Búsqueda      Idioma 
     

Alerta sobre el «síndrome de Jonás».
2014-07-21 (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
La identidad sacerdotal (Artículo)
«Dios, que inició en ti la obra buena, Él mismo la lleve a término» (Artículo)

Esperando un día especial, el cual nunca llegará
EL SALVADOR | ACTUALIDAD | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
«Hoy es el día para amar y demostrarlo, hoy es el día para disfrutar en Dios y aprovechar cada segundo».

Funeral
"No guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial...".

Por el P. Dennis Doren, L.C.

No dejes para mañana lo que puedes y debes hacer hoy. Muchas veces los hombres forzamos los tiempos para adelantar o retrasar las situaciones y oportunidades de amar; somos como el gran avaro que piensa que almacenando grandes riquezas, el día de mañana las disfrutará, pero no se da cuenta que la muerte se le acerca y pasa por este mundo sin aprovecharla. Hoy es el día para aprender a vivir y a disfrutar lo que tenemos, no mañana; tenemos que tener precaución, pues mañana puede ser demasiado tarde.

Mi cuñado abrió el cajón de la cómoda de mi hermana y levantó un paquete envuelto en papel. Esto, dijo, no es un collar es una obra de arte. Tiró el papel que lo envolvía y me pasó el collar, era hermoso. La etiqueta del precio mostraba una cantidad astronómica.

Yohana compró esto la primera vez que fuimos a New York hace al menos ocho o nueve años, nunca lo usó, lo estaba guardando para una ocasión especial, bueno, creo que esta es la ocasión. Me pidió el collar y lo pusimos en la cama junto con la ropa que íbamos a llevar a la funeraria. Sus manos tocaron un momento el oro y cerró de golpe el cajón y volviéndose hacia mí me dijo: No guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial...

Recordé esas palabras durante el funeral de Yohana, mi hermana, y los días que siguieron, cuando lo ayudé a él y a mi sobrina a atender todas las obligaciones tristes que siguen a una muerte inesperada, pensé en ello, en el vuelo de regreso a California; pensé acerca de las cosas que ella no escuchó, no vio o no hizo, pensé a cerca de las cosas que ella hizo sin saber que eran especiales. Todavía estoy pensando en esas palabras y han cambiado mi vida... Ahora estoy leyendo más y limpiando menos, me siento en el hall y admiro la vista sin fijarme en las malas hierbas del jardín, estoy pasando más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en juntas de trabajo. Cuando sea posible, la vida debe ser un patrón de experiencias para disfrutar, no para sobrevivir. Estoy tratando de reconocer estos momentos ahora y disfrutarlos. Ya no estoy guardando nada, usamos nuestra vajilla de lujo para cualquier evento especial como bajar un kilo, destapar el baño o la primera flor de la primavera.

Son esas pequeñas cosas dejadas sin hacer las que me harían enojar si supiera que mis horas están limitadas. Enojado, porque dejé de ver buenos amigos con los que me iba a poner en contacto "algún día". Enojado, porque no escribí ciertas cartas que intenté escribir, "uno de estos días". Enojado y triste porque no le dije a mi familia con la suficiente frecuencia cuánto los amo.

Estoy tratando de no retardar, detener o guardar nada que agregaría risa a nuestras vidas. Y cada mañana, cuando abro mis ojos, me digo a mí mismo que es especial. Cada día, cada minuto, cada respiro. La vida misma es un regalo de Dios.

Hoy es el día para amar y demostrarlo, hoy es el día para disfrutar en Dios y aprovechar cada segundo, hoy es el día, en definitiva, para decirle sí a la vida y ser feliz.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-11-19


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEsperando un día especial, el cual nunca llegará a tus favoritos?
  -    No