Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

El sepulcro está vacío. Espero que no te quedes dentro...
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«¿Has resucitado con Cristo?, ¿tu sepulcro está vacío?, ¿o tu cuerpo sigue estando ahí, inerte, dormido, en un sepulcro que está destinado a empolvarse, sin sentido y sin futuro?».

Piedra de la resurrección.
"Cristo ha cambiado muchos corazones a partir de su Resurrección".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

"¡Confírmame, Señor, en la fe; inflama mi amor, ábreme a la esperanza de Tu Reino; y hazme mensajero de Tu Resurrección; porque Tú, Señor, vives en medio de nosotros para siempre;  lléname de la alegría de Tu Presencia!".

En Cristo resucitado se hace realidad el cielo y la resurrección también para nosotros. Los poderes que nos prometió se harán realidad. La salvación y el perdón de los pecados que nos ha otorgado, están garantizados: "Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder para perdonar los pecados... he resucitado!". Sal del sepulcro, no te quedes dentro, tú también has resucitado con Cristo.

Qué terapia más eficaz y profunda que el encuentro personal consciente con Cristo Resucitado. Nuestro pasado, nuestra historia personal, todo nuestro ser ha muerto con Él en la cruz, dándonos el don de una vida nueva en Él. Las causas de nuestras angustias, de nuestras tristezas, de nuestros temores más hondos, todo eso queda atrás con la Resurrección de Cristo. Tanta es su fuerza, que podemos ver con una seguridad y una confianza plena hacia atrás; todo ello ha quedado definitivamente cancelado por la misericordia real, infinita y poderosa de Dios, en la muerte de Cristo. Esta nueva vida genera en nuestros corazones un ambiente de confianza y esperanza como punto de partida, no solo para nuestra relación con Él, sino como actitud fundamental ante la vida: paz, serenidad, esperanza y alegría.

Cuáles son los frutos que aporta la resurrección de Cristo en mi ida:

En los apóstoles: atemorizados, desilusionados, tristes, temerosos, los reconcilia consigo mismos; dudas, frustraciones humanas, traiciones, egoísmos... todo cae, a cambio de una certeza sobrenatural única, el sepulcro está vacío y Cristo vive; esta presencia les vuelve a dar confianza en sí mismos, pero ahora como apóstoles, como columnas de su Iglesia. Vuelve a poner al hombre nuevo por encima del hombre viejo; éste no desaparece, pero sí queda vencido y elevado en Cristo.

En mi vida: la fuerza de Cristo Resucitado actúa dentro de mí; ella me sostiene para que no me desaliente ante las dificultades, caídas y fracasos. Él transforma con su poder toda mi historia personal, haciendo que todo mi pasado no pese nada, sino que me purifique y me sirva de lección para el presente y el futuro.

Además, nos da su Espíritu Santificador que nos conforma según la imagen de Cristo; nos hace aspirar a las cosas de arriba; nos enseña a poner el corazón en el cielo, en las cosas eternas. Es verdaderamente una revolución en el corazón.

Esta fe en Cristo Resucitado es la piedra maestra de todas nuestras certezas, como nos dice san Pablo (cf 1Cor 15). Cristo ha cambiado muchos corazones a partir de su Resurrección, una fuerza revolucionaria y transformadora la tenemos en aquel judío fogoso, nacido en Tarso, de secta farisaica, perseguidor de cristianos, que, por misteriosa y conmovedora elección de Cristo que le sale al encuentro camino de Damasco, llegó a esta simple persuasión: "Jesús de Nazaret resucitó de entre los muertos y vive actualmente en sus miembros”.

Así como en San Pablo, que salió de su propio sepulcro, todos estamos llamados a nacer al hombre nuevo, al cristiano convencido de por vida; ya no soy yo, es Cristo quien vive en mí. Realmente, ¿has resucitado con Cristo?, ¿tu sepulcro está vacío?, ¿has resucitado, o tu cuerpo sigue estando ahí, inerte, muerto, dormido, en un sepulcro que está destinado a empolvarse, sin sentido y sin futuro? Levántate y sal, reacciona, no estás muerto…


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-04-02


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl sepulcro está vacío. Espero que no te quedes dentro... a tus favoritos?
  -    No