Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

Volvió a latir tu corazón.
III domingo de Pascua - Ciclo C
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.

Por hoy, dejemos reposar el mundo de las ideas para elevarnos al ámbito de la mística, donde el tiempo parece que no existe y la intuición predomina y resplandece. Ante un hecho único como la resurrección de Cristo, garantía de la fe que profesamos, escuchemos al maestro Henry Kronfle que comparte su encuentro con el resucitado expresado con la dulzura de la palabra hecha soneto:
Sobró la fe en un hecho comprobado / por el tacto, el oído y la visión, / cuando fuiste, al final, resurrección/ y redimiste al hombre del pecado.

Yo no toqué la llaga en tu costado, / ni oí tu voz, ni vi tu aparición. / Sé que volvió a latir tu corazón / por todo el gran amor que nos has dado.

La luz de tu enseñanza está encendida. / Morirse para siempre no es la suerte /
del hombre que ha nacido para verte.

y al tornarte inmortal, tras tu partida, / dando vida a la vida con tu vida, / diste muerte a la muerte con tu muerte.

¡Magistral lección de teología! La primera estrofa nos evoca la carta de san Juan testimoniando su encuentro con Jesucristo vivo: “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida os lo anunciamos para que vuestro gozo sea completo. Este es el mensaje que hemos oído de él y que os anunciamos: Dios es Luz y es Amor” (Primera carta de san Juan).

Nosotros tampoco hemos tocado la llaga del costado, pero sabemos que ha vuelto a latir su corazón y prueba de ello la tenemos en tantas personas que siguen dando su vida por Cristo. Como ejemplo, tenemos el testimonio de las miles de familias y jóvenes que anualmente salen de misiones en semana santa para compartir la fe y predicar a Cristo. Allí es donde la presencia de Cristo se hace vida y llega al interior de cada casa, aldea o parroquia. Su alegría es prueba de que el amor de Dios existe porque nos hace auténticamente felices.

“Morirse no es la suerte del que ha nacido para verte”. La redención fue el motivo por el cual el Hijo de Dios entregó su vida en el Calvario. La vida eterna nos aguarda para los que creemos que el amor de Dios superó el escándalo de la cruz. Este tercer domingo de pascua, Cristo se aparece a orillas del mar de Galilea para confirmar a Pedro en su misión de ser piedra y pastor de la Iglesia. Para confirmarnos a cada uno en la vocación universal a la santidad de vida. La última palabra lo sintetiza todo: “Sígueme”. Él nos precede y va dejando las huellas para que no nos perdamos. Te seguiré, oh Señor, por tus sendas de amor y devolveré al mundo su dignidad.

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-04-10


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarVolvió a latir tu corazón. III domingo de Pascua - Ciclo C a tus favoritos?
  -    No