Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)
Superar las pruebas con fe y confianza..
2014-09-08 (Artículo)

Martha o María.
XVI domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.



La riña entre Martha y María, (Lc 10,38) tan frecuente en cualquier hogar común y corriente, muestra lo que ocurre entre los hermanos, donde cada uno forja su personalidad en contraste con el otro. Si la mayor resulta extrovertida, activa y matemática, no se necesita consultar al pulpo adivino del mundial de fútbol para saber que la segunda saldrá tímida, humanista, de voz dulce y melodiosa.

Este pasaje me gusta porque hay quienes se identifican con Martha, preocupada de que todo esté listo en casa para atender a Jesús y a sus discípulos, anfitriona responsable que renuncia al gusto de estar sentada en la sala conversando con los invitados por preparar la comida, con el único consuelo de pescar alguno que otro comentario que le llega hasta la cocina. En Martha se ven reflejadas las personas que les gusta la acción, tomar decisiones y los resultados inmediatos. María, por el contrario, encarna el modelo de la persona reflexiva, espiritual, que intuye y escucha más al corazón que a la razón. Sabía que las cosas prácticas de una de otra manera siempre se resuelven, por eso supo acomodarse a los pies del Maestro para escuchar su palabra. Tanta tranquilidad le ganó el reclamo de Martha que con toda razón la llamó para ayudarla en el servicio. Tengo que decir a favor de María, que fue capaz de intuir en la voz de Jesús un tono de despedida, la última vez que los visitó en su casa, días antes de padecer. María sin saber nada, ungió con un perfume fino, muy caro, el cuerpo de Jesús antes de su muerte. El asombro se dibujaría en el rostro de los presentes, con la mala suerte para Judas que fue el único que se lamentó en voz alta. María, porque amaba, sintonizaba con los sentimientos del corazón de Jesús.

¿Contemplativos o conquistadores? Juan Pablo II decía que el apóstol tiene que ser un contemplativo en acción. Mi parecer es que a ambas hermanas les faltó trabajo en equipo para ayudarse en los quehaceres y luego gozar de la presencia del Maestro. De alguna manera Jesús nos lo enseña cuando dice que debemos ser sencillos como las palomas, pero astutos como las serpientes, un binomio inseparable. Por esto el Espíritu Santo se hizo visible en forma de paloma, pero también de fuego. La paloma representa la simplicidad, el fuego representa el celo, el amor y la pasión. Hay que ser hombres de oración, pero también comprometerse en la extensión del evangelio huyendo de la pereza, la pusilanimidad y la indiferencia. Las dos hermanas son necesarias y se complementan para el anuncio del evangelio, para servir a Cristo y edificar a la Iglesia.

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-07-17


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarMartha o María. XVI domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C a tus favoritos?
  -    No