Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)
Superar las pruebas con fe y confianza..
2014-09-08 (Artículo)

Educar desde metas buenas
ITALIA | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Una caída puede causar graves daños, pero el hombre conserva en su corazón energías y capacidades que permiten cambiar de ruta en todas las edades y situaciones».

Correr hasta la meta.
«Con una meta clara y con pistas para el camino, estamos listos para ponernos a trabajar, si bien no faltarán dificultades».

Por el P. Fernando Pascual, L.C.
Tomado de Análisis y Actualidad

Es uno de los grandes retos de toda educación: acompañar a alguien hacia una meta buena.

Sin embargo, no todos tienen clara la meta. Otras veces conocen la meta, pero no están seguros de que sea buena. Y muchos no saben cómo realizar el acompañamiento para que sea eficaz y adecuado a quien desean ayudar en su camino educativo.

A pesar de las dificultades, es posible iniciar el acompañamiento educativo. Lo primero será ver modos concretos para que la meta se convierta en algo claro y válido. En ese sentido, el cristianismo cuenta con una luz maravillosa: la meta ha sido manifestada por el mismo Dios, que nos enseñó el camino, la verdad y la vida.

Pero la meta, para llegar a ser concreta y viva, debe convertirse en luz que ilumina el camino, en ideal acogido cordialmente por el corazón. De lo contrario, puede quedar reducida a una propuesta entre tantas otras, incapaz de llegar al educando y empobrecida en la misma mente del educador que no comprende la belleza de lo que maneja entre manos.

Cuando la meta llega a ser algo claro y vibrante, la segunda etapa consistirá en ver cómo presentarla y hacerla aceptable a esta persona concreta. No pensemos sólo en los niños: también hay que saber presentar la meta a jóvenes y a adultos, muy necesitados de manos amigas y de compañeros de camino en tantos cruces y situaciones en las que perderse se ha convertido en una experiencia casi habitual.

Con una meta clara y con pistas para el camino, estamos listos para ponernos a trabajar, si bien no faltarán dificultades. La aventura educativa implica momentos de éxito y momentos de fracaso, avances y retrocesos.

El educador, si sabe serlo de verdad, no se desanimará. Una caída puede causar graves daños, pero el hombre conserva en su corazón energías y capacidades que permiten cambiar de ruta en todas las edades y situaciones.

Algunos, por desgracia, no se sentirán con fuerzas para reiniciar el camino. Pero más allá de los fracasos, siempre es posible un paso nuevo y decidido hacia el destino final de la existencia humana con la ayuda más radical y profunda que podamos recibir: la que viene desde la gracia de Cristo Salvador.

Será entonces cuando brille de modo más intenso no sólo la meta buena que da sentido a la tarea educativa, sino esa certeza de que estamos acompañados, en todo momento, por una mano amiga que viene de lo alto y que nos conduce, suavemente, a la plenitud de toda existencia humana: vivir como hijos en el Hijo.

[Comentarios al autor: fpa@arcol.org]


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2012-07-30


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEducar desde metas buenas a tus favoritos?
  -    No