Búsqueda      Idioma 
     

La calidad en el amor
Mt 26,14-27,66 (Artículo)
La Cena de los misterios
Jn 13,1-15 (Artículo)
“Mi decisión de colaborar es una respuesta al llamado de Dios” (Artículo)
El Dios de los vivos.
2014-04-10 (Artículo)
Un seminarista del Regnum Christi en Costa de Marfil (Artículo)

Juan Pablo II se dirige al Capítulo general de los Legionarios de Cristo
INTERNACIONAL | REGNUM CHRISTI | ESPIRITUALIDAD
Fidelidad ardiente al propio carisma para difundir el Reino de Dios.

Insegnamenti di Giovanni Paolo II, vol. XV/2 (1992) 945-947 Fedeltà "dinamica e ardente" al carisma dell´Istituto per adempiere alla missione di "estendere il Regno di Dio nel cuore degli uomini": è la consegna affidata dal Papa ai religiosi partecipanti al Capitolo Generale dei Legionari di Cristo, ricevuti in udienza nella Sala del Trono. Questo il testo del discorso pronunciato dal Santo Padre.

Amadísimos hermanos,
Antes de concluir vuestro Segundo Capítulo General Ordinario habéis querido tener este encuentro con el Papa, para reafirmar un punto clave del espíritu de los Legionarios de Cristo: la adhesión a esta Sede Apostólica como signo de vuestro amor a la Iglesia. Por mi parte, os recibo con mucho gusto y doy gracias a Dios por el carisma que anima vuestra consagración y apostolado.

Ante todo, saludo cordialmente al Padre Marcial Maciel, fundador y superior general, a los miembros del Consejo y demás padres capitulares, así como a todos los miembros de vuestro Instituto.

No hace mucho habéis celebrado los cincuenta años de fundación. Desde los humildes inicios en la Ciudad de México, a través de diversas iniciativas y obras apostólicas, habéis extendido vuestra labor a otros muchos países, siempre con el afán de hacer conocer y amar a Cristo, y de extender su Reino en el corazón de los hombres, vuestros hermanos y hermanas. Dios Padre os ha bendecido con abundancia de vocaciones, a las cuales tratáis de dar una formación humana, doctrinal y espiritual de cara a los desafíos que se presentan a la Iglesia en la época actual.

Con la vitalidad y alegría que os caracterizan, tenéis la posibilidad de contribuir -a través también del Movimiento Regnum Christi, que difunde vuestra espiritualidad entre los laicos, jóvenes y adultos- a la renovación cristiana de la sociedad según las exigencias del Evangelio, particularmente con la nueva evangelización, tan urgente en América Latina, en cuya cultura habéis nacido, y participando también en la gran misión ad gentes, que en tantas partes del mundo espera válidos refuerzos.

No podéis dudar de la providencia amorosa de Dios sobre vuestras vidas y sobre la obra que representáis. Por lo cual estáis llamados a una generosidad siempre creciente, profundamente motivada por el amor a Cristo y a los hombres, amor que os compromete siempre que repetís vuestro lema: Adveniat Regnum Tuum! Extender el Reino de Cristo es ciertamente el gran ideal que ha inspirado los esfuerzos de la fundación de vuestro Instituto, y que ahora debe animar los proyectos que el Capítulo ha estudiado y aprobado para el futuro.

Para vosotros, militantes de ese Reino, la fidelidad al propio carisma significa impregnar toda vuestra vida de los valores evangélicos. Significa hacer reinar en vuestros propios corazones la caridad y la justicia, el respeto de la persona humana, la apertura universal, la solidaridad hacia los mas necesitados, a través de iniciativas de servicio y de promoción humana. Cada uno tiene algo que aportar a la obra común, mediante la propia inserción en las diversas Comunidades eclesiales donde se desarrolla una labor apostólica, en estrecha armonía con los Pastores y en colaboración cordial y abnegada con todas las fuerzas vivas que el Espíritu va inspirando para la edificación de su Iglesia.

Al Capítulo ha correspondido buscar la aplicación de vuestro carisma específico, aprobado por la Iglesia en su momento. Esta fidelidad al propio carisma no puede ser estática, anclada en el pasado, sino que debe ser dinámica y capaz de adaptarse sucesivamente a los diversos ámbitos culturales y sociales a los que el Señor os llama a trabajar, como obreros a su mies. Por lo cual, vuestra labor en la Iglesia se debe realizar a través de la militancia, como misión apostólica, dinámica y ardiente con la que ha nacido vuestro Instituto.

Quiero alentaros a seguir impulsando la nueva evangelización por medio de las obras que con tanto fruto promovéis, principalmente la educación cristiana de niños y jóvenes, la formación y organización de juventudes misioneras, la promoción humana y cristiana de los grupos más desamparados mediante la acción caritativa y evangelizadora de los empresarios y líderes de la sociedad, la promoción y defensa de la familia, la catequesis y los medios de comunicación social. En particular, habéis dado origen a una iniciativa prometedora como es el Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae, para ayudar a los Obispos, preparando futuros sacerdotes que puedan a su vez ser formadores en sus propios seminarios diocesanos. De este modo habéis respondido a una de las necesidades más apremiantes de la Iglesia, tal como lo evidenció el último Sínodo de los Obispos sobre la formación de los sacerdotes en las circunstancias actuales.

Por todo esto la Iglesia os contempla con gran esperanza. En efecto, mientras ella se enriquece con el ardor de vuestra entrega generosa, os exhorta a que en esta fase de vuestro desarrollo estéis atentos a la voz del Espíritu, que guía la Iglesia entera hacia los albores de un nuevo milenio cristiano, en circunstancias tan difíciles para la humanidad. Esto es apremiante, sobre todo cuando están implicadas la pureza de la fe, el vigor de la esperanza y la autenticidad del amor cristiano, a fin de testimoniar la presencia y cercanía de Dios en la vida de los hombres.

Por último, ya en la proximidad de las fiestas Navideñas, y como muestra de mi afecto por los miembros de vuestro Instituto, os encomiendo a todos a la Santísima Virgen, Madre del Verbo hecho hombre. Que Ella, humilde servidora y fiel discípula, os conforte e inspire en las grandes tareas que os proponéis para la extensión del Reino de su Hijo.

A Usted, querido Padre Maciel, y a todos los Legionarios de Cristo imparto de corazón mi Bendición Apostólica.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2001-08-08


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarJuan Pablo II se dirige al Capítulo general de los Legionarios de Cristo a tus favoritos?
  -    No