Búsqueda      Idioma 
     

Hacer memoria de Dios.
2014-08-15 (Artículo)

Cuando las raíces mantienen firme tu vida
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Oramos demasiado para no tener dificultades, pero lo que necesitamos hacer es pedir para desarrollar raíces fuertes y profundas».

Árboles fuertes
«Mientras tanto, al aproximarme a la quinta del que había sido mi vecino, noté cómo sus árboles estaban sólidos, prácticamente no se movían, resistiendo implacablemente aquella ventolera».

Por el P. Dennis Doren, L.C.

La vida es implacable y dura. El mundo y nuestra sociedad actual muchas veces nos la quiere suavizar y nos presenta un mundo sin problemas, fácil de solucionar; sólo basta apretar un botón, meter la pizza al microondas, ponerle dos minutos y todo preparado para comer. Si realmente así fuese la vida, pero no, ella nos presenta desafíos, luchas, vientos y corrientes con las que tenemos que luchar, la solución es fácil, tus raíces, todo depende de las raíces que tengas.

Lánzate a alimentar tus raíces, permite que ellas se agarren bien a la tierra y que busquen su alimento, no les quieras dar todo en bandeja, de lo contrario, estarán expuestas a una vida fácil, y cuando le toque resistir el huracán, sufrirá las consecuencias. Espero que esta historia te ayude a pensar.

Tiempo atrás, tuve un vecino cuyo "hobby" era plantar árboles en la enorme quinta de su casa.  Algunas veces observaba desde mi ventana el esfuerzo para plantar árboles y más árboles todos los días.

Entretanto, lo que más me llamaba la atención era el hecho de que él jamás regaba los renuevos que plantaba.

Noté después de un tiempo que sus árboles estaban demorando mucho en crecer.

Cierto día, decidí acercarme a él y le pregunté si él no tenía recelo de que los árboles no crecieran, pues percibía que él nunca los regaba.

Fue entonces cuando, con un aire orgulloso, me describió su fantástica teoría.

Me dijo que si regase sus plantas, las raíces se acomodarían a la superficie y quedarían siempre esperando por el agua más fácil venida de encima.

Como él no las regaba, los árboles demorarían más en crecer, porque sus raíces tenderían a migrar para el fondo en busca del agua y de las variadas fuentes nutrientes encontradas en las capas más inferiores del suelo. Esa fue la charla que tuve con aquel vecino mío. Después me fui a vivir a otro país, y nunca más lo volví a ver.

Varios años más tarde, al retornar del exterior, fui a dar una mirada a mi antigua residencia. Al aproximarme, noté un bosque que antes no había. ¡Mi antiguo vecino había realizado su sueño! Lo curioso es que aquel era un día de un viento muy fuerte y helado, en que los árboles de la calle  estaban arqueados, como si no estuviesen resistiendo el rigor del invierno.

Mientras tanto, al aproximarme a la quinta del que había sido mi vecino, noté cómo sus árboles estaban sólidos, prácticamente no se movían, resistiendo implacablemente aquella ventolera. Efecto curioso, pensé yo...

Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, habiendo sido privados del agua, parecían haberlos beneficiado, como si hubiesen recibido el mejor de los tratamientos.

Todas las noches, antes de irme a acostar, doy siempre una mirada a mis hijos, me inclino sobre sus camas y observo cómo han crecido. Frecuentemente oro por ellos. La mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles: “Dios mío, libra a mis hijos de todas las dificultades y agresiones de este mundo”. He pensado que es hora de cambiar mis plegarias. Este cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos helados y fuertes alcancen a nuestros hijos.

Sé que ellos encontrarán innumerables problemas, y ahora me doy cuenta de que mis oraciones para que las dificultades no ocurran, han sido demasiado ingenuas, pues siempre habrá una tempestad ocurriendo en algún lugar. Lo haré porque queramos o no, la vida no es muy fácil.

Al contrario de lo que había hecho, ahora pediré que mis hijos crezcan con raíces profundas, de tal forma que puedan sacar energía de las mejores fuentes, de las más divinas, que se encuentran en los lugares más remotos.

Oramos demasiado para no tener dificultades, pero lo que necesitamos hacer es pedir para desarrollar raíces fuertes y profundas, de tal manera que, cuando las tempestades lleguen y los vientos helados soplen,  resistamos con valor  y no seamos dominados y arrancado de cuajo. ¡Que Dios nos dé raíces profundas!


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2012-07-02


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarCuando las raíces mantienen firme tu vida a tus favoritos?
  -    No