Búsqueda      Idioma 
     

Enviados a llevar la alegría del Evangelio.
2014-07-09 (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
La identidad sacerdotal (Artículo)
«Dios, que inició en ti la obra buena, Él mismo la lleve a término» (Artículo)

Jesucristo es sin duda el mejor amigo
INTERNACIONAL | MIEMBROS | TESTIMONIOS
Entrevista a Alejandro Lara, consagrado del Regnum Christi que actualmente desarrolla su misión apostólica en la dirección territorial de la Legión de Cristo y del Regnum Christi en el territorio de Monterrey.

Alejandro Lara (derecha) en un evento de ex alumnos realizado en el Colegio Irlandés de Nuevo Laredo.
Alejandro Lara (derecha) en un evento de ex alumnos realizado en el Colegio Irlandés de Nuevo Laredo.

Alejandro, ¿por qué decidiste consagrarte a Dios en el Regnum Christi?

Alejandro: Puedo decir que fue de manera especial por Providencia de Dios y por intercesión de la Santísima Virgen. Yo no provengo de un ambiente imbuido por actividades del Regnum Christi. Estudié hasta preparatoria con los hermanos Maristas, a quienes agradezco mucho la formación que me dieron, y más tarde estudié mi carrera y una maestría en el Tecnológico de Monterrey. Años atrás, tuve inquietudes vocacionales, pero después de ir a una convivencia con los hermanos Maristas y a otra en el seminario de Monterrey me di cuenta que Dios no me llamaba a ser religioso ni sacerdote, por lo que decidí seguir mi camino como seglar comprometido. Participaba en mi parroquia con los grupos de apostolado y demás. Sin embargo, conocí a un colaborador del Regnum Christi en el “Tec.” de Monterrey y él me platicó lo que hacía. Me llamó la atención, pero hasta allí. Ese verano, 1990, terminé mi maestría y fui con un amigo a recorrer Europa. En el viaje nos propusimos visitar santuarios marianos. Entre otros destinos llegamos a Medjugorje. Allí estuvimos casi una semana que fue como un retiro
Alejandro Lara (quinto de derecha a izquierda) con un grupo de consagrados en Tierra Santa.
Alejandro Lara (quinto de derecha a izquierda) con un grupo de consagrados en Tierra Santa.
espiritual. Al final vi que Dios, a través de la Virgen, me pedía una mayor entrega. Fue cuando decidí que quería dar años, sin saber todavía qué era el Regnum Christi o los Legionarios de Cristo. Al regresar a Monterrey contacté al P. Gonzalo Urquiza, L.C. y después de un mes ya estaba en México ofreciendo años de mi vida a Dios. Desde el inicio me gustó mucho la idea de una consagración seglar. Durante esos dos años de colaborador fue madurando mi decisión y finalmente me consagré en el verano de 1992. Como ya había descartado la posibilidad del sacerdocio, la vida consagrada fue la respuesta a lo que yo estaba buscando.

¿Cómo describirías tu identidad como consagrado en el Regnum Christi y cómo la vives?

Alejandro: Lo primero y más importante es que yo he entregado mi vida totalmente a Jesucristo. En esto no hay distinción entre ser religioso, seglar, monje o cualquier otra forma de consagración. Mi vida pertenece a Dios y esto es lo fundamental. Además de lo anterior, la modalidad de esta consagración no es en genérico, sino en una vocación muy concreta como consagrado seglar en el Regnum Christi. Con todas las implicaciones que esto tiene. Por tanto, busco conocer cada vez más y mejor el estilo de vida reflejado en la normativa y en todos los matices que Dios ha querido para mí. De tal manera que logre, en la medida de mis fuerzas, identificarme cada vez más con el plan de Dios sobre mi vida.

¿Cuál ha sido tu experiencia viviendo y trabajando con religiosos y sacerdotes legionarios de Cristo? ¿Qué se puede mejorar al respecto?

Alejandro: He tenido la dicha de hacer mi apostolado en la dirección territorial de Monterrey. El territorio de Monterrey se abrió en la Pascua de 1994 y yo llegué en septiembre de ese mismo año. Esto me ha permitido conocer a la mayoría de los sacerdotes, religiosos y consagrados que han pasado por aquí a lo largo de estos 16 años. Puedo decir que en este tiempo me ha tocado conocer un poco de todo. Sacerdotes y religiosos plenamente identificados con su vocación, y también hermanos nuestros que a lo largo del camino han visto que Dios los llamaba por otros rumbos. De todos he aprendido mucho y a todos les guardo un especial aprecio. Hablando más en concreto de los legionarios, he visto que muchos sí buscan conocer y asimilar lo que es la vida consagrada en el Regnum Christi, pero creo que todos deben conocer mejor este estilo de vida. Desde mi punto de vista, no se puede entender plenamente la vocación del legionario de Cristo si no se conoce bien lo que es la consagración en el Regnum Christi, pues son dos realidades que están íntimamente unidas. Por ello pienso que ni los legionarios lograrán realizar plenamente su misión sin la vida consagrada en el Regnum Christi, ni nosotros sin ellos. Lo que desearía es que esta conciencia se desarrollara desde los primeros años de formación, incluso desde los centros vocacionales. No meramente como un curso más, sino haciéndolo vida.

¿Cómo crees que será tu vida en los próximos años?

Alejandro: Me veo tal y como estoy ahora, y tal y como he procurado vivir desde el día de mi consagración: luchando día a día por ser fiel a mi único amor, Jesucristo. Ya si sigo trabajando en la dirección territorial de Monterrey o en algún otro apostolado es algo secundario. Allí donde estemos debemos demostrar de qué estamos hechos. Hace muchos años el P. Ignacio Villaseñor me dijo algo que me ayudó mucho, y que creo que habla con por sí mismo: “El que es perico donde quiera es verde”.

Llevas más de 18 años en la vida consagrada ¿Te sientes realizado como consagrado en el Regnum Christi? ¿Por qué?

Alejandro:Plenamente. En primer lugar por la misma consagración a Dios, que es lo más importante. Jesucristo es sin duda el mejor amigo. Nunca defrauda. Después de nuestra vida será lo único que nos quede. Me siento afortunado de tener esta amistad que empieza ahora y es para siempre. En segundo lugar por el estilo de vida del consagrado seglar. Desde la espiritualidad propia, los apostolados que en estos momentos me toca realizar, la labor de fermento entre los miembros del Movimiento y demás personas con las que entro en contacto todos los días, etc. Puedo decir que no entendería mi vida de otra manera.

Tú trabajas apostólicamente como miembro del equipo de la dirección territorial de Monterrey. ¿Cómo afrontas el reto diario de sobrenaturalizar tu trabajo y ofrecérselo a Dios sabiendo que es Él quien produce los frutos? ¿Realizas alguna otra labor apostólica?

Alejandro: En ocasiones se piensa en mi trabajo como estar detrás de un escritorio todo el día tratando asuntos. Podría decir que esto es una caricatura de lo que hago. Todos los días entro en contacto con personas, ya sea por correo electrónico, por teléfono o personalmente, y cada una de ellas es una oportunidad que tengo para hacer el bien. Cada día tiene sus propios retos que requieren nuestra entrega para afrontarlos como lo haría Jesús. Además de mi apostolado en la dirección territorial siempre he buscado hacer algo más. Ya desde que estaba en la administración territorial en México, en mis primeros años como consagrado, dedicaba algunos tiempos para dar clases de formación católica en el Instituto Cumbres Bosques y en el ECYD. Este celo por hacer más fue algo que le aprendí a otro consagrado, Jaime Pérez, y que le agradezco mucho. Ahora mismo estoy involucrado en varios apostolados: Desde hace 10 años voy cada mes a Nuevo Laredo para atender al Instituto Irlandés de esa ciudad y a los grupos del ECYD, jóvenes, señores, además de algunos apostolados del Regnum Christi. También desde hace 12 años soy profesor en el Instituto Superior de Estudios para la Familia Juan Pablo II, donde imparto una o dos materias por semestre. Algunas son: Economía, Doctrina Social de la Iglesia y Ética Profesional. Adicionalmente, desde 1997, soy consejero de la revista Amigos de Jesús del Club NET y ayudo a organizar los campamentos de verano a nivel nacional.

¿Cómo ha cambiado el modo de trabajar en la dirección territorial en los últimos años? ¿Qué papel tienen los empleados seglares que apoyan a la Legión de Cristo en los diversos campos de la administración de sus obras?

Alejandro: Al principio del territorio éramos sólo el director territorial, el secretario territorial, un empleado contratado y un servidor. Entre los cuatros hacíamos prácticamente todo. Con el paso del tiempo las necesidades fueron creciendo y gracias a Dios también el personal seglar que colabora con nosotros. Ahora mismo tenemos un competente equipo de seglares contratados que llevan buena parte de la carga de trabajo de la secretaría y la administración. Un salto muy importante fue Integer. Antes el director territorial y su equipo teníamos un cúmulo de trabajo imposible de atender. Fue un paso de institucionalización que era indispensable dar. Este avance no resultó fácil, y en particular nosotros hemos tenido momentos complicados, pero si se tiene la visión clara de a dónde queremos llegar, entonces las dificultades se pueden superar. Todos estamos subidos en el mismo barco y estamos aprendiendo juntos a manejarlo cada vez mejor.

******

Para saber más sobre la vida consagrada en el Regnum Christi, visita este enlace.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-03-02


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarJesucristo es sin duda el mejor amigo a tus favoritos?
  -    No