Búsqueda      Idioma 
     

Hacer memoria de Dios.
2014-08-15 (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)

Asunción de la Virgen al cielo.
15 de agosto - Ciclo A
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.

Salve, Reina de los cielos y Señora de los ángeles.
Salve, raíz; salve, puerta, que dio paso a nuestra luz.

Alégrate, virgen gloriosa, entre todas la más bella.
Salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros.

Con este antiquísimo himno mariano, el fervor popular se estaba ya anticipando al dogma de la Asunción de la Virgen, promulgado en 1950 por el Papa Pío XII. El texto dice así: “La Virgen María, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo. La Asunción constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos”.

Aspirar a las cosas del cielo.
En esta solemnidad de la Asunción nos alegramos todos los hijos por el triunfo de nuestra madre del cielo porque supo ser fiel a la misión confiada. La felicitamos porque a través de su entrega al plan de Dios se ha convertido en el modelo más acabado de la nueva creatura surgida del poder redentor de Cristo. Ella es espejo nítido de todas las virtudes. Ella nos muestra el camino que debemos recorrer sobre la tierra para alcanzar un día la meta final, que es la vida eterna en la casa del Padre.

“Me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque ha hecho en mi cosas grandes el que todo lo puede” (Lc 1,49). Entre las cosas grandes se encuentra su Inmaculada Concepción, su divina maternidad y su Asunción a los cielos, por eso la invocamos como arca de la nueva alianza, la puerta del cielo, la llena de gracia, la estrella de la aurora.

La solemnidad de la Asunción nos hace elevar la mirada a las realidades eternas y nos ayuda a darnos cuenta de que la muerte no tiene la última palabra, sino que estamos llamados a participar de Dios en el cielo. Por eso debemos vivir las realidades temporales desde una perspectiva de eternidad. Fatigarnos no por una corona perecedera, sino por una corona que no se marchita.

Desde el día en que María fue elevada a la casa del Padre, el cielo tiene para nosotros un nuevo significado, puesto que será el encuentro definitivo con nuestra madre, allá en la gloria celeste. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. A lo largo de su vida terrena, sólo podía convivir con algunas personas, pero desde su Asunción a los cielos, está en Dios, y por ende, vive más cerca de nosotros realizando su papel de madre de la Iglesia e intercesora de todas las gracias.

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-08-19


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarAsunción de la Virgen al cielo. 15 de agosto - Ciclo A a tus favoritos?
  -    No