Búsqueda      Idioma 
     

Alerta sobre el «síndrome de Jonás».
2014-07-21 (Artículo)
Falleció el P. Cyril, quien fuera responsable de la Escuela de la Fe en Nigeria (Artículo)
La Sección de Señoras de Madrid se prepara para el proceso de reflexión sobre la identidad del Regnum Christi (Artículo)
"Ahora te toca a ti; depende de ti" (Artículo)
Salud en Movimiento (Artículo)

Lucharon vida y muerte.
Domingo de Resurrección - Ciclo C
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.

¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? ¡No está aquí, ha resucitado! (Lc 24,5).

Hoy la Iglesia se detiene, atónita una vez más, junto al sepulcro vacío. Igual que María Magdalena y las otras mujeres, que llegaron para ungir con aromas el cuerpo del crucificado, igual que los apóstoles Pedro y Juan, que acudieron por las palabras de las mujeres, la Iglesia se inclina sobre la tumba en la que fue depositado el Señor después de la crucifixión. Hoy, domingo de Resurrección, hacemos nuestro el anuncio del mensajero celestial: ¡Ha resucitado, no está aquí! (Mc 16,6). “Lucharon vida y muerte en singular batalla y, muerto el que es la Vida, triunfante se levanta” (Secuencia de Pascua).

Sí, la vida y la muerte lucharon y la Vida triunfó para siempre. Todo está orientado nuevamente a la vida, ¡A la Vida eterna! Las palabras de la Secuencia Pascual expresan admirablemente el misterio que tiene lugar en la Pascua de Cristo. Indican la fuerza renovadora que fluye de su Resurrección. Con las armas del amor, Dios ha vencido el pecado y la muerte.

La resurrección de Cristo es la garantía de nuestra fe. No vamos detrás de una teoría sino de una persona que cumple en sí todo lo anunciado en la Biblia sobre el Mesías esperado. Todo el antiguo testamento cobra sentido en Cristo y la Iglesia adquiere su misión en la resurrección.

Dios hizo un sagrado intercambio: asumió nuestra humanidad para que pudiéramos recibir su divinidad, es decir, llegar a ser semejantes a Dios.  Esto es lo que se realiza en el Bautismo: nosotros nos revestimos de Cristo, Él nos permite participar de su gloria.

Cristo ha resucitado victorioso, y ofrece al hombre, una nueva herencia de vida y de gloria. “¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?” (1Co 15,55). Que el Señor Resucitado haga sentir por todas partes su fuerza de vida, de paz y de libertad. Las palabras con las que el Ángel confortó los corazones atemorizados de las mujeres en la mañana de Pascua, se dirigen también a todos nosotros: “¡No tengáis miedo!  No está aquí. Ha resucitado” (Mt 28,5-6).

Jesús ha resucitado y nos da la paz; Él mismo es la paz. Por eso la Iglesia repite con firmeza: “Cristo ha resucitado”. Que la humanidad del tercer milenio no tenga miedo de abrirle el corazón. Su Evangelio sacia plenamente el anhelo de paz y de felicidad que habita en todo corazón humano. Cristo ahora está vivo y camina con nosotros. ¡Inmenso misterio de amor! Cristo resucitó, porque Dios es amor.

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-03-27


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLucharon vida y muerte. Domingo de Resurrección - Ciclo C a tus favoritos?
  -    No