Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
"Pedagogía en casa" (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
¡Una fe fuerte y humilde hace tanto bien!
2014-11-10 (Artículo)

El valor de tu dinero.
XXV domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.

Mejor que carpintero, Jesús habría resultado un excelente comerciante palestino porque se ve a leguas que entendía de negocios, artimañas, ofertas y descuentos. ¡Cuántas veces recurrió a las finanzas para revelarnos la verdad sobre Dios, el mundo y el destino del hombre!

Compara la alegría que experimenta Dios por un pecador que se arrepiente, con el gozo de la mujer que recupera un moneda de gran valor después de haber barrido la casa y no cejar hasta dar con ella, y luego va corriendo a comunicar la noticia a sus vecinas. Esto suena a protección de capital variable.

Se vale del principio económico, “Mínima inversión, máximo rendimiento”, representado en la parábola del grano de mostaza, para motivarnos a buscar las cosas de arriba, donde las buenas obras producen un interés superior al 100% de lo invertido en esta vida.

Compara el Reino de los Cielos con el hombre que encuentra un tesoro, en lugar de avisar al dueño, lo vuelve a esconder  y de inmediato vende todo lo que tiene para comprar el campo y así allanar el camino de la explotación (Mt 13,44). Es decir, asume el costo del riesgo que le genera invertir en un mejor negocio. Tiene sentido de oportunidad.

En la multiplicación de los panes, además de haber dado de comer a cinco mil personas, se ocupó de recoger las sobras y juntó 12 canastos llenos de peces y panes (Mt 14,20). Mantenía un estricto control del gasto.

Aumento de capital, inversión, control del gasto y no podía faltar las trampas y chanchullos del administrador infiel que al verse sorprendido, llama a los deudores de su amo y les hace firmar nuevas letras para que al quedarse sin trabajo, le resulte fácil encontrar amigos que lo reciban en su casa (Lc 16,4). Jesús se valió de la astucia de aquel hombre deshonesto para invitarnos a darle un sentido sobrenatural al dinero, medio necesario para vivir.

¿Qué valor tiene el dinero? El afán de poseer mucho dinero parece ser el máximo ideal de jóvenes y viejos. Por dinero se corrompen conciencias, se compran falsas amistades, se pierden familias y se ganan partidos de fútbol. La acumulación indebida es inmoral porque se halla en abierta contradicción con el destino universal de los bienes. “Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se ganaron muchos dolores” (1Tm 6,10).

El dinero vale cuando perfecciona a quien lo gana honestamente como fruto de su trabajo y esfuerzo, y cuando se gasta responsablemente en su doble dimensión personal y social como medio para desarrollar las propias cualidades humanas y sociales. El dinero mal habido es “precio de sangre” (Mt 27,10).

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-09-18


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl valor de tu dinero. XXV domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C a tus favoritos?
  -    No