto de trabajo; la nueva nómina; el primer cobro importante...

¡Cuánto esfuerzo, olvidado muchas veces, para ir cubriendo los sucesivos objetivos!

Sin embargo, no ofrece dudas, hay un éxito concreto, un determinado éxito, que es el único que importa, ¿tú ya sabes cuál es? Tu vida es una constante carrera, debes prepararte para ella y la debes de correr, cuántos testimonios de hombres, deportistas, literatos, inventores, etc. que comenzaron y hoy los recordamos en el libro de la fama, espero un día verte ahí.

Durante las Olimpiadas de verano de 1984, un joven corredor estadounidense de larga distancia, Derrick Redmond, corría al frente de su grupo muy dispuesto a ganar la carrera. Súbitamente, en la vuelta final, se le paralizó un tendón de la pierna, cayó al piso en agonía y sus compañeros lo esquivaron mientras lo pasaban.

Sus padres y amigos dejaron escapar un gemido colectivo, al igual que millones de estadounidenses que estaban observándolo vía satélite. Entonces, con gran dolor, Derrick se levantó de la pista y comenzó a saltar sobre su pierna en dirección a la línea de llegada. Los últimos rezagados lo pasaron. La gente de los costados de la pista, que temían por su salud, le gritaban que se acostase. Sin embargo, Derrick siguió saltando. Mucho después de terminada la carrera, Derrick seguía saltando.

Derrick necesitaba recorrer todavía cerca de noventa metros cuando una figura saltó de las tribunas y comenzó a saltar por encima de las personas, sillas y de la valla de contención: era Jim, su padre.

Corriendo hasta donde se encontraba su hijo, pasó un brazo por los hombros y juntos, en parte a saltos y en parte corriendo, hicieron el resto del camino.

Derrick no consiguió una medalla de oro ese día, pero todos los que lo vieron a él y a su padre lo sabían... Derrick y Jim Redmond tenían corazones de oro.

El honor espera a aquellos que terminan la carrera.

Una vez que empieces una tarea, nunca la dejes hasta terminarla; ya sea trabajo grande o pequeño, bien hecho, o no. Por eso, la perseverancia es decisiva para dar valor a todos nuestros grandes o pequeños triunfos, aunque no ganemos la medalla de primer lugar, lo importante es habernos determinado llegar a la meta y conseguirlo.

En la perseverancia todo encuentra su plenitud, su sentido final;  sin ella, todo es en balde. Cómo no recordar las palabras del Eclesiastés 9,10: “Y todo lo que esté en tu mano hacer, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, que es donde irás a parar, no se hace nada ni se piensa nada, ni hay conocimientos ni sabiduría”; por lo tanto, el esfuerzo de cada día por realizar las cosas es decisivo para nuestra eternidad. 


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-06-03


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarCuando al final llegas a la meta a tus favoritos?
  -    No