Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Ir a Roma para estudiar bioética… ¿por qué no?
INTERNACIONAL | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Después de este primer año, yo no lamento la elección que hice de “lanzarme a la aventura”.

Testimonio de una alumna de la facultad de bioética
Roma, 25 de octubre de 2006. En el Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum» se tiene la primera facultad católica de bioética en el mundo, con el reconocimiento de la Congregación para la Educación Católica.

La facultad de bioética nace en el mes de octubre de 2001 «como una respuesta a los graves problemas éticos y jurídicos que plantea la ciencia, la medicina, las legislaciones y, en general, la sociedad actual, en relación con la vida y la salud humana» menciona el primer decano de la facultad, P. Gonzalo Miranda, L.C., en una entrevista que puede leerse en el siguiente enlace de la página del Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum».

Una alumna francesa de la facultad, Marie-Marthe Fornerod, escribió su testimonio para la página del Regnum Christi en francés. Publicamos a continuación una traducción al español.

****

¿Y porqué no irías a estudiar bioética en Roma?”. Esa era la pregunta que me hacía mi mamá cuando yo le hablaba de mis estudios al finalizar el bachillerato.

Al principio yo no prestaba atención a lo que ella me decía, ni siquiera sabía en lo que se podía trabajar estudiando bioética, y sobre todo el hecho mismo de que fuera en Roma hacía que la cosa en sí misma me pareciera muy lejana.

Pero después, cuando me puse a reflexionar seriamente en lo que iba a hacer con mi vida, me interesé por esta posibilidad. En efecto, los temas de bioética, como la procreación asistida o la eutanasia, y más especialmente el aborto,
Escuela de Bioética en el Ateneo.
me habían conmovido hondamente durante mi adolescencia, tal vez porque mis padres habían adoptado a una pequeñita con síndrome de Down cuando yo tenía exactamente 11 años. En efecto, actualmente en Francia, más o menos 9 niños de cada 10 con este síndrome son abortados y eso me conmovía profundamente, porque mi hermanita es un verdadero tesoro para mí.

Por lo tanto comencé a recabar información sobre la facultad de Bioética Regina Apostolorum en Roma, que tienen los Legionarios de Cristo, esta congregación religiosa donde tres de mis hermanos son ahora seminaristas. No me olvidaba de pedirle a Dios que me iluminara y poco a poco nació en mí esta certeza: estos estudios eran los que me convendrían. Mientras más información tenía sobre la facultad, más interés surgía de ir allá. Tomé entonces la decisión de ir a estudiar a Roma, sin saber una palabra de italiano, ¡apenas a los 18 años!

Así fue como me fui en septiembre de 2005 a vivir con una familia italiana un mes antes de iniciar las clases, sobre todo para aprender un poco de italiano. Y después inicié el primer año de bioética. Rápidamente confirmé que mi elección no fue errada. En bioética (la ética de la vida) se estudia la moralidad de todo lo que tiene que ver con la vida, tomando en cuenta las técnicas que ofrece la ciencia (la congelación de los embriones, las técnicas de procreación asistida...), etc. Tuvimos cursos de medicina, filosofía, teología y también derecho y metafísica, entre
Bioética - Ateneo Regina Apostolorum
Alumnos de la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum
otros. Esta facultad proporciona, en efecto, una capacitación completa y sólida, de tal manera que, al terminar los cuatro años de estudios sabemos intervenir en el mundo con argumentos sólidos para poder responder a los numerosos interrogantes que surgen con mucha frecuencia ante el incesante avance de la ciencia.

Y lo que me agrada enormemente es poder estudiar con personas del mundo entero, lo cual me ha permitido abrir ampliamente mi espíritu y mi mente, aprender cosas nuevas y conocer muchísimas personas. El ambiente entre los estudiantes es verdaderamente extraordinario: amistad, ayuda mutua en los estudios, momentos de oración en común, descanso y paseos en las calles de Roma o en la playa, no muy lejos de la ciudad. Y como la facultad es de los Legionarios de Cristo, tenemos la posibilidad de una verdadera vida de oración. En la universidad hay 3 misas a lo largo del día para que todos los estudiantes tengan la posibilidad de asistir a una, hay sacerdotes disponibles para orientación espiritual y confesión, nosotros mismos tenemos una hora de adoración “a favor de la vida” todos los jueves. En pocas palabras, el medio en que nos desenvolvemos verdaderamente nos lleva al crecimiento intelectual, moral, espiritual y humano.

Después de este primer año, yo no lamento la elección que hice de “lanzarme a la aventura”. Segura de haber dejado tras de mí a mi familia, mis amigos, mi país..., todo lo que yo conocía. He recibido tanto durante este primer año en Roma, en esta facultad, y me gusta tanto lo que estudio que le doy gracias a Dios por haberme dado el valor de irme a la aventura. “¡No tengáis miedo!”, decía Juan Pablo II. En efecto, no tengamos miedo de responder a los llamados que Dios nos lanza, inclusive si parecen algo desmedidos, si pareciera que jamás seríamos capaces de llevarlos a cabo. Dios desea lo mejor para nosotros, Él nos llena infinitamente y jamás nos abandonará.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2006-10-25


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Red de Universidades Anahuac

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarIr a Roma para estudiar bioética… ¿por qué no? a tus favoritos?
  -    No