Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

Tomando mi mochila salí en busca de Dios
EL SALVADOR | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Nos hemos olvidado de que Dios está presente en la vida de los hombres en acontecimientos sencillos, naturales, y aunque no lo creas cotidianos».

Mochilero
"No esperes grandes manifestaciones, anda toma tu mochila y sale en busca de Dios".



Por el P. Dennis Doren, L.C.

Los hombres constantemente nos vamos cuestionando sobre la existencia de Dios, y por lo general estamos esperando manifestaciones extraordinarias, milagros sorprendentes, sí, queremos verlo y sentirlo en eventos extraordinarios. ¿Cuántas veces no nos hemos cuestionado?, si Dios no me concede esto ya no creeré en Él, y bueno comienza este tira y afloja de nuestra fe en Dios, poniendo en tela de juicio su acción en nuestra vida. Nos hemos olvidado de que Dios está presente en la vida de los hombres en acontecimientos sencillos, naturales, y aunque no lo creas cotidianos. No esperes grandes manifestaciones, anda toma tu mochila y sal en busca de Dios, que lo encontrarás en cada esquina.

Había una vez un niño que quería conocer a Dios. Pensaba que sería un largo viaje para llegar a donde vivía Dios. Empacó su pequeña maleta con panecillos y un "six pack" de jugos y emprendió la partida.

Apenas había recorrido tres cuadras cuando vio a una viejecita sentada en el parque observando las palomas. El niño se sentó a su lado y abrió su maletita. Estaba a punto de tomar su jugo, cuando le pareció que la viejecita tenía hambre, así que le ofreció un panecillo. Ella, agradecida, lo aceptó y sonrió. Su sonrisa era tan hermosa que el niño quiso verla nuevamente. Entonces, le ofreció un jugo y la viejita volvió a sonreír.

¡El niño estaba encantado! Ambos se quedaron sentados toda la tarde, comiendo y sonriendo, pero no intercambiaron una sola palabra. Al oscurecer, el niño estaba cansado y se levantó para irse. Se dio la vuelta y le dio un abrazo a la viejecita. Ella le devolvió una hermosa sonrisa como nunca antes había sonreído.

El niño regresó a su casa, y cuando abrió la puerta su madre, sorprendida por la cara de felicidad que tenía su hijo, le preguntó: "¿Qué hiciste en el día de hoy que te ha hecho tan feliz?". "He comido con Dios, ¿y sabes qué?, ¡tiene la sonrisa más bella que he visto!".

Mientras tanto, la viejecita, también con mucha felicidad, radiante, regresó a su casa. Su hijo quedó anonadado por la paz que se pintaba en el rostro de su madre y preguntó: "Mamá, ¿qué hiciste el día de hoy, que te hizo tan feliz?".

Ella contestó: "Comí panecillos en el parque, con Dios, ¿y sabes qué? Es más joven de lo que yo esperaba".

Pasé tanto tiempo buscándote. Miraba para el infinito y no te veía. No sabía donde estabas.
Y pensaba conmigo mismo: ¿Será que Tú existías, de verdad?
No me contentaba en la busqueda y proseguía. Me esforzaba encontrarte en las religiones.
Me esforzaba encontrarte en los templos de piedra. Pero Tú no estabas.
Me sentí sólo, vacío, desesperado y no creí más. En la incredulidad, te ofendí.
En la ofensa, tropecé. En el tropiezo, caí. En la caida, me sentí flaco, débil.
En la flaqueza, pedí auxilio. En el auxilio, encontré amigos.
En los amigos, encontré cariño. En el cariño, vi nacer el amor.
Con el amor, vi un mundo nuevo. En el mundo nuevo, resolví vivir.
Como recibí vida, decidí  donar. Donándome, alguna cosa recibí. Recibiendo, me sentí feliz. Feliz, encontré la paz. Con la paz fue que comencé a mirar, que dentro de mí es que estabas. Y te percibí, y así te encontré.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-07-16


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarTomando mi mochila salí en busca de Dios a tus favoritos?
  -    No