Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)
Acojamos las sorpresas de Dios.
2014-09-05 (Artículo)

Benedicto XVI y la Legión de Cristo
INTERNACIONAL | REGNUM CHRISTI | PRESENTACIÓN GENERAL
«El Movimiento siempre ha contado con el apoyo del Vicario de Jesucristo y ahora, con el nuevo Papa, comprobamos una vez más cómo tenemos en el Sucesor de Pedro al Padre que nos confirma en la fe y nos guía como buen Pastor» (P. Álvaro Cor

Benedictus XVI
Benedictus XVI

Presentamos algunos extractos de la carta que el P. Álvaro Corcuera, L.C., director general, escribió en el año 2005 a todos los miembros del Regnum Christi con motivo del inicio del mes de mayo. En estos párrafos el padre Corcuera invitaba a orar por el nuevo Papa Benedicto XVI, y agradecía a Dios este don a su Iglesia así como al mismo Santo Padre las muestras de cariño y benevolencia que desde hace años, siendo todavía "el cardenal Ratzinger", había venido brindando a la Legión y al Regnum Christi:


«Yo quisiera invitarles, queridos miembros del Regnum Christi, a que de un modo especial en este mes de mayo, agradeciéramos a María los innumerables dones concedidos al mundo y a la Iglesia a través de la persona y la palabra de Juan Pablo II y que no dejáramos ni un solo día de pedirle a Ella su intercesión y ayuda por el ministerio del Papa Benedicto XVI.

En estos primeros días de su servicio a la Iglesia como obispo de Roma y Pastor universal, él nos ha pedido con insistencia oraciones para que Dios le ayude a llevar a cabo su trascendental misión. No podemos dejar de oír esta petición de quien es para nosotros el Vicario de Jesucristo en la tierra, el Sucesor de Pedro, sobre todo en estos momentos iniciales de su Pontificado, en los que los enemigos de la Iglesia redoblan sus ataques tratando de desprestigiar, por diversos modos, la persona del Santo Padre.

Si es costumbre propia del Movimiento orar por el Papa para sostener su ministerio, nosotros no podemos olvidar otros motivos que, desde un punto de vista humano, nos presentan una gran deuda de gratitud con el Papa Benedicto XVI.

¿Cómo no agradecer las innumerables muestras de cariño y de benevolencia que no ha dejado de prodigar constantemente en estos últimos años? ¡En cuántas ocasiones ha visitado nuestro Centro de Estudios Superiores y nuestro Ateneo en Roma para compartir con nosotros sus experiencias como hombre de fe, teólogo, pastor de la Iglesia, colaborador estrecho y en primera fila del Santo Padre!

¡Cómo no agradecer esas jornadas enteras de estudio que ha querido dedicar a los profesores y alumnos de nuestro Ateneo Pontificio en Roma, a los Padres y Hermanos de nuestra comunidad, a pesar de tener él una agenda tan cargada de trabajo!

Fueron también numerosos los encuentros con diversos grupos del Regnum Christi, que lo encontraban en su lugar de trabajo en el Vaticano y a quienes siempre dedicaba unas palabras de ánimo para cumplir con mayor celo y santidad su misión apostólica. Muchos son los testimonios de Legionarios y de miembros del Regnum Christi a quienes ha recibido personalmente por diversos motivos o a quienes reconocía cuando él iba o volvía de su trabajo a su residencia y con quienes se detenía a conversar amigablemente con toda sencillez y espontaneidad.

En todas estas ocasiones no sólo se ha mostrado con nosotros como el autorizado Maestro de la fe, sino como un verdadero Padre que con gran delicadeza, finura y humildad quería dedicar tiempo a convivir con sus hijos.

Personalmente llevo grabado en mi corazón las numerosas ocasiones en que he tenido la gracia de encontrarle y convivir con él en un clima de amistad, de afecto y de confianza. El Movimiento siempre ha contado con el apoyo de quien en la tierra es el Vicario de Jesucristo y ahora, con el nuevo Papa que la providencia ha escogido para la presente hora de la historia, comprobamos una vez más cómo tenemos en el Sucesor de Pedro no sólo un faro de verdad y de luz, que ilumina nuestro caminar por el mundo, sino también el Padre afectuoso que nos confirma en la fe y nos guía, como buen Pastor, por los senderos de la voluntad de Dios» (P. Álvaro Corcuera, L.C., Carta del 1 de mayo de 2005 a todos los miembros del Regnum Christi).


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2008-12-01


 

 


Enlaces relacionados

Año de la fe

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarBenedicto XVI y la Legión de Cristo a tus favoritos?
  -    No