Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
"Pedagogía en casa" (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
La persona no es valiosa por lo que posee.
2014-11-24 (Artículo)

El sarcasmo de Lázaro.
XXVI domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD
Comentario del P. José Manuel Otaolaurruchi, L.C., al Evangelio dominical.

“Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un pobre llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico” (Lc 16,19). Esta parábola nos interpela a nivel social y mundial.

A nivel mundial, porque el contraste entre los países ricos del norte y los pobres del sur, es tan escandaloso como la opulencia del rico Epulón y el miserable Lázaro. Dos bloques en desigualdad de condiciones que no aciertan a encontrar el camino del desarrollo humano, social y económico. El Papa Juan Pablo II, en 1995 ante la ONU, nos lanzó el desafío de educarnos en la cultura de la libertad como condición para alcanzar la paz y el desarrollo de los pueblos. Tremendos crímenes se cometieron en nombre de doctrinas nefastas, que predicaban la “inferioridad” de algunas naciones y culturas. El G8, el G20 y los países emergentes deben tomar conciencia de que formamos una gran familia de naciones y en sus manos está el facilitar políticas que ayuden a los países en vías de desarrollo. Joseph Stiglitz, premio Nobel de economía en el 2001, dijo que el 1% de la población mundial posee más que el 99% restante.

A nivel social se produce el mismo contraste, colonias de lujo perfectamente amuralladas a muy corta distancia de los tugurios donde los Lázaros se matan por subsistir. Los primeros ganan cuantiosas cifras de dinero, mientras que los otros apenas si consiguen lo mínimo para comer.
Desde el marco de la vida social, política y económica que estamos viviendo en nuestro país, cuántas veces nos preguntamos sobre el camino que debemos seguir para ayudar de modo eficaz al desarrollo de la nación a fin de que haya un verdadero progreso entendido como desarrollo integral de la persona. No se trata solamente de darle de comer a los pobres y satisfacer sus necesidades básicas como si límite estuviera en llenarles el estómago. ¿Acaso sólo existe la pobreza material? Hay mucho más que hacer, ¿Quién se preocupa de la pobreza del corazón? La de todas aquellas personas que no son amadas por nadie y que viven solas en el mundo. También está la pobreza del alma, la de aquellos que no tienen fe o que la han perdido. Pienso también en la pobreza de la inteligencia, la de aquellos que viven sumergidos en la ignorancia, que es otra forma de subdesarrollo. Estamos muy lejos del auténtico humanismo.

Jesús no está condenando la riqueza, sino el egoísmo, la inconsciencia, la falta de compromiso social, la indiferencia. Dios dispuso sobradamente de recursos para que todos vivan bien. La avaricia, la demagogia, el miedo a que los países pobres emerjan, es lo que provoca el subdesarrollo de los pueblos.

twitter.com/jmotaolaurruchi


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-09-25


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl sarcasmo de Lázaro. XXVI domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo C a tus favoritos?
  -    No